Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

BiblioCaníbal

“Cocinar, comer convivir”: Filosofía para cocineros

Salvador Garcia-Arbós
Salvador Garcia-Arbós 1/8/2012Comentarios

Innerarity y Adúriz compilan todo pensamiento moderno alrededor de la filosofía, la antropología y la sociología de la alimentación.

Título: “Cocinar, comer convivir”
Autor: Andoni Luis Aduriz y Daniel Innerarity
Editorial: Destino
Número de páginas: 317
Precio:
– Libro Papel (Rústica con solapas) 18.90 €
– Libro Electrónico (Epub) 13.99 €
Solapa: Un tratado en su punto sobre la alimentación, la convivencia en torno a la comida y la educación del gusto.

La crítica:

Trato de adivinar a qué público dirigido Cocinar, comer, convivir e ignoro cuanta gente lo habrá leído y lo va a leer. Recomiendo su lectura a los cocineros y a todo este mundillo alrededor de los vicios gastronómicos. No hay excusa que valga, el libro está disponible en formato electrónico, o sea, que se puede cargar en cualquier tableta o teléfono móvil. Y además va a ahorrar muchas otras lecturas, desde Marvin Harris, del que todo el mundo ha oído hablar, Lévi-Strauss, Claude Fischler, Marcel Mauss, Philippe Arès, Onfray, Roland Barthes, el Pentateuco, Curnonsky…

Aduriz e Innerarity sacan a la luz las grandes dudas y controversias de la cocina. Las reflexiones sobre lo local y lo global, sobre la nostalgia de los productos y la identidad gastronómica, los recuerdos gastronómicos, sobre los cambios continuos en las culturas culinarias, con las fusiones, las reinterpretaciones, los viajes, las emigraciones y sobre el sincretismo culinario generalizado ayudan a disipar falsas creencias y a abrir la mente. Hay tanta seguridad que llegan a afirmar que el plátano, primer fruto mundial, es americano, cuando es asiático, descrito por Alejandro Magno el 327 antes de Cristo tras su expedición a la India.

Interesante el capitulo Objetos Comestibles no identificados, sobre la apariencia y la artificialidad de lo que comemos, las distorsiones alimentarias y la industria, para terminar reivindicando una tarea crítica encaminada a explicar que hay detrás de los alimentos. Lo completa otro capítulo sobre los miedos alimentarios, el olvido de nuestra última indigestión, de las vacas locas cuando degustamos un buen solomillo o de la salmonela cuando preparamos una mayonesa.

Sobre las apariencias también hay profundidad cuando se trata sobre de la cocina tradicional: “Las encuestas indican que lo que más consumen los ciudadanos vascos en su domicilio es pollo, pasta y arroz, pero se identifican con la merluza en salsa verde, los chipirones en su tinta y el bacalao al pil-pil. Quizá por primera vez en la historia, lo que se come y lo que se piensa van por caminos distintos.” No hay duda que se avanza hacia una nueva cocina tradicional: “La cocina tradicional hoy es el resultado de la estratificación en una secuencia temporal de todas las culturas y modos que han influido en ella.” El libro pone el ejemplo de la tortilla de patatas: condensa la milenaria historia del olivo por el Mediterráneo con las patatas traídas tras la colonización europea de América.

Creo que Innerarity y Aduriz, conseguen compilar todo el pensamiento moderno alrededor de la filosofía, la antropología y la sociología de la alimentación. Pensamiento que pasa por reivindicar el papel de la mujer en la cocina: “La cocina y la costura son cosa de mujeres cuando son domésticas y banales; cuando se convierten en haute cuisine y haute couture, pasan a ser, preferentemente, cosa de hombres.”

Se trata de un libro ameno, con un buen ritmo de lectura y con referencias interesantes para todos los que deseen navegar un poco más allá del libro. Sus autores aseguran que el resultado final de su libro es “un ensayo de gastrosofía”. Discrepo: han escrito un libro de filosofía para cocineros, en el que para mi, lo más complicado, me han parecido las recetas.

3 Comentarios

  1. beatriz dice:

    En los tiempos que andaba por lares filósoficos asistí a alguna clase de Innerarity, aparqué totalmente la filosofía, ahora me intereso más por el tema culinario, pero esta combinación me parece perfecta. Tomo nota del libro para mis próximas lecturas, será inminente. Gracias por la información

  2. Redacción dice:

    Innerarity ha sido siempre un buen pensador, de los que hacen mucha falta.

  3. Fernando Huidobro dice:

    Acabo de leermelo del tirón. Tenía buenas espectativas puestas en él y en sus autores (a Andoni lo sigo tanto en sus publicaciones como en su resta con sumo gusto), y también en su contenido y primer vistazo precompra. Pero la verdad es que me ha decepcionado y puesto nervioso su lectura.
    Como digo, el planteamiento y el proyecto son muy atractivos y válidos y el libro en su conjunto marca una dirección necesaria y apetecible y tiene enjundia y capítulos buenos como el último sobre la educación gastronómica, pero en otros falla y da sensación de falta de la redondez y seriedad que se le supone a un “ensayo gastrosofico” como ellos le autodenominan.
    A veces simplón, a veces excesivamente eufórico y grandilocuente, ccontradictorio en otras, aseveraciones sin mucho sentido, brindis al sol, falta de respuestas ante tanto enunciado,…..
    Como muestra un botón:
    “El sujeto culinariamente activo simboliza el humanismo de una vida libre e independiente. De ahí esa fuerza simbólica que incluso podríamos calificar como revolucionaria.”
    Me gusta la frase, la firmaría, utópica y románticamente impecable, la redaccion también, pero no creeis que se os ha ido algo la olla?