Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

De la cocina al cine para atraer comensales

Pilar Salas
Pilar Salas 29/10/2015Comentarios

Si la crisis nos deja sin comensales, vamos al cine a buscarlos. Es lo que pensaron los dueños del restaurante nuevo paraje moriana, en Alhama de Murcia, después del éxito de sus originales anuncios televisivos y su web-serie. “Las aventuras de Moriana” llega a la pantalla grande arropada por actrices como Terele Pávez

Magdalena recibe una llamada en la que le comunican su despido mientras aporrea la puerta el equipo de desahucio que la dejará en la calle, junto a sus tres hijos pequeños. Así comienza la película “Las aventuras de Moriana“, que se podía haber titulado “Las desventuras de Moriana”, pero el espíritu de lucha y el optimismo que hay detrás de la familia a cargo del restaurante lo impide. En esta comedia negra, que se estrena el 30 de octubre, hay mucho de la dura realidad del sector de la hostelería, de vidas hipotecadas por el sueño de hacer felices a otros comiendo o porque se veía como única salida cuando todas las demás se cerraban. Por ello sus protagonistas son los auténticos, arropados por actores como Terele Pávez, su hijo Carolo Ruiz; Enrique Villén, Antonio Hidalgo y Geli Albadalejo.

Esta historia comienza años antes de que suene la claqueta. Magdalena S. Blesa, poetisa y con estudios en Arte Dramático, en paro, recién separada y con hijos, vio una oportunidad de salir adelante cuando en 2009 le ofrecieron “por poco dinero” el local de un restaurante, que habían desahuciado y embargado, en Sierra Espuña, en la localidad de Alhama de Murcia. “Así que vendí el piso que tenía y decidí empezar una nueva vida con David (Perea)“, su pareja, también desempleado, con experiencia en el mundo del cine y la televisión pero ninguna en el de la restauración. Eso no le impidió ponerse a preparar asados que, junto con los arroces a la leña de la cocinera “La Chispera” y los panes artesanales de su suegra, comenzaron a atraer comensales. Eran buenos momentos, que no fáciles, ya que el Nuevo Paraje Moriana “pilla lejos, hay que ir a caso hecho”, explica la emprendedora a 7 Caníbales.

lachisperamoriana

Pero lo más duro estaba por llegar, materializado en una crisis económica que ha arrasado con muchos restaurantes, grandes y pequeños, de todo el mapa. “A partir de 2011, mes a mes, fue perdiendo fuerzas hasta que dejó de dar beneficios”, recuerda la propietaria, de 44 años, tan revestida de tristeza como de entereza. Podían haber acudido al rescate de Alberto Chicote y su “Pesadilla en la cocina”, pero decidieron, aprovechando la trayectoria profesional de David, hacer “una campaña de publicidad original” en forma de anuncios de 15 segundos protagonizados por los trabajadores de Moriana. Sólo se emitían en la televisión local del pueblo, pero tuvieron tanto éxito que les animaron a hacer su propia web-serie de ficción rodada con el local como plató en el que cocinera, panadera, camareros y familiares desarrollaban tramas inspiradas en el día a día del establecimiento llevadas “al absurdo más cómico”. Tanto gustaron a la audiencia los capítulos que de ahí escalaron a la televisión autonómica y “en apenas dos semanas superaron la media de share de la cadena”. Las vicisitudes del personal de un restaurante luchando contra los efectos de una economía resquebrajada atrajeron incluso a rostros populares, como Fran Perea y Manuela Velasco, que se prestaron a cameos. La original propuesta atrajo la atención de medios de comunicación, incluidos internacionales, pero no tuvo el resultado al que aspiraban: “Funcionó para atraer a nueva clientela, pero no lo suficiente como para sacar adelante a toda la familia”.

familiamoriana

Asfixiados por los números rojos, estuvieron a punto de tirar la toalla, y así lo refleja una secuencia de “Las aventuras de Moriana”, en la que Magdalena llora desconsolada ante los familiares y compañeros de trabajo. “Esa escena está hecha a conciencia, íbamos a cerrar. Pero siempre había alguien que daba ánimos y, sobre todo, David y yo mirábamos a los niños y pensábamos en que no podíamos decirles que abandonábamos, sino ser ejemplo de que las cosas se consiguen con esfuerzo”.

terelemagdalena

¿El siguiente paso? “Si con una serie hemos logrado clientela, con una película conseguiremos que se multiplique”. Magdalena, consciente de que su pareja había abandonado su carrera por el restaurante, admite que la idea estaba apuntada en la “hoja con proyectos” que cuelga a modo de cabecero tras su cama. Pero lo que empezó siendo un proyecto pequeño, con un presupuesto estimado de mil euros, “empezó a coger dimensión” y se ha transformado en una película de estreno nacional en la que han invertido 500.000 euros conseguidos gracias a una campaña de micromecenazgo y a empresas que, como El Pozo, confiaron en ellos. Algunos de quienes han trabajado en el largometraje creen tanto en este sueño que han aceptado cobrar en función de la recaudación de taquilla. El primero en prestar su apoyo fue Pedro Pruneda, coproductor junto con Blesa. Luego se fueron sumando al elenco, “por amor” a lo que suponía, actores que comparten sin remilgos la pantalla con “los Morianos”. Abuela, hermanos, suegros y trabajadores incansables del restaurante.

El resultado es una comedia que a veces te pone el nudo en la garganta, crónica negra de la España acosada por bancos y especuladores, más murciana que los zarangollos -plato con verduras de su bien provista huerta-, con su punto friki y, resalta la actriz principal y coproductora, “con mucha verdad” y hecha “desde el respeto a la profesión”. Que no busque el público gourmet un trabajo gastronómico como el que exhiben en los festivales de cine o en los congresos culinarios los grandes chefs del mundo: en Moriana no hay espacio para las grandes recetas en favor de las penurias de un restaurante familiar sin mayores pretensiones que pagar los gastos y sobrevivir ofreciendo menús asequibles y sencillos.

Armada de coraje y temperamento, Magdalena S. Blesa se considera una “mujer coraje”. Pero extiende el apelativo a su madre, a sus suegros, a sus hijos, a su pareja… “Somos una familia coraje como tantas que hay ahora en España y en todo el mundo. Se necesita gente con valentía para salir adelante”. Aunque advierte de lo mismo que dice a sus hijos: “Hay que saber lo que se sueña, porque no todo se puede cumplir”.

moriana1

Lo dice quien superó el robo de todo el equipo técnico a la productora tres días antes de comenzar el rodaje, o quien era capaz de terminar de rodar una escena y comenzar el servicio en el restaurante o atender a sus tres niños, aseguraba Terele Pávez durante la presentación en Madrid de “Las aventuras de Moriana”. En esta película, que pone algo de ficción a la dura realidad de la hostelería, Pávez se encarna a sí misma y se presta a rodar un filme imposible en el que ejerce de motorista, aviadora y experta en artes marciales porque tiene “un pálpito”. Fue el mismo que sintió cuando le propusieron el proyecto real: “Me gusta como son y lo que quieren hacer. Mi aportación fue estar ahí y a cambio ellos me han dado tantísimas cosas buenas, me han cuidado tanto…”. Tan entusiasmada quedó con “los Moriana” que hay una escena del largometraje de agradecimiento y ánimos a Magdalena que es real, no figuraba en el guión.

Para otro de los actores profesionales, Enrique Villén, estamos ante “una película milagro, con alma, que se hace con gente que nunca ha actuado, con mucho amor y con mucho empeño”, cuyo rodaje fue digno de realizar otro filme basado en el “making of” por todas las dificultades que pasaron. “El espectador nunca se podrá imaginar cómo se ha hecho, con días en los que no había presupuesto no ya para el catering del equipo, sino para agua”.

Magdalena ha visto el filme “millones de veces” antes de llegar a la gran pantalla, “para ver si le quitaba o le ponía”, y lo define como “una película de amor incondicional y de unos pantalones tremendos; de mucho coraje, de mucho ejemplo”. Con ella no buscan dar el salto definitivo al mundo del cine: “Yo lo que quiero es mantener mi restaurante, la he hecho por eso. Puede ponerse de moda o pasar desapercibida, pero esto es efímero y yo lo que busco es pagar a mi gente, que mi restaurante salga adelante”.

CARTEL LAS AVENTURAS DE MORIANA pequeño