Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Gastronomía de festivales y Café Belgrado en el Grec

Gemma Moliner
Gemma Moliner 24/7/2017Comentarios

Cuenta la leyenda que con la elasticidad del pan de los bocadillos de un prestigioso festival de música de la Costa Brava podía uno ejercitar muy bien los tríceps. Faltaban unos años para que este mismo festival tuviese al mando de sus fogones al mejor restaurante del mundo. Empezaba a forjarse una nueva exigencia gastronómica y los pepitos de ternera del Celler de Can Roca*** en Cap Roig o el cremoso de chocolate de Marc Gascons (Tinars*) en Portaferrada competían en memorabilidad con los momentos musicales.

Jardines y Terraza del Festival Grec de Barcelona

Jardines y Terraza del Festival Grec de Barcelona

La buena comida había llegado para quedarse y los promotores musicales vieron en la gastronomía un aliado que fidelizaba visitantes, atraía a marcas, sublimaba la experiencia musical y ayudaba a competir en un panorama superpoblado de citas estivales con la música como pretexto. Furgonetas  de autor y street food de calidad poblaron los eventos más casuales mientras que los chefs estrellados sonaban en los festivales premium. Via Veneto sucedió a Celler de Can Roca en Cap Roig y se buscó a los Hermanos Torres primero y a Nandu Jubany después para crear un restaurante efímero en el interior del Festival Jardins de Pedralbes. Acuñó Puertamérica los “showrockings”, una propuesta en la que Pepe Solla dirigió a dieciocho chefs internacionales, ocho de ellos con estrella. Se movilizó la gastronomía de Donosti con el “Pintxo Jazz” de Jazzaldia y empezó el Sónar a contar con chefs locales para una gastronomía avanzada a la altura de la musical. Rafa Peña, Albert Ventura, Carles Abellán, Albert Adrià, Albert Raurich, Víctor Quintillà y Xavier Pellicer dieron de comer en la zona su zona VIP.

Y se ha optado este año por gastronomía de autor frente a grandes caterings en el concurso por la concesión del Festival Grec. Una buena noticia para quienes visitan uno de los festivales más antiguos de Barcelona. Oferta a pie de jardín y restaurante de temporada en la terraza que corona la antigua cantera sobre la que se construyó el anfiteatro. Es probablemente una de las terrazas más desconocidas de la ciudad y está de enhorabuena, el Café Belgrado (Sant Cugat) sirve sus mesas todos los días de julio y agosto. Plan ganador. Vistas sobre Barcelona a un lado, bosque y cúpulas noucentistas al otro. Aire fresco insuflado por una montaña a la que el urbanismo ha respetado y una cocina de honestidad y sabor de los chefs Enric Tuduri y Joan Puigpelat. También una bodega siempre sensible al encuentro de música y gastronomía, Gramona que cierra ciclo este año. Sus vinos tranquilos (Mart, La Maca, Pinoteamo y Bru) han obtenido certificación ecológica. La casa camina hacia la biodinámica en un diálogo íntimo con la tierra que ya ha traído a los de Sant Sadurní d’Anoia sus dos primeras referencias, Mart (100% xarel·lo rojo) y Bru (100% pinot noir).

Propuestas de Café Belgrado en el restaurante del Festival Grec. Flor de Calabación rellena de olivada y pesto rojo. ensalada de cogollos con pollo crujiente, huevo y parmesano. Huevos con parmentier y sobrasada napada con miel de caña. Canelón con salsa de foie y shitake.

Propuestas de Café Belgrado en el restaurante del Festival Grec. Flor de Calabación rellena de olivada y pesto rojo. ensalada de cogollos con pollo crujiente, huevo y parmesano. Huevos con parmentier y sobrasada napada con miel de caña. Canelón con salsa de foie y shitake.

La última alianza entre gastronomía y música sucederá este fin de semana al grito de “la gastronomía el último rock and roll”. El Festival Mundaka completará su cartel con el ronqueo de un atún y un showcooking de Xavier Gutiérrez (Arzak), actividades destacadas de un programa trufado de producto, catas, sensibilidad culinaria y música, claro.


Comentarios