Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

De Abraham García a los huevos de Lucio, lluvia de premios en Madrid

Pilar Salas
Pilar Salas 17/10/2017Comentarios

La gastronomía brilló anoche por partida doble en Madrid, con las segundas ediciones de los International Wine Challenge Merchant Awards Spain 2017 y los premios de la Academia Madrileña de Gastronomía, que reconocieron desde la cocina de Abraham García en Viridiana a los famosos huevos rotos de Lucio Blázquez en su Casa Lucio.

Premiados 2017 por la Academia Madrileña de Gastronomía

Premiados 2017 por la Academia Madrileña de Gastronomía

Concurrida gala la celebrada en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia de la Comunidad Autónoma, mostrando el acierto de Luis Suárez de Lezo, al frente de la entidad gastronómica desde 2015, que creó estos premios como un homenaje a la diversidad de los fogones madrileños. Así se demostró en el reconocimiento a toda una vida, al alimón para Benjamín Urdiain, el primer cocinero de España en lograr tres estrellas Michelin en Zalacaín hace 30 años, y Julia Bombín, guisandera que desde hace más de cinco décadas permanece al pie del cañón en Asturianos, taberna de sabores memorables que atrae a gastrónomos de nuevo y viejo cuño animados también por la más que interesante oferta vinícola que proponen sus hijos.

El Premio a la Cocina se fue para Viridiana, donde oficia desde hace cuatro décadas Abraham García, adalid de la tradición contemporánea, maestro en la incorporación de productos foráneos a la cocina española cuando nadie lo soñaba y conversador inmejorable; y el del Proyecto Innovador se lo llevó Rodrigo de la Calle por El Invernadero, expresión máxima de su “revolución verde”, por la que la proteína animal se convierte en mero sazonador de vegetales y hongos.

Otro pionero, el creador del concepto “japo-cañí” y de la “cocina Kabuki”, Ricardo Sanz, recogió el Premio a la Cocina Internacional, mientras que el de Sala lo alzó Jorge Dávila, director del Grupo Álbora, por actualizar los conceptos tradicionales del servicio de sala. Momento emotivo, en la ceremonia conducida por Alberto Chicote, el de la mención honorífica al fallecido Norberto García, uno de los responsables de que Madrid sea considerada por sus habitantes como el mejor puerto de mar de España con su Pescadería Coruñesas. Ensalzamiento de la vega con el Premio al Producto para la huerta de Aranjuez que, regada por el Tajo y el Jarama, provee de hortalizas a la Comunidad desde hace más de cinco siglos gracias al trabajo de agricultores en cuyo nombre recogió el galardón el presidente de la Asociación de Productores de la zona, Fernando Alcázar.

En una ciudad que presume de tirar como nadie las cañas no podía faltar el Premio al Bar, que recayó en el Bar Alonso, pequeño local de la calle Gabriel Lobo que desde 1957 convoca a parroquianos con sus bravas, sus torreznos, sus riñones, su marisquito a precios razonables y, sobre todo, sus callos de toma, pan y moja.

Como reivindicación a esos templos que son los mercados se otorgó el galardón al Mejor Puesto a Hermanos Gómez Ortiz, proveedor de la mejor volatería a cocineros profesionales y aficionados, y el del Plato Castizo recayó en el que desde hace 43 años ha dado fama al tabernero Lucio Blázquez: los huevos rotos. Tanto en Casa Lucio como en Los Huevos de Lucio, ambos en la Cava Baja, el pan se moja con avidez en las cremosas yemas, que se derraman lustrosas sobre patatas fritas con maestría.

En el apartado de vinos y licores fueron los promotores de La TintoreríaCésar Ruíz, Flequi Berruti, Nacho Jiménez y Juan Luis Martín– quienes subieron al escenario para recoger un galardón otorgado por su contribución a la dinamización del mercado del vino y por su apuesta específica por los madrileños.

Noche de fiesta, pero también de reivindicación del trabajo de la Academia Madrileña de Gastronomía, que quiere conseguir, dijo su presidente, “clientes con mayor conocimiento” para que haya “mejores productos y mejores platos” y que no se pierda el recetario tradicional.


Comentarios