Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Mercat de Mercats, cierra persiana hasta la próxima edición. Última jornada

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 22/10/2017Comentarios

Si los dos anteriores días los pasillos de la última edición de Mercat de Mercats se engalanaban con autóctonos y turistas curioseando lo que se exhibía en los stands, el domingo aparecían abarrotados de familias, parejas y grupos con ganas de pasarlo bien, disfrutar del soleado día y sobre todo, de probar producto, saborear platillos, tomar una copa y aprender todos los trucos de las grandes generaciones de cocineros. Yes, they get it.

Foto: Marta Bacardit

Foto: Marta Bacardit

El último día continuó el recorrido gastronómico por la geografía catalana a través de las grandes familias restauradoras en Aula de Mercats. La mañana condensó la parte más culinaria mientras que la tarde se destinó a la degustación de café, vinos ecológicos, combinados y cerveza. Es así como la jornada dio la bienvenida al público asistente con una explicación sobre los cursos que se organizan en las aulas gastronómicas de los Mercados de Barcelona. A continuación, Eduard y Marc Gascons, del restaurante Els Tinars (Llagostera, Girona) cocinaron un Mar i muntanya del Empordà. Una receta en tres fases: arroz con un sofrito preparado en un tiempo estimado de cuatro horas; un carpaccio de pies de cerdo y cigalas. A la hora de montar el plato, Marc recomendó “poner poco arroz y mucha cigala y pies de cerdo”. Para dar el toque perfecto al cereal, lo ideal es “acabarlo con unos 5-6 minutos de horno”, indicó Gascons.  El segundo plato fue un singular calamar en el que el “relleno” se dispuso alrededor –y no dentro- del molusco, del que, explicaron, se aprovecha “hasta el semen”. La sala, llenísima desde primera hora de la mañana, siguió dejando pocos asientos libres en la posterior ponencia. Ramon, Marianne y Ada Parellada, de Senyor Parellada y Semproniana, ocuparon los fogones y amenizaron la sesión con un speech repleto de aroma, historia, anécdotas y humor. El showcooking comenzó con un guiso de patatas y una picada que emulaba el gusto de la carne –inexistente – y le siguió una receta de pencas de acelgas que se asemejaban a un plato de angulas. Durante la ponencia, se reivindicó el recetario catalán y el hecho de cómo ingredientes que ahora nos parecen muy modernos ya se utilizaban desde hace siglos en Cataluña. Un ejemplo de ello es el jengibre que, aunque desapareció de las cocinas durante un tiempo por su alto precio, es un ingrediente muy apreciado en la cocina catalana. Otro de los temas que surgieron fue el del fenómeno kitchen orphan. Se denomina así a una generación que se ha criado en una familia en la que no se cocina y por tanto no se tiene –ni se transmite- herencia culinaria. “Intentemos que no sean también taste orphan, que no sean huérfanos del gusto”, recalcó Ada Parellada.

Por su lado, en el aula Artistes de Mercat, Jordi González –de la parada Monibéric del Mercat de la Mercé- enseño a distinguir un jamón de otro; Juan Fernando Miró de La Confianza –del Mercat de la Mercé- habló de innovación y Silvia Manzano de Xarcuteria Sílvia –del Mercat de Lesseps- exhibió sus embutidos sin gluten y lactosa.

La octava edición de Mercat de Mercats, con el eje común de la herencia culinaria transmitida de generación en generación, ha realizado un recorrido gastronómico, en estos tres días, por gran parte de la geografía catalana, demostrando así la riqueza de este territorio y el gran valor de su patrimonio agroalimentario. En esta ocasión, además de Barcelona, las otras tres provincias han tenido su representación a través de la presencia de productos de varias de sus comarcas.

Hablamos de cifras

Según las fuentes oficiales este año, han participado 21 paradas de los mercados municipales de Barcelona y 15 productores de proximidad. Se han servido 55.000 degustaciones,  se han probado vinos de 13 bodegas catalanas -junto a más de 30 opciones de tapas ofrecidas por paradistas de los mercados y restaurantes de renombre de la ciudad- y se han ofrecido 28 conferencias y once ponencias con degustación de quesos, vinos, cerveza y café.

Las tapas más vendidas han sido las gambas al ajillo y rossinyols del bar Ramblero de la Baquería; el arroz con langostinos de Sant Carles de la Ràpita, azafrán y setas de Xerta Restaurante, y la “salchipapa” de las Cansaladeries La Confiança del Mercat de la Mercè.


Comentarios