Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

BiblioCaníbal

“Tokio. Las recetas de culto”: cocina japonesa de andar por casa

Pilar Salas
Pilar Salas 13/11/2015Comentarios

“Tokio. Las recetas de culto” es un recorrido por la cocina japonesa auténtica, la que se come en los hogares del desayuno a la cena, los “bento” que se llevan al trabajo o al teatro, pero también algunas direcciones para disfrutarla en la capital nipona. Una obra para desmitificar el sushi, que en Japón se reserva a celebraciones y ocasiones especiales, y descubrir una gastronomía variada, delicada y sana, fácil de hacer en casa gracias a las recetas familiares y propias de la cocinera Maori Murota, que cambió el mundo de la moda por los fogones, trabajó en varios restaurantes y ahora imparte cursos de cocina casera.

portada_tokio-las-recetas-de-culto_akiko-ida_201506291255Título: “Tokio. Las recetas de culto”

Autor: Maori Murota

Editorial: Lunwerg

Número de páginas: 272

Precio: 24,50 euros

Solapa: Si quieres descubrir los secretos de la cocina japonesa y preparar en casa sushi, gyoza, ramen, bento, tonztzu y mucho más, éste es tu libro. Trae la esencia del Tokio más auténtico a tu mesa con estas cien deliciosas recetas típicas de la tradición nipona.

Crítica:

Convertirse en un maestro del sushi no está al alcance de todo el mundo, pero la cocina japonesa cotidiana es fácil de aprender. Para que llegue a todos los hogares, la cocinera Maori Murota publica “Tokio. Las recetas de culto”, imprescindible para conocer la riqueza de la gastronomía nipona.

Cuando Murota llegó a Francia en 2003 percibió que la cocina de su país era “un tanto desconocida”, que la mayoría pensaba que el sushi es un plato diario cuando en realidad en Japón se reserva a celebraciones y suele comerse en restaurantes, y que ignoraba su variedad, así que primero trabajó en restaurantes, luego impartió cursos de cocina familiar y ahora publica con Lunwerg este libro. Hoy la culinaria nipona es más popular que hace unos años en Occidente, pero aún queda por descubrir, lo que esta cocinera hace con las mejores recetas caseras recuperadas de su memoria y de su familia, desde el desayuno a la cena, así como con paseos por la ciudad de Tokio para descubrir los mejores lugares donde degustarla, todo ello ilustrado con fotografías de Akiko Ida y Pierre Javelle.

Tokio2_Copy_Inmaculada_Herencia

Este viaje palatal por Tokio comienza con el “asa teishoku” o desayuno, “fundamental” porque contiene las preparaciones indispensables en la cocina nipona, como el arroz (disponen de más de 300 variedades cultivadas) y el dashi (caldo base que se emplea sobre todo en la sopa de miso), que se acompaña de “tsukemono” (encurtidos), pescados y huevos. Murota sugiere disfrutar de esos copiosos desayunos, pero sobre todo de sushi muy fresco y barato, en el mercado de Tsujiki de Tokio, el más grande del mundo dedicado al pescado y que se ha convertido en una atracción turística.

Los platos son más fáciles de elaborar y rápidos de comer en el almuerzo, desde los “donburi” (distintos ingredientes sobre un lecho de arroz) a los soba (fideos de trigo sarraceno salteados o cocidos en un caldo). Muchas veces, esta comida se prepara para llevar, el “bento”, cuya composición varía en función de si se destina a una jornada laboral o a disfrutar durante una sesión de “kabuki” o teatro tradicional. Los “onigiri”, bolitas de arroz con distintos rellenos, y las “senbei” o galletas saladas no suelen faltar en el “bento”, que podemos preparar sin muchas dificultades siguiendo las detalladas explicaciones de la autora.

Para la merienda, el momento en el que los japoneses disfrutan del mundo dulce, propone “dorayaki” (tortitas rellenas), “mitsumame” (frutas, agar-agar y judías en almíbar) y “daifuku-mochi” (pasteles de arroz rellenos), que son los más consumidos. También dedica un apartado a la comida de las “izakaya”, especie de bares de tapas frecuentados tras la jornada laboral en el que las pequeñas porciones se acompañan de cerveza, sake, shoshu (licor destilado) y vino. Concluye con un apartado dedicado a las comidas familiares, en las que las viandas se suelen servir al centro de la mesa, como los “nabe” (una especi1e de “fondue”), las “gyozas” y el “sushi”, aunque éste difiere del que suelen elaborar los “itamae” de sushi (cocineros especializados tras un aprendizaje que requiere años).

Se trata de un libro para poner en práctica, cuyas recetas están bien detalladas y explicadas, incluyendo los tiempos de preparación y de cocción y fotografías, lo que resulta útil cuando se desconoce la forma de presentación de un plato. Además, para que nadie se sienta perdido con terminología que desconoce, la autora incluye un listado con imágenes de los utensilios más empleados y de los ingredientes más consumidos.

.