Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Berasategui propone una cocina informal, basada en bocadillos, para Hall0 (Monument Hotel)

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 30/3/2017Comentarios

El espacio destinado a la coctelería del barcelonés Monument Hotel, HallO, acompaña su oferta de combinados –creados por Javier de las Muelas– con una propuesta informal en la que se incluyen bocadillos calientes y platillos, para compartir, diseñados por Martín Berasategui. Una visión personal del chef que busca acercar la gastronomía a todos los públicos y una oportunidad para conocer su cocina a un precio más que razonable.

Garrote! Esta es la palabra que podría resumir la filosofía de Martín Berasategui: fuerza, ilusión, energía y trabajo, mucho trabajo. Para el chef, cuya trayectoria suma 42 años, es ahora el mejor momento para presentar una oferta que pueda “traer felicidad a todos los bolsillos”. La idea ya le rondaba hace tiempo –casi desde que aterrizó en Barcelona- pero ha sido después de cumplir con otros proyectos cuando se hacía necesario completar la propuesta del Monument Hotel. “Lasarte es alta cocina y Oria se podría definir como sport elegante; faltaba una carta más informal dirigida a aquellos que, en un momento dado, les apetece picar algo, más desenfadado, menos formal”, cuenta el cocinero. Y ahí entraba HallO, espacio situado en el hall del hotel donde se sirven, sobre todo, cócteles.

Entre las propuestas de Berasategui se encuentra: el Martintxo –nombre con el que se le conocía de pequeño-, que es una versión del pepito de ternera con pan de chapata, solomillo de vaca gallega y crema de sardinilla; la Hamburguesa MB con hojas de menta, cilantro y lima, servida sobre pan de coca; el Hot Dog de bogavante, con mayonesa de su coral; los tacos de entrecot al carbón que llegan a la mesa servidos sobre una parrilla; la tempura de morcilla; su interpretación del famoso Fish and Chips con dados de merluza de anzuelo crujiente, patatas caseras fritas en doble cocción y salsa ghibriche; alitas de pollo maridadas en tempura y deshuesadas; ensaladas y algunas frituras.

El chef se muestra “feliz” con este proyecto. “Tengo un equipazo en Barcelona que me ha hecho ver y sentir los momentos más dulces de mi carrera profesional y se merece que dé el máximo”. Y continúa, “me hacía mucha ilusión y tenía ganas de hacer feliz a la gente a través de una oferta informal, de tocar la gastronomía desde todos los bolsillos”. Esta carta, basada en el tradicional bocadillo, es también una especie de homenaje a sus orígenes ya que explica que esta fórmula es muy “de su tierra”. Un segmento en el que ve mucho futuro ya que asegura “que queda mucho camino por recorrer”.

Durante la charla se autodefine como “un aprendiz de cocinero” y confiesa que bajo este velo de glamour que viste el actual panorama gastronómico hay mucho trabajo y esfuerzo. “Antes de ser capitán has de pescar mucho”. Comenta que no olvida nunca “de donde viene” y que vivió una época en la que a nadie le importaba quién era el chef pero “igualmente era feliz”. Su mensaje está claro “a los chavales se le ha de dar una imagen real de lo que es el oficio” y, añade, “no porque no consigan una estrella significa que han fracasado”.  También recalca que sin esfuerzo, horas, implicación y ganas difícilmente se llega a ningún lado, una frase que debería ser recordada por todos aquellos que más que conocimiento, profesionalidad y buenhacer buscan en este oficio focos y fama.  Ya lo decía Dickens, “No juzgue a nadie por la apariencia, sino por la evidencia. No hay mejor regla”.

Horario HallO: De 12:30 a 00:00 (viernes y sábados hasta la 1:00). Los viernes se podrá disfrutar de música en directo.


Comentarios