Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Campeonato de pintxos de Euskal Herria en Hondarribi

Xavier Agulló
Xavier Agulló 30/10/2015Comentarios

O el GPS infalible de las mejores barras vascas

¿Conoces la sensación de incorporarte de la cama y oír el maullido de los gatos de la luna reclamándote desde las penumbras del bosque onírico? A mí me ocurre cada vez que viajo en avión a San Sebastián con ese único vuelo de las 6.50. ¿Quién quiere llegar a una ciudad a las 7.45 de la madrugada? Pero Donosti es así… Y no hay otra manera de llegar a Hondarribi. Al Campeonato de Pintxos de Euskal Herria. Entonces…

El Gran Sol (Hondarribi)

El Gran Sol (Hondarribi)

A pesar de que el hotel Río Bidasoa es el hotel de los “no” (palabra proscrita, por cierto, de las artes hosteleras) y del que hay que huir porque, pidas lo que pidas, ya sabes cuál va a ser la repuesta, la cama me permite descansar en silencio hasta la cita en el bar Gran Sol, uno de los incunables de la ciudad, en el hermosísimo barrio del puerto. El huevo mollet con patatas, migas y chipirón es obligado en esta opulenta barra dirigida por Bixente Muñoz. Un pintxo “signature” que “te pone” al momento, amigo. Y a pesar de la insistente llamada del mostrador, debo ser prudente porque he quedado con Kisko García –uno de los miembros del jurado del campeonato- para arrasar La alameda de Gorka Txapartegui. Y con Gorka (y su familia) es mejor ir ligero de equipaje… ¡Cuánta razón! Fíjate… Mientras Kisko me va charlando de su proyecto de crear “showcookings” para rusos en la zona de Benidorm y Altea, la cocina empieza a colonizar la mesa.

El huevo mollet de Gran Sol (Hondarribi)

El huevo mollet de Gran Sol (Hondarribi)

Canelón de txangurro (La Alameda)

Canelón de txangurro (La Alameda)

Un poco de frescor… Crema de calabaza con hinojo… Ok, preparados. Ostra Guillardeau con caviar de cítricos, coliflor y algas. Sueños húmedos de mar… Tomate ecológico confitado con pesto y ensalada de idiazábal en “reconstrucción” equívoca (mousse de tomate aliñado rellenando la piel del tomate en gelatina). Canelón de agua de mar relleno de txangurro sobre agua de pepino texturizada y un toque de sandía. Frescor, espuma salpicando, contrastes… Y sí, naturalmente: el “butakaku”. Un plato eterno aquí, elaborado por nuestro héroe con un cocinero japonés que tuvo hace unos años. Papada (bizarra textura) glaseada con soja, sake y algas. A pesar de ser un cásico, sigue admirando la caleidoscópica sutileza de la combinación. Bueno… Txipirones encebollados (de los últimos de anzuelo aunque, ya ves, muy tardíos por el cambio climático) en plena forma y tensión. Pichón asado con frutos rojos, chutney especiado, sus interiores en paté… y un elegante y denso toque de mole negro. Piña, coco, pistacho en algarabía de texturas y temperaturas. Plátano flambeado con chocolate, ron y vainilla al brandy…

Llenos de Gorka, un “must” de Euskadi, salimos mientras Bob Marley nos despide desde los altoparlantes…

El tomate (La alameda) Hondarribi

El tomate (La alameda) Hondarribi

La final del Campeonato

La final –como las largas y prolijas semifinales- se celebra en el auditorio de Hondarribi, junto a la Casa del Mar. La zona VIP, que comparto con los amigos Lola y Guillermo de Mateo & Co, propone productos de los sponsors. Desde cerveza Amstel hasta esas anchoas delicadas y amorosas de Igartza. Es una buena manera de gastar tiempo pasearse por los mostradores mientras, dentro, el jurado se las ve con los 10 pintxos finalistas (cuatro directos de los campeonatos provinciales: Álava, Guipúzcoa, Vizcaya, Navarra e Iparralde) para discernir el ganador. Y como conozco a la mayoría de jueces, y ya me lo han chivado, sé que en este campeonato no hay “paja” ni especulaciones, sino pintxos muy, muy serios… Así quedó el panorama:

PIntxo ganador de Alex Mugica

PIntxo ganador de Alex Mugica

Ganador: Alex Mugica de La Cocina de Alex Mugica en Pamplona. “Markalao”.

Segundo: Eneko Ordorika del Bar Zallo de Gernika. “Snack, cerdos y discordantes”.

Tercero, Gran Premio Diputación Foral de Gipuzkoa y Ayuntamiento de Hondarriba: Jesús Iñigo y Nerea Sistiaga del Ábaco de Huarte. “Street Food”.

Premio al Mejor Bar de Pintxos del Año: Bar Portaletas de San Sebastián.

Mejor Pintxo de Bacalao (Giraldo): Alex Mugica de La Cocina de Alex Múgica. “Markalao”.

Pintxo Más Innovador (Coca Cola): Aitor Pérez. “Axel 2.0”.

Pintxo con Mejor Imagen (Paradores Turismo): David Rodríguez y Naiara Abano del Danako en Irun. “Aitona”

Premio Eusko Label: Josean Calvo del Zeruko de San Sebastián. “Sashimi de Tolosa”.

Premio Kutxabank al Pintxo Popular: Jesús Iñigo y Nerea Sistiaga del Ábaco de Huarte. “Street Food.”

Y el amigo Alex, feliz con su txapela (el premio “real” de este importante campeonato, que año tras año redondea y reacomoda el mapa de las barras de Euskal Herria).

El ganador, Alex Mugica, con el jurado

El ganador, Alex Mugica, con el jurado

Cena de despedida en Arroka Berri

Menudo trozo de restaurante. En los altos de Hondarribi… Lujazo. Y muchas risas tras los nervios. Menú a la altura, claro. ¿Percebes? Sí, sí. Y también esas ostras Guillardeau gratinadas con crema de patata y toque de txipirón. Clasicismo erógeno: hongos a la parrilla con yema de huevo de caserío. Esas últimas tersuras que decía antes: txipirones a la parrilla. Monumental rodaballo salvaje, eucarístico, a la parrilla… Pieza brutal que hubiera estado mejor con un poco menos de cocción; pero… La leche frita con helado de caramelo.

Y ahora, dime tú si no te hubieras levantado de madrugada para pillar ese avión a Donosti.

El campeonato de pintxos

El campeonato de pintxos