Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Bocadillo y canelón. La gastronomía de Barcelona triunfa en Tast a la Rambla 18

David Salvador Ibarz
David Salvador Ibarz 10/6/2018Comentarios

El bocadillo de chipirones de Casa Nova, el canelón frío de salmón marinado con teriyaki de Nectari y la hamburguesa ibérica de El Filete Ruso en tapa, y la Sacher de Pastisseria Canal en postre, han liderado las ventas de degustaciones de Tast a la Rambla 18, evento que ha finalizado este domingo sorteando a la lluvia con una sonrisa. Albert Raurich y su dos palillos han celebrado las actividades públicas de su décimo aniversario en el marco del Tast, incidiendo con dragones e ilustraciones en el color festivo de La Rambla. A última hora, algunos restaurantes habían colgado el sold out y otros seguían con cola, por lo que no sorprende la cifra de 120.000 degustaciones vendidas durante los cuatros días, un 10% más que el año pasado. Como curiosidad, El Filete Ruso ha presentado la misma tapa que ofreció en el primer Tast a la Rambla allá por 2013. Los clásicos nunca mueren. Para muestra, los productos más demandados de esta edición: dos bocadillos y un canelón (frío, eso sí). Nombres de gastronomía 100% bercelonense. Como el Tast.

Bocadillo de chipirones de Casa Nova, canelón frío de salmón marinado de Nectari, hamburguesa ibérica de El Filete Ruso y Sacher de Pastisseria Canal

La celebración de dos palillos ha centralizado la jornada y ha empezado con un Kagami biraki, la ceremonia tradicional japonesa en la que se rompe un envase de sake para degustar. Dos palillos es Japón, es Asia en Barcelona, y también lo ha hecho, con yuzu y aguardiente de cereales. Era mediodía, y quedaba todo el día por delante. Tras el “bautizo”, las actividades públicas del restaurante de Albert Raurich han continuado con un ronqueo de atún a cargo de Balfegó. Interpelado por uso en el transcurso del ronqueo (kaitai, en japonés), Raurich ha reconocido trabajar para dos pebrots con los ojos de la pieza en un receta de caracoles “que he leído en el Libro de Coch”, el primer libro de cocina impreso en catalán. Espíritu dos pebrots. Entender de dónde.

También pedagógicas, tres ponencias vespertinas han seguido con acento asiático y personajes ilustres. Hideki Matsuhisa (Koy Shunka) y Jorge Muñoz (Pakta) han acompañado a su amigo con un repaso a sus cocinas, y el propio Raurich ha subido al escenario para hacer un resumen público de las actividades que ha organizado durante todo este año de aniversario. A mediodía, la celebración había subido a la sala Vip con una degustación guiada “a cargo de los mejores asiáticos de Barcelona” según Raurich, todos ellos seleccionados por él.

La abuela, el padre, las hijas y el yerno, Nathan Minguell, junto a Carlos Latre. Foto: Inma Marco

Historia de la gastronomía asiática de Barcelona

Pakta, Machiroku, Shanghai, Koy Shunka y los ya presentes con tapa en el feria Casa Xica, Bao Bar, Tandoor y Nelumbo han departido felicidad en pequeños bocados desde la terraza. Allí, el cómico Carlos Latre -amigo de Raurich- ha divertido en una charla con el chef, y la jornada que ha ganado en emotividad y espíritu intergeneracional con la presencia de Shiow Ing Yang, madre de Josep Maria Kao y abuela de Meilan y Nayan Kao, de Shanghai y Mr. Kao. Con cerca de 90 años, Yang dejó su Taiwán nativo por la guerra y –con su marido- llegó a Barcelona para montar el primer restaurante chino de la ciudad, el Gran Dragón (1958), germen del actual restaurante Shanghai que también montó el matrimonio junto en 1976. Este domingo, dejó el restaurante donde todavía se la ve mandando para felicitar y compartir con Tamae Imachi, la sumiller de dos palillos. Asia eterna en Barcelona.

Mientras la fiesta seguía arriba, abajo el público no envidiaba. Con las 41 tapas por acabar de probar, bailaba y participaba copa en mano de las diferentes actividades que el aniversario de dos palillos y Tast a la Rambla habían planificado para la jornada final: actuaciones del baile del dragón, talleres de caligrafía japonesa y actuación de tambores nipones. El sello estaba. Cada uno lo vivía como quería. También con un Spritz (que ha anunciado que cambia su receta a partes iguales entre espumoso y Aperol), una caña Damm o una copa de vino Monólogo, las tres marcas que completaron las ponencias de Tast a la Rambla 2018.

El baile del dragón organizado por dos palillos.

El éxito de los bocadillos y el chocolate

Un evento que ha consagrado a dos bocadillos y a un canelón, a tres restaurantes con sello barcelonés que han mostrado y demostrado. Casa Nova, Nectari y El Filete Ruso han destacado por encima de la media, como lo han hecho algunos ingredientes o presentaciones. Los toppings con miel (presente en la tapa de asiática de dos palillos, en el tocino de Pur o en los churros con sobrasada de Semproniana), el kimchi (en la mayonesa de la merluza de Bellavista del Jardín del Norte, en el arroz frito de Casa Xica o en el arroz de cap i pota de Arroz Hofmann) o el bocado fácil entre panes por el que ha apostado en formato bocadillo, hamburguesa, bao, mollete o bikini hasta 12 de los 41 restaurantes participantes.

Tast a la Rambla. La gastronomía de Barcelona

En dulce, la tapa más vendida ha sido la versión de la tarta sacher de Pastisseria Canal, demostrando la verdad universal del éxito del chocolate. La cerveza, el cava y el gintonic han tenido también su espacio, como la lluvia, que ha aparecido puntualmente a media tarde para refrescar el ambiente. Hasta al cielo le gusta Tast a la Rambla.


Comentarios