Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Vuelve Egaña Sevilla

Fernando Huidobro
Fernando Huidobro 13/11/2013Comentarios

Visita al nuevo restaurante del Hotel EME que hasta hace poco ocupaba Martín Berasategui

Sevilla acaba de recuperar a uno de sus cocineros más emblemáticos y asentados en la ciudad. Josemari Egaña retoma los mandos de su restauración poniéndose al frente (él siempre va de frente) del nuevo Restaurante Egaña que se ha ubicado en el establecimiento sito en el Hotel EME de Sevilla donde, hasta su marcha de esta capital, estuvo el Santo de Martín Berasategui.

Mercedes y Josemari en el nuevo Egaña.

Josemari se ha trasladado acompañado, como siempre, por su mujer Mercedes, un tándem inseparable a pesar de los pesares que sigue luchando codo con codo y a brazo partido. Abandonaron hace ya meses el histórico Oriza de la calle/esquina San Fernando que tantos y tan buenos recuerdos nos trae a quienes, como yo, fuimos clientes de la casa desde hace ya, desgraciadamente, decenios. Allá que me iba yo, gastrónomo en ciernes, con mis dinerillos ahorraos a epatar e impresionar a alguna buena moza de mi interés esperando que fuera mutuo, tanto por la gastronomía como por los amoríos. Muchos lloramos ese desentendimiento con la propiedad y su salida de tan emblemático y bello local, pero pocos son los que han prestado a este significativo, inesperado y triste hecho de la gastronomía sevillana el debido respeto y la atención merecida.

Aún debe mucho la culinaria sevillana y la propia ciudad a esta pareja de Deba, sevillanos y guipuchis, gentes de orden, de mérito y de gran calidad humana y profesional. Nadie, nunca, en la historia de su hostelería hizo tanto por enseñar y crear escuela en cocina y en sala. Allí estuvo y ahora vuelve a estar Ramón, hermano y cuñado, Monchi para los amigos, en casa y con la pata quebrada pero con fe y empeño inquebrantables. Casi todos los que fueron y les acompañaron en lo anterior, quieren y desean estar en el nuevo proyecto, es su casa, esté donde esté. Ojalá todos puedan hacer su voluntad.

egaña

Carta de Egaña.

Por mi parte y, creo, por la de todos los que amamos esta cosa del comer bien, sólo podemos estar felices del resurgir, del ánimo y trabajo que se han propuesto como meta. Abren con dos zonas diferenciadas, según mandan los cánones en boga hoy día: una de tapeo y pinchos al estilo de su tierra, y que concuerda con aquella al estar también ubicado el local en la parte vieja de Sevilla, y el restaurante a la carta donde Josemari seguirá ejecutando con maestría la cocina vasca que siempre ha practicado y que ha venido pasando por la pátina de sus muchos años en esta tierra andaluza. Aún están en los inicios, pero estoy seguro de que habrá sitio en ella para “sus debilidades” para con la caza. No quiero irme sin traer a mi memoria gustativa el sabor de esas pitorras que tantas veces he comido de sus manos y que tanto me deleitan.

4 Comentarios

  1. Egaña Gastro Group dice:

    Querido Fernando,

    En nombre de todo el equipo de EGAÑA santo, en el de mi familia y en el nuestro propio te agrademos tus hermosas palabras para con nosotros y nuestra trayectoria profesional; junto con el ánimo que nos has brindado para seguir adelante con nuestro nuevo proyecto Egaña Gastro Group (www.eganagastrogroup.com).

    A la espera de volver a verte pronto en EGAÑA santo y próximamente en EGAÑA fetén, te mandamos un afectuoso saludo,

    Merche y José Mari Egaña

  2. Mercedes dice:

    La vuelta de la familia Egaña al “Egaña santos” supone un nuevo aliciente para Sevilla en su apuesta gastronómica. Podremos disfrutar de nuevo de esas Alubias rojas de Tolosa, kokochas al pil pil, cogotes de merluza, carnes, etc, etc, con el buen hacer de siempre de Jose Maria y la atención extraordinaria de todo el equipo.
    El nuevo local, ubicado en pleno centro de la capital y al lado de esa Giralda estandarte de la misma, es un concepto más moderno con un reservado que maravillará a todo el que se reuna en él.
    Les deseamos una gran éxito en esta nueva andadura y les damos las gracias por poder seguir disfrutando de su comida.

  3. Jorge de Paz dice:

    JOSEMARI MENOS MAL QUE HAS VUELTO!!!

    La última vez que cené en el Egaña Oriza con mi mujer, vi que la carta estaba cambiada, eché de menos algunos de mis platos preferidos y los chipirones me supieron normal; vamos, “ni fu ni fa”.
    Entonces pregunté y tuve que insistir mucho hasta que sonsaqué a una camarera que “el jefe” había dejado de ser el chef. Esa noche me fui a cada con una especie de depresión.
    Mi mujer lo entendía, decía que la gente tiene sus planes de vida, que para relanzar la carrera profesional de uno hay que cambiar de aires, que las personas con éxito buscan nuevos retos para seguir triunfando y crecer profesionalmente, etc. etc. etc. “Lo que tu quieras, mi amor” – le decía; yo me sentía como un niño cuyos padres se divorcian y se le viene el mundo encima. Me faltaba algo que era parte de mí, un sitio donde siempre iba a encontrar más de lo que iba a buscar. En definitiva, estaba hecho una m*erda…y así me quedé varios días, sin exagerar.

    Cuando me enteré que los Egaña no se habían ido de Sevilla, si no que estaban montando un nuevo negocio, suspiré como cuando uno se despierta de una pesadilla horrible y se da cuenta que todo vuelve a la normalidad. Espero volver pronto a Sevilla tras unos meses en Alemania, que entre lo mal que se come aquí y las ganas que tengo de unos txipirones como manda el mismísimo Neptuno, creo que voy a reservar directamente en el mismo hotel EME, y pasarme dos días ahí de la cama al restaurante, del restaurante a la cama y vuelta al restaurante para cenar!!!

  4. Egaña Gastro Group dice:

    Mercedes del Dentista, Sra. de por sí! y D. Jorge de Paz: gracias! Excelentes clientes de siempre, y con el paso del tiempo, amigos de la familia.
    Estimado Fernando, aprovecho éste mail para disculparme por no haberte enviado lo que acordé en la entrega de premios que coincidimos; no me he olvidado pero aún estamos perfilándolo. Muchas gracias por tu artículo. Me ha gustado mucho.
    Saludos,
    Lorea