Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

El Basque concederá anualmente el “Nobel de la gastronomía”

Xavier Agulló
Xavier Agulló 4/2/2016Comentarios

El avión ya es sólo un recuerdo de limpios fraseos “bluesy” cuando enfilo Lo Viejo camino a “La gastronómica”, la sociedad culinaria donostiarra. Estoy aquí para la presentación del Basque Culinary World Prize, un galardón internacional instituido por el BCC que premiará anualmente a aquellos chefs cuyo trabajo contribuya a “hacer un mundo mejor”. Lo que ya se conoce como el “Nobel de la gastronomía”.

Aunque a estas alturas de la noche anterior a la rueda de prensa todavía no tengo ninguna información precisa, sí que sé –porque me lo apuntó hace unos días en Madrid el director del BCC, Joxe Mari Aizega– que este premio quiere dar visibilidad a aquellos chefs, profesionales del sector o personas involucradas en el hecho alimentario cuya labor haya incidido en mejorar la sociedad, ya sea desde la innovación, la sostenibilidad o el desarrollo económico y cultural. De aquí que se le compare con el Nobel, cuyo objetivo es el mismo a través de las distintas disciplinas que lo integran. El premio, ojo, está dotado con 100.000 euros aportados por el Gobierno Vasco, cantidad que el ganador o ganadora deberá donar a un proyecto cuyo fin sea, a través de la cocina, transformar nuestra sociedad.

En la mesa con Tejedor, Acurio y Aizega

En la mesa con Tejedor, Acurio y Aizega

Pero ya he llegado a la cena… Hoy se reúnen aquí periodistas de lo más pintón: New York Times, Time, la agencia de noticias china, televisiones… La presentación es de altura. Me siento en una mesa con Joxe Mari, con Gastón Acurio y con Carles Tejedor. Lo cierto es que, coincidiendo con el “press meeting” del premio se está celebrando en el Basque el Foro Internacional de Emprendedores, por lo que menudean por aquí los cocineros como Tejedor… Mientras van saliendo los platos preparados por los alumnos del BCC –oda a la tradición vasca con ensalada de bacalao, patata y naranja, sopa de ajo, merluza con “kokotxa” y almejas en salsa verde y “txuleta” con pimientos-, cuenta Gastón, que ha regresado a la cocina de su restaurante limeño Astrid y Gastón, que está trabajando en la nueva carta con la mirada muy enfocada a los productos y a sus productores… “Regresar al producto en sí mismo pero desvelando a la vez su belleza a través de la fragilidad… La belleza de la fragilidad…” Hermosa manera de definirlo. “Voy a hacer menús más cortos, con una vinculación más directa con el comensal”, añade. Hablamos también del trabajo que está haciendo con las hamburguesas, buscando una elaboración y un formato que, por muy poco dinero más que un McDonald’s, ofrezca muchísima más calidad. “Y ya lo he conseguido”, sonríe. Ahí estuvo también Ferran con su Fast Good, pero aquel no era el momento… Los pioneros es fácil que acaben con una flecha en la cabeza… Tejedor también está en las carnes, con su próximo restaurante Lomo Alto, en la calle Aragón de Barcelona, donde antes estaba el cine Capsa. Comemos y charlamos y comemos… “Abro también muy pronto en París –sigue Acurio-, un Manko, junto al Plaza Athénée… Tapas peruanas”. Y todavía… “Y otro en Lima, Los valientes, con parrilla de pollos y casquería”. Acabamos con un pastel de queso con helado de moras…

 

La rueda de prensa. El premio desvelado.

Todo está preparado en el Basque. Yayo da los últimos toques y… Ya van entrando en la sala los miembros del patronato del centro, Pedro, Andoni, Eneko, Elena… Y Joan Roca, nuevo presidente del consejo asesor de la universidad gastronómica sustituyendo a Adrià. Y la consejera del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, y, claro, Aizega…

El premio –Basque Culinary World Prize-, dice la consejera, es parte de la estrategia de internacionalización de Euskadi, y más este año con San Sebastian detentando la capitalidad europea de la cultura. Un dato del sector vasco: la gastronomía y la alimentación representan el 10% de su PIB. “Pas mal”.

Aizega, Acurio, Tapia y Roca con el premio

Aizega, Acurio, Tapia y Roca con el premio

Sigue Joxe Mari precisando que, además de la educación, la investigación y la innovación “stricto sensu”, el BCC asume también la misión (este fue su compromiso fundacional, que nunca han esquivado) de participar desde lo culinario en el desarrollo socio-económico del país, educando a sus alumnos en la responsabilidad social. La cocina, repite una y otra vez el director, puede contribuir a un mundo mejor. Ahí está el leit motiv del premio -que, como mencionaba más arriba, premia a cocineros y profesionales del sector con iniciativas sociales- y que se dota de 100.000 euros que el vencedor deberá a donar a un proyecto transformador de su elección.

¿Cómo funciona este premio? Fácil. Parecido al Nobel también en eso. Los profesionales del sector –cocineros, periodistas, empresarios, instituciones…- podrán nominar a su candidato en la web www.basqueculinaryprize.com desde ya mismo y hasta el 30 de abril. Con todas las candidaturas en la mano, un Comité Técnico (académicos de instituciones como el CSIC o la UOC, junto con Elena Arzak) confeccionará una lista con las 20 mejores. Estos finalista serán entonces evaluados por un jurado compuesto por el consejo asesor del BCC (Joan Roca, Gastón Acurio, Ferran Adrià, Alex Atala, Dan Barber, Heston Blumenthal, Massimo Bottura, Michel Bras, Yukio Hattori, Enrique Olvera y René Redzepi) y un grupo de invitados especiales: Harlod McGee (investigador culinario), Massimo Montanari (historiador), Laura Esquivel (escritora) y Hilal Elver (relatora especial en derecho a la alimentación en el Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos). Nivel…El 11 de julio de este mismo año se dará a conocer el ganador… El premio se entregará, en una gala, en septiembre de este mismo año.

Y, entre cóctel y cóctel (hubo en uno en cada planta: el de la rueda de prensa y el del foro de Emprendedores), todavía pude rascar alguna de las ponencias de emprendeduría… Camarena hablando de la importancia del factor humano en la empresa (negando a quienes creen que un trabajador es un gasto y no una inversión); José Avillez precisando lo estratégico de las sinergias departamentales internas minuto a minuto; Carles Tejedor y Estanis Carenzo advirtiendo de que sin la adaptación al cliente (aunque con pedagogía previa hacia él) no puede haber éxito…

Un gran día.