Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

El convidado

¿Food on Mars? Cookcircus: La metagastrohistorieta

Fernando Huidobro
Fernando Huidobro 4/1/2013Comentarios

Sólo para iniciados gastrós, comiqueros y musiqueros

Hace lustros que me aparté del encarpado circo salvo bajo esporádicas escapadas al Soleil. Décadas de cómic contemplan cómo se me pasa la vida, cómo se me viene la muerte pegando gritos: ¡aúuuú!. Lectura y música van por el morrison conmigo por siempre jamás: ¡du-du-á!. Dale que te pego ando y mantengo maridaje de posesión gastronómica hasta que mis podridos dientes nos separen: ¡ñam-ñam!. Por aquí y por allá anduve sonao aceptando la realidad sórdida que está en la raíz de las ilusiones, tratando de reírme de mí mismo y mi mecanismo, pillando de uno y otro placer y cultivando estos mis divertimentos hasta que este par de dos me dió en tó el bebe con Cookcircus. Me reencontré con los juegos reunidos Geyper… y a jugar. Apareció así sin más, ¡pam!, salió de la mucho, Cookcircus. Un juego gastrocósmico. Un comicocina. Un todo en uno. De sopetón y haciendo mucho ruido al sorber, me encontré ante este peaso puchero que consumo a cucharón y paso atrás pa coger aire, floating in a most peculiar way. El planeta Cookcircus cumple y me ofrece por la cara, la astral conjunción soñada en una sola edición, en una sola publicación ejemplar y virtual, de virtud. ¡Espléndido! To be continued.

Ya me hubiera gustado a mí ponerle letra&música a semejante composición: es la leche, la releche, la piel de la leche, la piel de gallina. La més galàctic. Jo sóc l´home dibuixat comiendo pollo. Soy carne de su cañón. No es envidia, de verdad, es sólo “mecagoendios estos cabronazos lo bordan”. Nada más. De chiquitines viajaban en un bolsillo y ahora trabajan en cookcircus. Y uno mientras tanto, sigue almorzándose al desnudo paleoquesos&paleovinos. ¡Porca miseria! Pero no importa, no estic mort, porque dicen que cuando un alma gastró está satisfecha, un triste mendrugo de pan duro puede ser un manjar para su estómago. ¡Y tres huevos duros!, digo yo. Sólo tienen un deber: aceptar la victoria. Celebremos su triunfo: ¡A la taberna, a la taberna! Eso es.

Cookcircus es una suprapublicación que narra la Saga de los Metacocineros de la Gastronomía Española de Vangardia. En ella sus “estrellas” lucen tan distintas hoy. Un épico cuento gráfico de la Casta de los Gastrakas, un clan de cocineros bizarros e invencibles, maestros que se enfrentan a sus destinos bajo su peculiar código de honor, con sus grandezas y sus miserias también. Nobles & Canallas: Mezclaleros. La historia de sus historias, viajes y aventuras. Sus batallas de cocina. Su mito y sus leyendas.

Una Space Oddity, una opera intergastrogaláctica que sucede en el país de “Gúlala” donde crece la “gustafita”, única sustancia capaz de dar el preciso gusto exquisito a cada producto. El secreto mejor guardado del Imperio Culinario al que estos Gastrakas sirven y que deben custodiar frente a la permanente amenaza de Technopapafritas, Críticos de chichinabo, Beta-bloggers de pacotilla y Siniestros conservacionistas de toda la vida.

Epopeya contemporánea  de la Metacocina contada y descrita en vivo y en directo por estos dos rapsodas de la letra y la imagen, contrapunto de la cocinería protagonista a la que admiran y con la que se sienten más a gusto que un arbusto. Entre el realismo mágico y la tragicomedia. Un trueque de esencias, un mix de físicas y químicas que en permanente diálogo Xavier y Carlos se cuentan el uno al otro en un más difícil todavía equilibrio circense a dos pistas. Aquél escribe por los ojos de éste. Delirante jerga lírico-periodística del metacrooner Agullosky que Rondonez, viendo por la letra de aquél, fija y da esplendor en las recreaciones ambientales y escenarios que impone e imprime en su deleitante fotografía. Su pincel gráfico. Una historieta de cocina donde tanto monta, monta tanto, el dibujo como el relato. El comicomic. Por episodios ¡Oh dios, les odio! A los dos. Continuará(n).

Al menos  mientras ellos se mantengan en pié y puedan seguir haciendo lo que saben y les gusta, en libertad, en la fiesta de su más grande soledad de dos desde la que conversan con los lectores en su personal lenguaje óptico que plasman en ese tarot de la gastronomía que es su recreacionista revista. CocinaRecreación.

Disfrutar Cookcircus is the freakiest show, es una experiencia en la que juegan todos los sentidos. Give me 5 sents: el dátil-dedo táctil, el ojo-avizor virtual, la oreja-pabellón musical, la narizota-bignose olisqueante y el palato-salivar gustoso. Y también todas las sensibilidades. Un Festín sensorial y pláxtico. Plena exquisitez canalla. Parada y Fonda en el camino del conocimiento y la sabiduría de lo gastró hacia el mito de la Gran Gastronomía y ¡ole!. Is there foodies on Mars? A suivre.

(*With a little help from my friends Alejandro Jodorowsky, Carlos Giménez, David Bowie, Jaume Sisa y los payasos de la tele.)