Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

La mística del paisaje

Salvador Garcia-Arbós
Salvador Garcia-Arbós 26/11/2014Comentarios

El Priorat, una denominación con muchos principios

El Priorat es el microcosmos donde el vino adquiere su dimensión más mística. El viajar relajado por las carreteras de los antiguos dominios de la Cartoixa (Cartuja) de Scala Dei, solitarias, estrechas y okupadas por vides salvajes es una experiencia terapéutica. Meditar sobre lo divino y lo terrenal. Pasear entre vides, pisar la legendaria llicorella y oler las vecinas fragancias del monte bajo, de la maquia: tomillo, lavanda y otras aromáticas. Saborear el vino de la tierra donde, sin renunciar ni destruir nada, soló con pasión renació la ilusión por la viticultura y el trabajo en la viña.

Y este virus por vincularse a un paisaje se contagió a otras zonas abandonads a consecuencia de la filoxera, de la Guerra Civil, de la industrialización, la calidad de vida urbanita, de los complejos y del autoodio. Solo faltaban cuatro apóstoles, cartujanos laicos, hippies con mucha fe, visionarios del potencial aletargado, para iniciar la reforma en el mundo del vino.

Priorat

Vistas del Priorat yAugust Vicent del Celler Cecilio.

Antes de su renacimiento como región admirada por todo el mundo, el Priorat era famoso por su vino a granel y un recurso de los chistes y pareados: El vi del Priorat fa caure de cap. Habrán entendido un vino que tumba. Y, por supuesto, era un territorio de grandes caldos sin domesticar, recuerda August Vicent Robert, del Celler Cecilio, de Gratallops. Habla con propiedad: es hijo de Cecilio Vicent, fundador en 1942 de la bodega más antigua de la Denominación de Origen Calificada y la primera en inscribirse en el registro del consejo regulador. Durante muchos años el Celler Cecilio fue la única bodega independiente de Gratallops; el resto de viticultores se había asociado a la cooperativa. Hoy este municipio tiene el mayor número de bodegas de la DOC, con 22 de los 102, seguido por Porrera, con 17, y Poboleda, con 14. En el centro del Priorat se encuentra Torroja, el cuarto, con 11 bodegas, donde está la sede del consejo regulador. Luego están Bellmunt del Priorat, con ocho bodegas; Solanes del Molar y la Vilella Alta, con seis; el Lloar, con cinco; la Morera de Montsant y la Vilella Baixa, con cuatro; Scala Dei, con tres, y Masos de Falset, con una.

Currando en los costers drets

Currando en los ‘costers drets’.

La Denominación de Origen Calificada Priorat tiene una superficie de 17.629 hectáreas, de las que sólo 1.887 están plantadas con vid, cultivadas por más de 600 viticultores, 3.000 horas de sol al año, una pluviometría inferior a los 380mm anuales. El potencial es mucho mayor. Basta observar el paisaje y fijarse en las líneas definidas de los antiguos costers esperando el retorno de la viña. Por un lado, plantar en el Priorat es diez veces más caro que en otras zonas, porque hay más necesidad de mano de obra y preparación del suelo, comenta Dominic Bairaguet, de Clos Dominic, de Porrera.

El paisaje del Priorat pilla. No solo es la cuestión espiritual; también está el rollo lone rider, que también tiene algo de metafísico, pero más prosaico y epicúreo. Llegas en autopista hasta Reus. Coges la N-240 hasta Falset, más sosegada, donde luego subes hasta Gratallops, o giras antes en el cruce de Porrera, donde el trazado es sinuoso pero llegas más rápido al Priorat histórico.

Me alojé en el moderno y confortable hotel Buil&Gine, cautivado por sus panorámicas espectaculares y el impacto del crepúsculo. Y no voy a olvidar que sirven unos desayunos increíbles y completos, de los que recuerdo las mermeladas y las rosquillas de El Forn del Pi, la panadería de Gratallops. Situado en la carretera de la Vilella Baixa, en la falda de la famosa ermita de la Mare de Déu de la Consolació, es un centro de enoturismo, con una bodega moderna, una tienda y un restaurante donde cené y tome unos buenos vinos.

La espectacular ubicación y el desayuno del Hotel Buil&Giné.

La espectacular ubicación y el desayuno del Hotel Buil&Giné.

También comí en el céntrico Cal Llop, del que recuerdo su cata de aceites, su cervesa del Priorat, la Garnatxa Beer y volví a disfrutar de los vinos, especialmente con un repertorio de dulces y un par de aguardientes. De los aceites, me apunté al club de fans de Arrels de Cavaloca, tres monovarietales de olivos milenarios del parque natural del Montsant de las autóctonas Arbequina, Rojal y Negret. Luego, un paseo nocturno por Gratallops, donde sus calles sinuosas, empinadas y adoquinadas ya reflejan la dureza de su paisaje.

Desde Gratallops dominas las vistas de la comarca, sus cotas, sus fronteras, su verde, sus terrazas y te haces cargo de su riqueza. Y claro, de su miseria cuando nadie creía en sus vinos, ni tan siquiera su emigrante juventud. Gratallops reivindica su capitalidad y tiene motivos suficientes: Álvaro Palacios, Clos Mogador, Mas Martinet, Clos Erasmus o Clos de l’Obac, son bodegas míticas y reconocidas en todo en mundo, incluyendo al inefable Robert Parker, pues algunos vinos han alcanzado los 100 en la prestigiosa e influyente guía. Y las que lideraron la resurrección del Priorat.

Scala Dei 2

Scala Dei.

Comencé a entender el Priorat en el silencio y la soledad de Scala Dei, en las ruinas de la Cartoixa fundada en 1194 por Alfonso el Casto, rey de Aragón y conde de Barcelona. Bajo los riscos y barrancos del Montsant, comprendí el espíritu del Priorat histórico. En las antiguas posesiones de la cartuja de Scala Dei, del priorato de la orden monástica fundada por san Bruno de Chartreux. Por cierto, en el centro de bienvenida de Scala Dei venden Chartreuse, licor de hierbas a base de una fórmula secreta  secular elaborado desde 1903 hasta 1989 en la cercana Tarragona.

Estando en Scala Dei es pecado no subir a pasear hasta Morera del Montsant, la villa más antigua, más elevada, más septentrional y más extensa del Priorat histórico. Vistas magníficas y otro contendiente más para reivindicar la capitalidad. Por sus magníficas vistas, gracias el apoyo del viento, la llaman el balcón del Priorat.

Llicorella

Es conduciendo, observando el paisaje y descubriendo los viejos costers que uno se da cuenta de lo humanizado que fueron los dominios de la Cartoixa de Scala Dei. Y también se percata de la rudeza del terreno, de una geología muy definida.

4

L’Ermita y las vides Vinya Vella, Llicorella & Cap d’Ase.

Muchos se lían con la comarca administrativa, capital Falset, y la DOCa. Todos los municipios de la DOCa pertenecen administrativamente a la comarca del Priorat, en la provincia de Tarragona, a media hora de Reus y otra media más hasta la orilla del Ebro, pongamos en Garcia. La comarca administrativa cuenta además con la DO Montsant, que abraza la enigmática DOCa, como maravillosamente relata Cristina Alcalá aquí en 7 Caníbales. La diferencia radica en la edafología, que, a su vez, repercute en su producción: Con una superficie equivalente, el Montsant produce 27.760 hectolitros, más de cuatro veces los 6.568 Hl del Priorat.

L'Ermita

Cartel de L’Ermita.

Como recuerda August Vicent, el Priorat jamás ha podido competir por cantidad con otras zonas, ni tan siquiera con Montsant, con la que comparte términos municipales, como la parte norte de Falset. Todos comparten la llicorella que unos suelos magros y quebradizos. La información de la DOCa es muy precisa: “Suelos poco profundos y con un bajo contenido en materia orgánica, están formados mayoritariamente por la disgregación de las pizarras, que aquí reciben el nombre de llicorell o llicorella, unas piedras laminares y quebradizas de color de cobre oscurecido, entre las cuales penetran las raíces de las cepas en búsqueda de humedad, agua y nutrientes”.

Aprendí todo sobre la llicorella en la finca L’Ermita, con Andreu Fernández, ingeniero agrónomo y viticultor con Álvaro Palacios. Bajo el sol de verano, la llicorella adquiere su personalidad más generosa y salvaje. August Vicent es muy pedagógico: “La dificultad vegetativa de la viña vieja es lo que hace que los vinos se expresen de aquella manera, además de la masa radicular extensa, que ayuda a sacar más la mineralidad”. De allí, de aquella finca mítica de cuatro hectáreas, guardo en casa un pedazo de su bendita pizarra.

Desde la ermita de la Mare de Déu de la Consolació se aprecia una panorámica verde de encinas y carrasco, invasoras (o reconquistadoras) de lo que durante mil años fue una superficie ocupada por la vid, plantada siempre en los terrenos más pobres, para dedicar los más grasos a los cereales. Hoy la viña ocupa cerca del diez por ciento de la de antaño.

Los cartujanos encontraron para su exclusivo diálogo con Dios aquel espacio solitario y bien delimitado por las sierras de Montsant, La Figuera y Mollo y el curso del Siurana, afluente del Ebro. Venidos de la Provenza, trajeron consigo la técnica de la viticultura. Y durante mil años modelaron un paisaje de viña, almendros, higueras y olivos. Las cuestas pronunciadas les obligó a plantar en las pendientes, del 25 al 20% y con la tierra y las piedras removidas corregían los desniveles para evitar la erosión. Y así nacieron los muros de pared seca, los costers, esas primitivas terrazas toscas y llamativas, visibles desde el cielo; de eso estoy seguro.

L'Ermita & The Moon

L’Ermita & The Moon

En 1993, Álvaro Palacios se decanta por los costers y rescata la mula para trabajarlos. El censo total de equinos en el Priorat es hoy de unas 200 cabezas, incluidos los caballos para la práctica de la hípica. Una cifra casi cien veces inferior a las 25.000 que hubieron en la época de máxima ocupación vitivinícola de la zona.

Aunque la mayoría de viñedos están en anchos y modernos bancales mecanizados, está claro que los vinos de alta calidad salen de las viñas viejas, donde no se ha alterado el tiempo y donde es necesario seguir la dura tradición. El riojano-catalán invoca la tradición y asegura que todos entienden que el mejor vino será el de los costers, de la agricultura ecológica, de la azada y de la caballería.

Álvaro Palacios ha rescatado bastantes costers y defiende su recuperación, ya que implica la creación del triple de empleo que el trabajo mecanizado. Sin embargo, también reconoce que solo se lo pueden permitir los que vendes vinos caros. “Todo es muy romántico, pero hay que vender el vino caro y saber venderlo”.

La subasta de Christie’s

L'Ermita, els Vins

Los vinos de L’Ermita.

Álvaro es la referencia del vino de alta calidad deseado y, en consecuencia, cotizado. El Priorat era una zona vinícola de culto gracias a grandes personajes como Josep Lluís Pérez y René Barbier, hoy consuegros, para más señas. Sin embargo, hacía falta algo más. Es cuando este hijo de Alfaro, formado en Burdeos y practicado en Petrus, lanza el Priorat al mundo, gracias a una inteligente y sencilla campaña de marketing. August Vicent elogia aquella subasta en la sala Christie’s de Nueva York, donde en 1999 un anónimo pagó 68.000 pesetas por una botella Magnum de L’Ermita, de Álvaro Palacios: “Este chico es un crack del marketing, con un gran don de gentes. Dinámico de casta, tiene muchas cualidades”. Por entonces, el hijo del mítico Cecilio, recuerda unos precios inferiores a los 20 duros, cuando el precio medio de los vinos bien considerados de las denominaciones más reputadas estaba alrededor de las 1.000 pesetas, unas 9 ó 10 veces más. Precisamente, los pioneros de la recuperación, conscientes de la calidad de sus vinos, decidieron tasar su primera añada a un mínimo de 1.500 pesetas, para que los consumidores tomaran conciencia del líquido con el que llenarían sus copas.

Las variedades

Siempre que he tomado Priorat he dado por supuesto la garnacha tinta y el mazuelo (samsó o cariñena). Son las variedades más cultivadas y las tintas recomendadas. Sin embargo también están autorizadas la garnacha peluda, el tempranillo, el picapoll negre, el inefable cabernet sauvignon, cabernet franc, pinot noir, merlot y syrah. Algunos de estos fichajes de extranjeros, que hoy denostamos, ayudaron a coger el tono del Priorat. Las variedades blancas son garnacha blanca, macabeo, Pedro Ximénez, chenin blanc, moscatel de Alejandría, moscatel de grano menudo, blanquilla, picapoll blanc y viognier.

En Mogador, los René Barbier, padre e hijo, confiesan que tras 25 años ayudando a sus vinos con Cabernet y Sirah, ya pueden andar solos con garnacha y cariñena.

La tendencia son la garnacha y el mazuelo, pero con división de opiniones. Palacios apuesta solo por la garnacha: “Es noble, con musicalidad y poesía. Es la reina del Priorat.” Alerta de que no es dramático sustituir el cabernet o el syrah, ya que basta con injertar cariñena o garnacha, sin arrancar cepas: “Y ya tienes cosechita el segundo año y algo en el tercero, porqué mantienes la edad del viñedo. La edad es lo importante.”

5

Dominic frente a sus tierras y junto a Paco en la bodega.

Dominic Bairaguet (La Bruixa del Priorat) y Paco Castillo, de Clos Dominic, propietarios de la finca más bella, con forma de concha de Santiago, también piensan que hay que apostar fuerte por el mazuelo y la garnacha, ya que se adaptan mejor al terreno. Dominic es una gran conversadora y conocedora de muchos secretos del Priorat, pues ella trabajó unos cuantos años en la oficina de La Caixa de Falset. El mejor lugar parla charlar es una mesa del bar La Plaza. Ella toma birra, como un acto de rebeldía. Reivindica los nuevos bodegueros que han venido a elaborar vino del Priorat genérico: “Me gustaría poder acertar de quién bebo el vino. Desearía reconocer cada finca. 10 años atrás sabía de quién era a ciegas. En una cata de 30, 20 no sé de quién son.  Además de ser de calidad, los vinos tienen que tener alma. Cuando no tienen, bebo cerveza porque, al menos, es barata”.

Yo bebí vino. Y hasta compré algunas cosillas en la Vinateria Vinum & Co, la coqueta tienda de al lado del bar. Y también me traje aceite de Dominic.

Antes había comido en La Cooperativa (Porrera), uno de los espacios más amables y acogedores de todo el Priorat. Después de la familiaridad, lo que más me cautivó fue su carta de vinos, de la que tuve el gustazo de probar varias cosillas, gracias a una constelación de vecinos del pueblo que tuve la suerte de tener en la mesa de al lado. Gracias a ellos probé Aigua de llum, de Vall Llach, Lo Coster Blanc, de Sangenís i Vaqué y Arrels del Priorat, de madre de 30 años, no de 100, con 100 Parker. Además bebí Coma Alta 2012, de Mas d’en Gil.

6

Restaurante La Cooperativa en Porrera.

Con tanto Parker, miré hacia América, por lo que visité la delegación de Manhattan en la Vilella Baixa, una de las villas más pintorescas de la comarca. Autodefinida como el New York del Priorat, por sus casas de ocho plantas sobre el río de Escaladei, di uno de los paseos más agradables y frescos de mi estancia, al lado de unas huertas muy bien cultivadas. Por cierto, en la orilla opuesta, al lado de unos bares muy agradables, encontré Embotits Cal Centro, un charcutero artesanal de productos muy golosos.

7

La Vilella Baixa y la tienda de embutidos artesanos Cal Centro.

El renacimiento de la DO Priorat

Bodegas de Clos Mogador

Bodegas de Clos Mogador. 

Al Priorat los aficionados fetichistas suelen venir por lo del enoturismo, alcanzando aquí uno de sus puntos culminantes, por las pequeñas dimensiones de las bodegas, por la grandeza de sus caldos y porque son gente muy enrollada, haciendo gala de la archiconocida leyenda del renacimiento hippy, en aquel momento en que los vinos habían pasado de alimento general diario a bebida desprestigiada por el pueblo. Fue en 1989 cuando cinco iluminados apostaron por el Priorat: René Barbier, de Clos Mogador, Daphne Glorian-Solomon, de Clos Erasmus, Álvaro Palacios, de Finca Dofí, Josep Lluís Pérez, de Mas Martinet, y Carles Pastrana, de Clos de l’Obac. Han cumplido 25 años como viticultores y bodegueros en el Priorat, coincidiendo con los 60 años de la DOCa Priorat. El pionero fue René Barbier, descendiente de familia de viticultores franceses, fundador, en el año 1979 de Clos Mogador, una bodega situada en el municipio de Gratallops. El biólogo Lluís Pérez llegó en 1981. Luego llegó el riojano Álvaro Palacios, autor de vinos tan conocidos como L’Ermita, Finca Dolfí y Les Terrasses. Y al final, Glorian-Solomon, suiza nacida en París, propietaria de Clos i Terrasses Erasmus, en la misma localidad del Priorat.

En el Priorat se valora el papel de locomotora de Palacios: “Álvaro ha salvado muchos agricultores con sus líneas de producto; ha salvado el Priorat muchas veces”.

Y Álvaro mira a René Barbier III: “René me esperaba en el Priorat. Ya lo conocía porque colaboraba con mi padre y ya habíamos hablado de grandes vinos. Él ha sido mi mentor, una referencia en mi pensamiento. Llego y me enamoro de este espacio, pues reúne todos los ingredientes que buscaba. Primero, un pasado místico y monástico; donde ha habido monjes hay algo. Luego, una constelación de pequeñas viñas. Y, al final, muchas vinyes velles“.

Y August Vicent no olvida a ninguno de los dos: “René descubrió la bomba y Álvaro fue el detonante. Y gracias a ellos yo también me he montado al carro”.

Renee B IV 6 Mogador

René Barbier IV en Clos Mogador.

René Barbier resume la filosofía principal de los vinos de esta región: “En el Priorat empezamos desde la viña, yendo atrás de la enología de la bodega, porque la diferencia entre un buen vino y un gran vino es la viticultura, ya que hace falta una gran uva. La industria tiene tendencia a arreglar cadáveres. Y cuando un vino te pone los pelos de punta, tienes que visitar la viña. Luego lo verás todo distinto: hay una conversación entre el hombre y la naturaleza”. Confiesa que si quisiera hacer negocio con el vino, no tendría viñas. Y aunque él defiende que cada bodeguero tenga su propia vid, reclama que, al menos, pague los precios justos.

Para Álvaro Palacios, “un gran vino es el fruto estricto y puro de un lugar privilegiado. El Priorat marca un antes y un después en la historia del vino, de amor por la tierra antes que en la enología y la viticultura: el vino nace en la viña y no en la bodega. Una nueva forma de hacer las cosas, en la que el sentimiento y el espíritu también son importantes, se ha trasladado a otras denominaciones.”

Quim Vila, de Vilaviniteca, ve magia: “El sitio tiene una atracción especial con una agricultura violenta que atrapa. Son unos vinos fantásticos, con carácter; no dejan indiferente.”

Pitu Roca tiene pequeño santuario dedicado al Priorat en su bodega de El Celler de Can Roca, junto a otros cuatro grandes: Mosel, Champagne, Bourbogne y Jerez. “Es uno de los sitios que más me han impactado, por su gran cercanía y lejanía a la vez. Representó el cambio de la mirada a la vid: la suma de la viña vieja y de la juventud.”

Celler Cecilio

Celler Cecilio.

Quim Vila propone un brindis eterno a los primeros, un monumento a los cuatro colonos y a los que se quedaron por el camino. “Son los artífices del renacimiento del Priorat, los cuales, junto a los nuevas bodegas de Ribera en los años 90, en la misma época, y la Rioja después, con nuevas bodegas con nuevo rumbo y nuevos vinos, revolucionaron el mundo de la viticultura en España. Unos recuperaron una zona histórica, otros cambiaron el estilo del vino”.  Francia influye en el Priorat y las nuevas tendencias y estilos en el mundo del vino. Antes se bebían vinos de largas crianzas y poco color. Algo había cambiado: “Yo demostré que este país tiene mejor terroir que Francia. Vendí la primera cosecha a un dos estrellas de París. Mi padre lo vendía en todas partes menos en Francia”, dice René Barbier III.

Merece la pena viajar al Priorat para charlar a primera hora con los René Barbier III y IV. La familia Barbier es una comunidad entregada al mundo del vino, donde la artista y coreógrafa Isabelle Meyer, su esposa, pinta cuadros con las lías de los vinos. A mediodía, vas al centro de Gratallops a tomar una copita al Celler Cecilio, con August Vicent, quien té contará las aventuras de su padre músico con las Brigadas Internacionales y hasta el barbero que afeito a Tito, mientras en el Ebro se libraba la famosa y desdichada batalla de la Guerra Civil.

8

Vistas del Priorat y ‘vinyes velles’.

El Priorat ya no es la zona decadente de después de la Guerra Civil, ni de antes del boom del 600, ni el nuevo mundo que encontraron aquellos hippies cuando los llamaban neorurales y elaboraban vinos potentes con mucha extracción.

Mas Martinet, Clos Mogador, Clos Erasmus o la bodega de Álvaro Palacios, entre otras, ha sido el punto de partida de muchos de estos jóvenes enólogos (también formados en el territorio), como Esther Nin, Dominik Huber, Roser Amorós, Ricard Rofes, Albert Costa, Fredi Torres, Ferrer Bobet… Muchos más se enamoraron de este espacio místico y acogedor. Hay otras generaciones de viticultores: Alfred Arribas, arquitecto, los belgas de Mas Alta asesorados por Michel Tardieu. Vall-Llach, Mas d’Oix o Mas d’En Gil. Y ha crecido aún más con la llegada de bodegueros del Penedès: Albet i Noya, con Mas Igneus; Codorniu, que con unos socios se quedó la mítica Scala Dei; Torres, con su Salmos; Freixenet con Celler Morlanda o Castillo de Peralada con Cruor, en Casagran de Siurana, asesorado por Josep Lluís Perez, con quien son socios en Cims de Porrera.

Mucho amor por el vino y por la naturaleza de la viña empinada al sol. Y por un vino valorado por los mercados.

Si algún día reabren Scala Dei, que cuenten conmigo: cuidaré mis olivos, cuidaré mis almendros, cuidaré mi huerto, cuidaré mi viña, escribiré, rezaré y beberé su vino. Y llámenme hereje, pues tengo claro una cosa: Scala Dei es la escalera de Dios para bajar y tomarse su vino favorito. Está invitado.

imagen priorat

8 Comentarios

  1. VinumPriorat dice:

    Qué buen artículo, Salvador. Artículos como este nos acercan y aciertan las particularidades y la historia del Priorat para hacerlo todavía más natural y próximo. Fue un place compartir parte de nuestros pequeños tesoros.

    Felicidades, y hasta pronto.
    Vinum Priorat.Vinatería Vinum & Co
    Porrera.

  2. Eremita dice:

    Excelente artículo , dada la experiencia, la historia y el recorrido histórico
    Lástima que ese Priorat que también llega al Montsant quede fuera de
    de esas trazadas,magníficas y clásicas rutas.
    Acercarse a La Figuera nos ofrece la gracia de ver también el espectáculo
    de las viñas y su excelentísima garnacha,con la que bodegueros modestos
    logran obras maestras.

    Estáis invitados.

  3. API 650 & 653 SET PDF dice:

    Of course,API Spec 6A PDF, you don’t have to look like a reject from “Easy Rider” to ride a motorcycle. A lot of companies specialize in armored motorcycle gear,API Std 1104 Errata 2 PDF, and it’s not all leather. You can get vented motorcycle jackets that keep you cool while keeping you safe. DRE: I think so,API RP 85 Addendum PDF, because of all this new technology. Music,API Spec 4F PDF, records,API RP 9B PDF, are much easier to make,API Spec 9A PDF, much easier to create. All you need is a c

  4. SAE AMS 3722B dice:

    In addition to better washing machines,SAE J 188, the findings could lead to improvements to dryers,SAE AMS 5398G, painting devices, spin coaters and other machines. “The equations that govern the fluid motion inside them are too complicated to solve. In this research,SAE AS 5488A, we decided to look to nature to ask the question: ‘How do we dry clothes effectively and efficiently?'”,SAE J 2299. Arthur Rodney Lindsey,SAE J 1094, 65,SAE AMS 3637G, of Kailua died in Wahiawa General Hospital. He wa

  5. ANTONI BRU dice:

    El Priorat es una comarca petita , però crec que mereix un recorregut mes ampli per entendre el que es i coneixer-lo millor……..
    La ficha tecnica que heu posat amb el mapa està plena d’errades i no mereix cap interes imformatiu doncs:
    1.- el Priorat es D.O.Q.
    2.- Hi ha mes Hotels a la Comarca, que una bodega amb 3 habitacions
    3.- Cal Centro no està a Falset , sino a la Vilella Baixa
    4.- la Vinateria Vinum no esta a Falset , sino a Porrera
    i a Scala Dei mai hi ha hagut una Cartuja, si no que sempre ha estat la Cartoixa.
    Ho sento Salvador, però hem feia mal a la vista.

  6. Redacción dice:

    Amic,
    Tens raó: Cal refer la fitxa de dalt a baix. Ni tan sols es pot discutir que Cartuja és Cartoxa, derivades ambues del francès Chartreuse, el massís on va néixer l’orde dels cartoixans.
    Tanmateix, imaginem que has llegit el text complert. Agrairem la teva opinió.

  7. ACI 351.1R-12 dice:

    When He told me ‘Not to Touch’ the rack,ACI 549.2R-04, my reply was ” this is not your home stereo,ACI 364.8T-02(11), a public address system has many components that interact to deliver the over all desired effect, all problems cannot be simply remedied from the mixing board. And painted across white washed hillside walls you could still read the words:”Jai Gorkha! Jai Gorkhaland! Jai Hind!”Hind is an anachronistic, pre partition name for India, namely Hindustan: the land of the Hindus. The que