Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Heart, comer es una fiesta

Tana Collados
Tana Collados 28/8/2015Comentarios

Relato de una experiencia lúdico-gastronómica en la terraza del multiespacio estrenado este verano en Ibiza por Albert y Ferran Adrià y el Cirque du Soleil

En el crepúsculo, la Terrace es colorida, una barra central, circular, para las bebidas, un escenario con mural de grafitis (pasará allí algo seguro). Junto a otro escenario, éste más grande, visible desde distintos ángulos, una artista del pincel maquilla el cuerpo de una joven. Allá una mesita playera, con su hule y su camping gas, donde se cuece un paellón con fideos con agujero; allá los ibéricos, en una esquina lo mejicano, en la otra lo japo, en medio una food truck monísima para los dulces y otra con hamburguesas, una parada para lo peruano y otra para el IcePan, el ingenio que permite hacer helados en segundos. “Aparta que ésta lleva prisa”, otro tipazo, en bata y tacones (informal pero arreglá) arrastra un lavadora entre público y mesas. Comes, unos cantan, otros bailan y ésta a su rollo con el cesto de la ropa sucia y con sus posturitas. Buf…¡Esto promete! Esto es Ibiza.

HEART TERRACE13

Supuse que la terraza sería el espacio que antes querría conocer cuando, en el mes de mayo, Albert me enseñó las obras y preparativos de Heart, el multiespacio que los Adrià comparten desde este año, con el Cirque du Soleil en el Ibiza Gran Hotel.

Y así ha sido este mes de agosto, de modo que lo que ahora te cuento se debe separar totalmente del otro espacio con mayor vocación gastronómica, al que llaman Supper. Ése merece otra visita. Imposible compaginar en un día los mismos espacios. Verás por qué.

albert adrià edit

En el oscuro hall, a pie de la escalera que lleva a la terraza, te recibe una pareja con su “paso a dos” acrobático que te recuerda que aquí también habita el Cirque du Soleil. Antes de subir pasamos por la cocina, al fondo, para saludar a Albert Adrià. Atravesamos un pasillo paralelo al Supper, el espacio más sofisticado, donde conviven música, arte y luz con propuestas culinarias más elaboradas. Otro concepto, también más caro, 150€ mínimo. Otro día.

Sorteamos una chica que elabora de cara al público esferificaciones de aceituna, un must adrianesco. No te olvides dónde estás. Un grupo de cocineros, con Rafa Zafra al frente grita al unísono “¡Heart!!!”. Me recuerda a Maido, restaurante nikkei en Lima, donde también se da la bienvenida gritando

el nombre del restaurante. Ya en la terraza, para entrar en materia, unas bolitas de “sandría”, sandía osmotizada con sangría. La herencia de El Bulli es y será.

20150817_023331Xavi Alba, Director de Sala de Tickets que pasa aquí algunos días mientras el local de Barcelona está cerrado, ejerce de maestro de ceremonias y da instrucciones aquí y allá. Y Albert, que hoy tiene de comensal en el Supper a Jöel Robuchon, también se deja ver por la terraza para comprobar que todo rula como debe. ¿Creías que Albert iba a dejar que esto no estuviera a su gusto? Llevan un año trabajando y esto también es un “work in progress”, cambia cada dos por tres.

Nos dan un saquito con 16 fichas para canjear por comida, cerveza y sangría en los distintos puestos. Lo que exceda a eso, que equivale a 80€, son extras. Si quieres tener mesa garantizada debes abonar esa cantidad cuando haces la reserva.

foto cortesía de heartSi vas en grupo puedes sentarte en unas mesas bajas o compartir una larga al estilo festival de streetfood y al rato algún camarero de los que no dejan de circular por la terraza (será guapo o guapa, seguro) aparecerá con alguna propuesta comestible. Pero el rito consiste en levantarse a por lo que tú quieras.

Nos llegan las esferificaciones de aceituna y tomamos la tortilla de patatas de forma redonda, sólida, compacta, a modo de bomba de la Barceloneta, coronada con sus salsas. Las esferas de tortilla se hacen al momento y ante tu vista con un takoyaki, un artilugio que toma el nombre de los típicos buñuelos de pulpo de Japón con el que se preparan. El aparato, una plancha con huecos semicirculares, permite una textura melosa en el interior del buñuelo muy interesante.

Aunque nos pirran, hoy no vamos a probar ni los ibéricos ni el rico queso Payoyo; hoy es día de nigiri de atún y ceviche de corvina.

Esto es una muestra de cocina callejera del mundo, un festival de puestos, de chiringuitos, de food trucks, de stands y carritos pintados de mil colores, con firmas conocidas como la de Patricia Urquiola, el propio Cirque du Soleil, el Taller de Piñero o el artista callejero Necko, quien decoró el truck de postres de color rosa, evocación cuqui del mundo dulce. En el de forma de corazón, músculo que pide guerra, se sirve mexicano y se asa la carne de cerdo de los tacos en un horno giratorio de leña, un trompo de Josper, parecido al que se usan para los shawarmas.

cortesía de heart

Nos detenemos en el IcePan para tomar un helado de mojito hecho al momento en una plancha helada que congela a -20º. Los sabores cambian según el día y ver cómo se hacen helados y sorbetes ya es en sí mismo otro espectáculo. Ahora un bocado de esos que no faltan en ningún festival de comida callejera: la hamburguesa. Ésta, de vaca gallega, de Cárnicas Lyo, está buenísima, en su punto. ¿Apetecen unas ostras, un tartar de atún? No le encuentro pega a nada, todo está delicioso. Ahí acaba de empezar un espectáculo de danza contemporánea. Torso desnudo y falda roja. Recuerdo de aquella Ibiza, tanto o más loca, de los años 80, look Locomía. Luego vendrá otro espectáculo de danza, entre modern-jazz y funky, en el escenario de los grafittis. Me pregunto hasta qué punto es importante para el cliente medio rodeado de tantos estímulos toda esa gran oferta culinaria, trabajada con denuedo por el propio Albert con gente de su mayor confianza, como Oliver Peña, de la familia de El Barrio. No te olvides que los establecimientos del Paralelo (Tickets, Bodega 1900, Niño Viejo, Hoja Santa, Pakta…) aún con otra sociedad empresarial, han ampliado la intrincada familia de El Bulli.

round heartAquí han estado ayudando miembros importantes de ese clan. Nunca me dejará de sorprender la capacidad de Albert, como la de Ferrán, para crear equipos fieles y comprometidos. Te reciben y te atienden con simpatía y con una llana profesionalidad digna de ser emulada. ¡Que cunda!! Aquí se necesita mucho personal, por ello para capitanear la oferta culinaria de la terraza se ha unido al equipo Arnau Muñío, el que fuera jefe de cocina en el desaparecido Comerç 24 de Carles Abellán. También está sirviendo mesas Gorka Font (Bodega 1900), el que ya alegraba con sus canciones y simpatía el Inopia, aquel primer bar que montó Albert Adrià en Barcelona. Esta calidez, en la impersonal y frívola noche ibicenca, me gana.

Heart1¿Frívola? Ahí llega otra camarera estupenda sirviendo chupitos que le salen, literalmente, de un artilugio lumínico con forma de corazón. Otro bellezón con poca ropa, pero con collares que emulan los del traje tradicional ibicenco, pasa con bandejas de manzana osmotizada con licor de hierbas de la isla.

No podemos perdernos el “sanguche” de cangrejo blando rebozado, concepto peruano, uno de los bocados que más me ha gustado, junto con el ceviche y el pan al vapor relleno de cerdo, un “char siu bao” delicioso. Gustativamente me han interesado menos los “airwaffle”, gofres de albahaca y scamorza, en los que a mi modo de ver se impone el concepto al sabor…pero, ¡qué más da! Sigue la fiesta, sube la música, se termina la cena para empezar la Acid Sunday Party, la fiesta de los domingos. Llega ahora la noche ibicenca. La escalera que lleva al Club, en el nivel

inferior, es un desfile, arriba y abajo. Aparece uno con un ojo por cabeza, otro vestido de jefe sioux (la tropa india iba más modesta), otra con maquillaje antifaz, looks imposibles en otros lugares, largas piernas y cuerpos morenazos – antes muerta que sencilla – tiempo de copas y de DJ’s. Esto es un fiestorro y terminará de madrugada. Esto es Ibiza, es un circo, eliges ser la fiera o ser devorado por ella, pero cenarás muy, muy bien.

Nota: Terrace cerrarà el 15 de septiembre y Supper el 20 de octubre. Cuando reabran ambos espacios el próximo año se habrán hecho muchos cambios.

(Fotos cortesía de Heart, Tana Collados y Carlos Escuder para 7Caníbales)

2 Comentarios

  1. Carlos Escuder dice:

    Al leer la descripción de Tana Collados sobre Heart de Eivissa, me parece estar reviviendo mi estadía en ese…esa…¿restaurante? ¿discoteca? ¿show? ¿locura ibicenca donde todo se puede y todo se mezcla?. Describe muy bien esta periodista la infinidad de opciones que la Terrace de Heart ofrece, esa variedad geogastronómica propia de los mercadillos tipo “Van Van” (salvando las diferencias de calidad y ambiente) y con una atención esmerada de todo el personal, empeñado en estimular tus papilas y tus neuronas alternando restauración superior con diversión insólita en cada rincón de la terraza. Es un “must” ir y gozar con todos los sentidos, rodeado de lo que llaman “gente guapa”.