Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De narices

Los 10 vinos más caros del mundo – Redacción

Redacción
Redacción 6/9/2010Comentarios

Adjuntamos el artículo publicado por Fernando Martínez en su blog “Diario de un enólogo”.

El número 1 lo ocupan las botellas Château Lafitte cosecha 1787, cuyo valor es de 156.450 dólares (unos 100.578 euros, o un chalet en la playa). Lógicamente, el valor aquí radica en su antigüedad, ya que estamos hablando de un vino que se conserva desde hace más de 220 años. Su origen se ha discutido, pensándose que pertenecía al ex presidente estadounidense Thomas Jefferson.

El segundo lugar lo ocupa la botella Château d’Yquem, también de 1787, valuada en 100.000 dólares. Ya en el tercer puesto de botellas vendidas se ha reducido mucho el valor: se trata de una botella de Penfolds Grange Hermitage del año 1951, cuyo costo es de 50.200 dólares.

En el número cuatro tenemos la botella de 3 litros de Cheval Blanc, que data de 1947 y fue vendida en 33.781 dólares los 750 ml (la botella de tres litros fue vendida en 135.125 dólares, pero en esta lista la revista Forbes decidió equiparar proporcionalmente el ranking).

La quinta botella viene del Château Mouton-Rothschild, cosecha 1945, y costó 28.750 dólares. La sexta en la lista es la botella Montrachet Domaine de la Romanée Conti, que es de 1978 y costó 23.929 dólares. La séptima botella de esta lista es de 1934, la DRC Romanée Conti, y fue vendida en 20.145 dólares.

El octavo puesto lo ocupa la botella Inglenook Cabernet Sauvignon Napa Valley, del año 1941, y su costo es 24.675 dólares. La novena botella, aunque no pueda creerse, es de cosecha del 2003, la Romanée Conti, que costó 4.650 dólares. Y ya vemos que la número 10 de esta carísima lista queda muy atrás de las que ocupaban los primeros lugares, ya que estamos hablando de un Chateau Petrus, del año 2005, cuyo costo es 3.176 dólares la botella, vamos ¡una nimiedad!, Yo como productor debería hablar con esta gente a ver si se animan a comprarme alguna botellita, ya que un pallet de mi vino y su precio entero, se queda casi en la propina que esta gente dispensa.