Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

BiblioCaníbal

Karlos, ¡cuéntanos cosas, porfa!

Salvador Garcia-Arbós
Salvador Garcia-Arbós 14/3/2017Comentarios

Arguiñano consigue no pasar de moda como reza el título de su último recetario, que trae 325 sugerencias de platos tradicionales

Título: “Sabores de Siempre. Las recetas que no pasan de moda”

Autor:  Karlos Arguiñano

Editorial: Planeta

Número de páginas: 496

Precios:

  • Tapa dura con sobrecubierta: 22,90 €
  • EPUB: 9,99 €
  • E-BOOK: 9,49 €

Solapa: «Sabores de siempre pretende ser un recetario de la memoria, un recorrido por los recuerdos y la nostalgia de los lectores. Y es que todos somos capaces de transportarnos en el tiempo gracias al aroma de aquel plato tan especial que preparaban nuestras abuelas cuando íbamos a visitarlas al pueblo. Evocar ese instante asociado a la felicidad más plena: ese es el poder de la gastronomía. Un viaje a nuestra infancia, pero también un homenaje a la tradición gastronómica de nuestra tierra, transmitida con suma sabiduría de generación en generación hasta llegar a nuestros días. Un canto a la cocina popular, a veces humilde, otras festiva, sustentada siempre por la riqueza y la estacionalidad de los productos de cada denominación geográfica, lo que ha derivado también en decenas de recetas similares y a la vez diferentes, condicionadas por los productos de cada territorio. En definitiva, un alegato a favor de nuestras raíces y nuestros orígenes.»

La reseña:

Este libro tiene una foto de portada extraordinaria: un cabracho mirando fijamente a los ojos de Karlos Arguiñano, el autor, los azules del cielo y del mar, y el verde del viñedo de la bodega K5, en Aia, donde el popular cocinero mediático elabora sus txakolí.

Sin embargo, este libro no es mi tipo. Y no lo digo por las fotos, ni por el diseño, situados en las antípodas de los pedantes libros de cocina para hipsters, con su chía, sus tostas integrales de Kamut con aguacate y bebidas vigorizantes y energéticas. Obviamente, las fotos no han sido sacadas de ningún instagramer con miles de seguidores; ya desearían muchos de ellos ser tan populares e influyentes  como KA, influencer avant la lettre.

Me ha costado Dios y ayuda percatarme de que la cocina popular no debe intimidar, que hay que acercarse a la gente con su mismo lenguaje y estética casera. Así, esta obra del prolífico Arguiñano está más cerca de su público potencial, más interesado por los sabores fuertes, por la cantidad y por entender lo que hay en el plato.

¿Quién le va a enseñar cómo se hacen los libros de cocina a un señor que ya lleva 57 libros de cocina, de los que, por ende, los tres últimos han sido editados por Planeta?

Uno piensa que con 57 ya le habrá dado varias vueltas al recetario popular, por lo que el día que nos presentó el libro, hace ya bastante, le pregunté ¿por qué otro libro? Él lo tiene claro: «Se venden bien y con Planeta se trabaja bien.»

Arroces, verduritas, croquetas, legumbres, huevos, pasta, pescado postres y empanadas. Cuando le comenté que habría confesado que las recetas básicas estaban en otras obras de Carlos, me respondió: «Son recetas que no estaban antes. He metido 325 recetas regionales con mi estilo, todas conocidas, al menos de nombre; es un homenaje a la gastronomía tradicional española».

He dicho que el recetario no es mi tipo, porque deseo algo más que recetas básicas, con comentarios más arguiñanos, algunos chistes y cosillas de esas. Por qué tal receta, dónde la anotó, dónde la probó, ¿en una casa o en un restaurante? Es consciente de que la gente siempre espera algo de él para cantar o hacer reír. Y me dijo: «Cuento las cosas para que rían; tengo muchas cosas que contar.»

Entonces ¿por qué no no las has contado? Karlos, ¡cuéntanos cosas, porfa!