Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De narices

Del flautista de Baltimore y otras fábulas

Cristina Alcalá
Cristina Alcalá 30/7/2010Comentarios

Baltimore. Robert M. Parker. Abogado “defensor” del vino, (editor de The Wine Advocate), convertido en uno de los críticos más influyentes del mundo. Alice Feiring, Nueva York. Escritora de vinos y una de las voces más sonoras en contra de la parkerización. Una nueva batalla venida de otro continente parece que sobrevuela el mundo del vino. Pero no es la primera ni será la última.

Robert Parker, el flautista de Baltimore

Robert Parker, el flautista de Baltimore

Parker es criticado y alabado por igual. Puede recorrer juzgados acusado de amiguismo mientras recoge galardones por todo el mundo. Francia, uno de los países donde más se le critica, le nombró Caballero de la Orden de la Legión de Honor. Sus puntuaciones hacen temblar al sector del vino, algunos descorcharán su mejor botella para celebrarlo y otros buscarán la manera de que su siguiente añada sea catada por él. En cualquier caso, y como si de  bolsa se tratase, no hay duda que Parker marca la subida o bajada en la cotización de una bodega o, al menos, su proyección internacional.

¿No lo conoces, no te gusta, aún no lo has probado, pues… tiene 98 Parker?.  Reconozco que a veces me supera ese ímpetu con el que algunos cantan los números : 92, 94, 91… ¡línea!, 97, 95, 99… ¡bingo!. En ese momento no sé si tengo que darle la enhorabuena y un abrazo, ponerme de rodillas ante el nuevo elegido implorándole que me venda una botella o salir corriendo. Pero me falta valor y siempre escucho con una sonrisa condescendiente, pienso en que su almacén se va a vaciar rápidamente y eso, en los tiempos que corren, no está nada mal. Las personas a las que más he escuchado hablar de Parker son los  bodegueros. Incluso conozco algunos conversos que han pasado de vanagloriarse de ser anti señor P. a ser su más fiel devoto. Todos quieren llegar a él, darían lo que fuera porque su botella llegase a su casa y fuese tocada por su flauta mágica. Entonces le seguirían hasta el fin del mundo, “encantados” por formar parte de los elegidos.

Otra historia

Alice Feiring

Alice Feiring

Un día, una chica se despierta por la mañana y se da cuenta de que los vinos que le encantan están desapareciendo; “esa pérdida era aún más grave que el hecho de que dejaran de fabricar mi color de pintalabios favorito, el rojo teja”. Así que decidió salir de viaje para averiguar qué ocurría. De este manera y con un aire de cómic y mucha ironía, comienza Alice Feiring su libro. Lleva por título “La batalla por el vino y el amor o cómo salvé al mundo de la parkerización”, y ha sido publicado por la editorial Tusquets en su magnífica colección Los 5 Sentidos.

Detrás de este enunciado se esconde un libro lleno de rebeldía, humor y sentimiento. Ella se presenta como defensora de “los vinos con sentido del lugar, fuerza y con tierra en su interior” frente a los “vinos combinados a lo Body Shop”. Un relato divertido y ameno donde saca a la luz el lado oscuro del vino con nombres y apellidos, y cuenta con mucha pasión cómo son los vinos auténticos, esos que con la fuerza de una heroína busca y defiende. Por supuesto que habla de Parker, pero no es un libro contra su persona, sino en contra de lo que ha supuesto como cambio en el paradigma mundial del vino. Y razón no le falta.

Portada de la edición inglesa del libro “La batalla por el vino y el amor o cómo salvé al mundo de la parkerización”

Portada de la edición inglesa del libro “La batalla por el vino y el amor o cómo salvé al mundo de la parkerización”

Feiring habla de su encuentro con Parker. Conozco a Alice y he entrevistado a Robert en su primera visita a España el pasado año. Comparto con Feiring que Paker es seductor, y además educado, muy profesional y afable; un hombre alto y fuerte que reconoce su pasión por la carne. Así como Alice es una persona observadora, llena de instinto y devoción por sus amados vinos; una mujer pelirroja, bajita y vegetariana.

No creo que Parker sea el lobo feroz, aunque no sé hacia dónde caminan sus incondicionales “encantados”. Creo más bien que es otro producto cultural más con un escalofriante alcance mediático. La globalización del criterio. Un mito creado. Pero las voces satélites del planeta Parker se multiplican en defensa de la diversidad gustativa y el derecho de los consumidores a saborear distinto. Existe un lugar en el mundo para otros vinos y eso lo saben, desde siempre,  aficionados  y profesionales con criterio.

Quizá Parker, y lo que él representa, esté en demasiadas bocas de bodegueros, enólogos y sumilleres, todos hablan, opinan, le temen y le rinden pleitesía. Y así aparece el mito, el best seller del vino, el flautista al que todos siguen.

7 Comentarios

  1. Ignacio dice:

    He disfrutado como nunca con este artículo, se consigue pintar muy bien el paisaje que simboliza estos dos personajes del mundo del vino, quienes nos guste o no, necesitamos.

    Un abrazo!

  2. Richard dice:

    Les felicito por este articulo. Es un punto de vista muy acertado y, a la vez, muy valiente sobre dos personajes del mundo del vino muy polemicos. Personalmente procuro huir de opiniones sensacionalista que dibujan todo en blanco y negro, porque en el vino, como en la vida, lo que importan son los matices. Saludos y enhorabuena por la seccion!

  3. Rocío dice:

    Gracias Cristina por contarnos estas cosas; y sobre todo, por contárnoslas de la forma en la que tú lo haces.
    No sé si al empezar el artículo estaba totalmente de acuerdo contigo… pero te aseguro que lo estaba al cien por cien al terminar de leerlo. Y eso, por algo será.
    Enhorabuena.

  4. Cristina Alcalá dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios sinceros.
    Un saludo de la caníbal, Cristina Alcalá

  5. Raulico dice:

    Genial artículo Cristina, enhorabuena, reflejas como nadie la realidad del vino con una radiante sencillez