fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Los restaurantes Top 100+ OAD en Londres (y 2). La noche de los premios y “el gran asado”

Xavier Agulló
Xavier Agulló 24/4/2018Comentarios

Steve Plotnicki remató su desembarco en Londres (una semana completa de fastos gastronómicos) con la cena final de ayer, la que finalmente desveló los “mejores” tanto en lista Top 100+ Europa como en la de Gourmet Casual Europa. En la primera, venció el suizo Andreas Caminada (Schloss Schauenstein); en la segunda… uno (dos) de los nuestros: Rafa Zafra y Anna Gotanegra (Estimar, Barcelona). La cena fue un lujazo de chefs y un imparable desfile de vinos. Grande, Steve.

Los premiados españoles (con Steve tercero a la iquierda y Giuseeppe Ianotti (primero de la derecha): Jordi Juncà, LLuís Fernández (Els Pescadors), Rafa Zafra y Eduard Xatruch. Cena OAD Top 100 Europa. Londres. Foto: Xavier Agulló.

Ese mismo día, por la mañana, tecleando en el bar del hotel. Aparecen Rafa Zafra y Anna Gotanegra. Momento para un club sándwich y unas cervezas. Ni ellos ni yo sabemos todavía que van a ser los ganadores de la noche en la lista OAD Gourmet Casual de Europa 2018. Sigo en el teclado y llega Ángel León, que tampoco sabe (ni yo) que ha experimentado un gran subidón en la lista, llegando ya al número 25, pero en su caso en la lista OAD Top 100+ de Europa. Serán ambas (y muchas más: Etxebarri (3); Azurmendi (5); Quique (9); Disfrutar (12)…) las posiciones que, luego nos alegrarán la caída de la tarde en el Royal Hospital de Chelsea, el impresionante (siglo XVII) lugar donde se ofrecerá la cena.

El great hall del Royal Hospital de Chelsea. LOndres. Foto: Xavier Agulló.

El great hall del Royal Hospital de Chelsea. LOndres. Foto: Xavier Agulló.

La cena de “el gran asado”

El concepto de la cena, un gran asado a la manera tradicional británica. El lugar, el “great hall”, esplendorosa sala con un gran fresco de Carlos II de finales del XVII. Los protas, algunas de las “celebrities” culinarias de la lista, destacando, claro, el gran Ángel León. Elenco británico: Isaac McHale (The Clove Club), James Knappett (Kitchen Table), Merlin Labron-Johnson (Clipstone and Portland), Simon Rogan (L’Enclume, Aulis and Roganic) y Stephen Harris (The Sportsman). Representación europea: Alain Weissgerber (Taubenkobel), el mencionado Ángel León (Aponiente), Bjorn Frantzen (Restaurant Frantzen), Christian Bau (Victor’s Fine Dining, Schloss berg), Jonnie Boer (De Librije), Kobe Desramaults (Chambre Séparée) y Poul Andrias Ziska (Koks). Nivelazo.

Algunos de los platos de la cena. OAD Top 100+ Europa. Londres. Fotos: Xavier Agulló.

Algunos de los platos de la cena. OAD Top 100+ Europa. Londres. Fotos: Xavier Agulló.

Frente a mí, en la mesa, Eduard Xatruch, por una vez al otro lado de la barrera. La noche promete. Y comienza a rodar el espumoso británico, de Gales. Con él aparecen los primeros platos… Servicio de pan, embutidos austrohúngaros y envolvente lardo (Weissgerber); los embutidos y quesos marinos de Ángel; los espárragos blancos y verdes en homenaje a Robert Blanc (Bau), con sumac, yuzu y una holandesa de miso, aprobación general en las miradas del grupo; “partan bree”, sopa de mariscos de escocia, servida esta vez en la cáscara de un centollo y von arroz marrón (McHale); langostinos de las Feroe glaseados con algas ahumadas (Ziska); tosta de anguila ahumada con crema “cultured”, remolacha dulce y pan de centeno (Labron-Johnson); patatas rotas, hierbas y mini gambas (Desramaults); pollo con ajo (Frantzén); cerdo asado con salsa de manzana (Harris); pato madurado (Rogan); cuello de cordero (Boer), excelso; roast beef con 30 días de curación en seco y crema de colmenillas (Knappett); quesos… Confieso que no llegué a los postres y que los quesos, en un detalle de buen gusto de la organización, se podían comer allí o directamente llevarlos para casa (opción que me costó media hora en la seguridad de Gatwick).

Una gran cena, sin fuegos artificiales ni ampulosas entregas (los premios se dan discretamente al principio, rápidamente, con el vino rulando entre la concurrencia y sin estridencias ni aparatosidad. Es el estilo directo, sin etiqueta, con buenas “vibes”, muchas risas y pocos corsés de Steve Plotnicki.


Comentarios