Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Montsant, el dulce abrazo

Cristina Alcalá
Cristina Alcalá 23/5/2014Comentarios

Ruta por bodegas, restaurantes y otros lugares enoturísticos de la Denominación de Origen emplazada en Tarragona

La delimitación geográfica de la D.O. Montsant tiene una curiosa forma de gran media luna. Vazquez Montalbán llamaba a la región el croasán. Y es que Montsant es como un gran abrazo, suave y tierno. Gente amable, atenta y afectuosa. Un abrazo al viajero y otro a su denominación vecina, D.O.Q. Priorat. Ambas tiene una historia en común, por Falset pasaba al Vía Edetana que unía Tarraco con el interior de la Península Ibérica, aunque aspectos climatológicos, altitudes y tipos de suelo las hacen diferentes, algo que diversifica y enriquecen a los vinos de la comarca del Priorat.

Calle principal de Falset

Calle principal de Falset.

Durante mucho tiempo fue subzona Falset de la D.O. Tarragona. En el año 2001 consolida su propia identidad y nace la D.O. Montsant. Una fecha a partir de la cual cambia la estructura y actitud de muchas de sus bodegas hacia vinos de calidad embotellados. Solo una cifra, de las 28 bodegas iniciales ahora han pasado a unas 60. De Falset a Cornudella o Cabacés, en los 17 municipios repartidos por las aproximadamente 2.000 ha. de la D.O., la orografía se muestra diferente. Menos desniveles y terrenos más suaves en el sur que marcan la diferencia con el norte. De hecho, puede haber hasta dos semanas de diferencia en vendimia entre Cornudella y Falset. Parque Natural de la Sierra del Montsant, las montañas de Prades, sierra de Argentera y Llaberia hacia el sur, con los ríos Siurana y Montsant surcando por el territorio es el aspecto que ofrece el paisaje: naturaleza, silencio y pureza.

“El Priorato es un país tempestuoso, cataclismático, de una violencia geológica extraordinaria”, Josep Pla.

Uno de los rasgos distintivos respecto a su vecino son los suelos. Mientras que en Priorat la mayoría son pizarras o licorellas, en Montsant predominan tres tipos de suelos. De carácter calcáreo y terrenos rojizos con un alto contenido de arcilla, las arenas graníticas y suelos pedregosos de pizarras silícicas. En cuestión de variedades las más plantadas son las tintas garnacha y samsó (cariñena) junto con la cabernet sauvignon, garnacha peluda, merlot, monastrell, picapoll negre, syrah y tempranillo. Los vinos blancos representan sobre el 10% de la producción y las uvas para elaborar la garnacha blanca, chardonnay, macabeo, moscatel de grano menudo, pansal y parellada.

Empezar la ruta por D.O. Montsant

Cooperativa Falset Marca

Cooperativa de Falset-Marçà.

La mayoría de la bodega son visitables previa cita. Algunas incluyen paseo por viñedos y otras no. Hay bodegas para todos los gustos y expectativas del enoturista, para los que se quieran iniciar en el mundo del vino, para los más expertos y para los que van en busca de curiosidades. En cuanto a precios, oscilan entre los ocho y 20 euros dependiendo del tipo de visita, tiempo de duración y vinos a catar. Los horarios suelen ser fijos aunque se adaptan a grupos y tipo de visita que se quiera realizar. Suelen durar entre una hora y tres horas. Dependiendo la temporada del año, las bodegas pueden hacer visitas especiales como en fechas de vendimia, recorridos temáticos por la zona y colaboraciones con otras empresas turísticas para acompañar la visita con otras actividades recreativas.

Como epicentro de partida podemos tomar Falset, capital del Priorat. Visitar la Cooperativa de Falset-Marcà es casi imprescindible. De estilo modernista, diseñada en 1919 por el arquitecto César Martinell, discípulo de Antoni Gaudí (al igual que la Cooperativa Agrícola de Cordudella y otras bodegas), es un edificio que representa la evolución de la industria del vino y la importancia del cooperativismo en la zona, de gran peso aún hoy en día. A partir de Semana Santa realizan unas amenas visitas teatralizadas donde además de contar su historia, se recorre y narra la diversidad de vinos que elaboran. Incluido vermouth y vi rancio, unos de los vinos más emblemáticos de la región. Durante la visita se pueden ver las damajuanas donde se inicia su elaboración y los grandes toneles donde mantienen el vermouth. El punto de partida en la tienda, donde se compran las entradas y en la que también se pueden adquirir todos sus productos, incluido vino a granel.

El movimiento cooperativista iniciado después de la filoxera ha sido importante en la región por muchos motivos, entre ellos mantener activos los viñedos y la población en la zona. Hoy en la D.O. existen más de 700 viticultores inscritos. Las cooperativas de El Masroig y Capçanes son también buen ejemplo del reciclaje hacia otro estilo de vinos y nuevos mercados. Si se deciden por visitar la Cooperativa El Masroig verán las tres edificaciones que representan la evolución de la bodega y la historia local. Las instalaciones más antiguas datan de 1917, la ampliación de 1979, la nueva entrada y tienda se construyó en 1997 y la embotelladora en 2011. Los más de 300 cooperativistas recolectan unos dos millones de kilos de uva. Además de vino, el granel, aceite, mistela y vermouth son otros de los productos que comercializan. Uno de sus atractivos es el vino de maceración carbónica que elaboran y sus grandes maceradores rotativos. Previa solicitud, también pueden recorrerse los viñedos. De la Cooperativa Capçanes solo es visitable la bodega. Empezaron a embotellar vino a partir del 2001, coincidiendo con la DO Montsant, antes era casi todo granel. Sin duda, el gran atractivo para el enoturista es su vino kosher, fue la primera bodega en España en elaborarlo -año 1995-  En la bodega puede verse (no entrar) la sala de barricas donde descansa el vino y los depósitos sellados. La elaboración kosher representa sobre el 10% del total del millón de botellas que elaboran. Llegar a la cooperativa es fácil incluso por tren. La estación de tren que une Barcelona, Reus y Capçanes -unas dos horas de trayecto- está justo al lado de la bodega. El tren llega a las 11 de la mañana y sale a las 12.40. Una escapada desde la gran ciudad.

collage 1

Damajuanas de Falset-Marçà, entrada a Capçanes y depósitos vino kosher sellados.

Como contrapunto, y por cercanía a estas dos cooperativas, están las bodegas Coca i Fitó y Vinyes Domènech. Los hermanos Toni y Miquel Coca elaboran en Masroig desde el año 2006 y también tienen proyectos en otras zonas como Terra Alta, Empordá, Ribeira Sacra y próximamente en Priorat. No enseñan viñedo pero las visitas a su pequeña bodega es una buena experiencia porque se adaptan al tipo de visitante que viene a conocer sus vinos. De tal manera que se puede acabar catando variedades en distintos tipos de barricas, ver cómo se expresa la samsó según el tipo de roble o una garnacha de viñas viejas. Vinos de pequeñas fincas que expresan el carácter de la tierra elaborados por dos buenos conocedores del territorio. Otro de los últimos en instalarse en la zona ha sido Joan Ignasi Domènech. Fue en el año 2002 y cinco años más tarde acabó la construcción de su bodega en un entorno protegido dominado por la espectacular Sierra de Llaberia. El camino que se recorre hasta llegar a la finca, atravesando riachuelos, tollets (charcas), olivos, almendros, pinos, encinas…es un espectáculo de la naturaleza. La bodega no decepciona. Un edificio bioclimático rodeado de una espectacular finca de unas 20 ha donde donde se practica la agricultura ecológica. En las visitas se recorre el viñedo a pie durante unas dos horas para acabar catando tres vinos. Un recorrido privilegiado de unas dos horas donde se respira naturaleza, paisaje y viña. Actualmente, es una de las bodegas más activas de la zona, Joan Ignasi es presidente y fundador de la Asociación Catalana de Terra de Garnacha y un apasionado defensor de la garnacha.

collage 2

Finca de Pascona, de Vinyes Domènech y mesa de cata de Coca i Fitó.

Una parada en el camino

Aunque hay algunas excepciones, la restauración en la zona se centra en Falset.

Uno de los lugares más emblemáticos es el Hotel-Hostal Sport, fundado en 1923. No se dejen engañar por el nombre, es un hotel de cuatro estrellas que mantiene viva, y además practica, la tradición de alojar y arropar al visitante. Marta Domènech es su actual directora y pertenece a la cuarta generación de propietarios del Hotel-Hostal Sport. Una parada para descansar, una muy buena opción para alojarse y una oportunidad para el buen comer y beber. Durante todo el año hacen actividades relacionadas con el turismo del vino, diseñan rutas por la zona y ofrecen menús gastronómicos.

Tipos de suelo en Castell del Vi

Tipos de suelo en Castell del Vi.

Mercè Pellejál lleva 30 años regentando Restaurante El Cairat y sirviendo productos de proximidad. Se puede optar por un extenso menú de 28 euros o por el menú de temporada a 25 euros (ahora calçots). Con cualquiera de las dos opciones disfrutarán y se sentirán como en casa. Otra referencia de la zona es Toni Bru y su restaurante El Celler de l’Àspic. Abrió su local en Falset en el año 2003. Un espacio ciudado donde se miman todos los detalles. Cocina de temporada y una gran carta de vinos donde se pueden encontrar por copas muchos vinos de la zona.  A unos cuatro kilómetros de Falset está el pueblo de Marcà y el Celler La Miloquera. Un joven restaurante que tres amigos abrieron hace dos años y que ofrece un buen menú diario a 11 euros -también hay opción de carta- en un ambiente relajado y con una correcta carta de vinos locales. Si después de comer quieren dar un paseo, saliendo del restaurante y a 10 minutos a pie se encuentra el Centre de d´interpretació de la Tortuga i el Parc de les Olors. Sobre visitas, y si es la primera vez que van a la región de Montsant, el Castell del Vi de Falset, ubicado dentro del antiguo castillo de los Condes de Prades, es un espacio interactivo que les orientará sobre la comarca. Y si van en Mayo no hay que perderse la Feria del Vino de Falset (3 y 4 de Mayo), con jornadas de puertas abiertas en las bodegas y explosión de vino en las calles.

Seguimos la ruta

Sin duda, la D.O. Montsant está despuntando y hoy por hoy es una de las que más interés despierta por la calidad y evolución de sus vinos. Así que es interesante también conocer la diversidad de bodegas y territorios.

Capafons

Vin?as en la masi?a de Capafons-Osso?.

Una de las más interesante es Capafons-Ossó. Francesc y Francesc Xavier, padre e hijo arraigados a la tierra, trabajan las viñas con devoción y dedicación. Francesc es una de las personalidades más importantes de la comarca. Elaboran en Montsant y Priorat, así que además de visitar su Masía Esplanes también pueden hacerlo a su maravillosa y espectacular finca Mas de Masos para comprobar la diferencia entre las dos denominaciones de origen. Ofrecen la opción de una visita de dos horas y cuatro vinos de Montsant y otra de tres horas por ambas y catar ocho de sus vinos además de un aceite. Siempre se visita viñedo y se acaba en su tranquila masía rodeada de viñedos. Vinos con personalidad y buena conversación. Una experiencia auténtica e inolvidable.

También en Falset está Pascona. Toni Ripoll cuenta la historia de su bodega mientras se pasea por la finca explicando los tres tipos de terrenos con los que trabaja, arcilla, pizarra y arena granítica. Luego, en la bodega dará a catar los tres vinos representativos de cada tipo de suelo y un curioso “rosado blanc de noir” de Syrah.

Unos cuarenta minutos separan Falset de Conudella de Monsant. Pasamos por Porrera, tierras del Priorat, cruzamos sinuosas carreteras, subidas y bajadas hasta llegar una zona que poco tiene que ver con la hemos dejado pocos kilómetros atrás. El Parque Natural de la Sierra del Montsant y las montañas de Prades se imponen en nuestra mirada. Una zona anhelada por los aficionados al senderismo y escalada libre. Cornudella es un punto estratégico para conocer la otra cara del Montsant. Y para hacerlo nada mejor que visitando Celler de Baronia. Una bodega con 28 ha de viñedos creada en 1998 por dos amigos y que exporta el 95% de sus 150.000 botellas. La primera añada la elaboraron en 1998, cuando era subzona de Falset, y así es como comienza la explicación de la bodega Laura Llevant, enseñando dos botellas con dos denominaciones. Pero antes, la visita a los viñedos es imprescindible. Issac Cardona es taxista, tiene un 4×4, colabora con la bodega y es el encargado de llevar a los visitantes hasta las viñas más altas, a 800 metros de altitud, desde donde se divisa el pantano de Siurana. Mientras, pone un CD en el coche con explicaciones sobre la denominación de origen. El se encarga de explicar el trabajo en el campo, poda, suelo, microclima, los codols frente a la licorella… Y lo hace muy bien. Una bodega con muchas y atractivas iniciativas enoturísticas diseñadas por Laura, marketing manager de la bodega, juegos y retos en A la caza del tesoro de la Garnacha, senderismo nocturno, cata entre viñedos viejos etc.

Celler Baronia

Viñedos de Celler Baronia y Sierra de Monsant.

Entre las muchas rutas de senderismo una opción es la Ruta de los Cartujanos. El camino pasa por la  Ermita de San Joan del Codolar, al pie de la Sierra del Montsant. Allí vive retirada Montse desde hace 37 años, ella es la encargada de atender a las visitas previa cita. Silencio, descanso y paz para retomar el camino.

Es imprescindible visitar y disfrutar de un buen vino en Siurana. A 730 metros de altitud, es el punto más alto de un acantilado sobre el río Siurana y último reducto de la resistencia sarracena en Cataluña. Calles empedradas, restos de la forteza musulmana, la iglesia románica de Santa María, y el  Salto de la Reina Mora, una sima conocida con ese nombre por la leyenda de la reina mora Abdelazia. Para alojarse, dentro del pueblo está el Hotel Siuranella y a un kilómetro, como en contraplano, El Mirador del Siurana. Desde Siurana a Albarca, otro bonito pueblo, se recorren poco más de 13 km por una carretera con vistas al Parque Natural de la Sierra de Montsant al oeste y las Montañas de Prades al este. Y ya que estamos en la zona, hay probar el aceite de la D.O.P. Siurana y las D.O.P. Patatas de Prades.

La región que abarca la D.O. Montsant, ya sea a pie, en coche o bicicleta no decepciona. Rincones para descubrir, pueblos para descansar y actividades en una abrupta naturaleza para disfrutar.

mapa