Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

¡Carne Diem!

Fernando Huidobro
Fernando Huidobro 17/6/2010Comentarios

Tristancho está triste, ¿qué tendrá Tristancho? De sus ojos se escapan lagrimones de pistacho que antes de tocar la vieja tierra se trocan en rechonchos bellotos. Cual Squonk escapado del imaginarium extremaduro, atrapado y llorón, vaga sin rumbo pero con fin por sus extremas dehesas, angustiado por su ser o no ser, mientras en sus oídos suenan las notas de su armoniosa y campechana suite ibérica y en su acuosa y presa mirada se imprime la impresión que contemplarlas causa.

Finca de la Dehesa de Las Bejaranas, que forma parte de los espacios analógicos de Pais de Quercus

Finca de la Dehesa de Las Bejaranas, que forma parte de los espacios analógicos de Pais de Quercus

Alimento del alma para él, comida de gloria para los hermosos cochinos belloteros que, de higos a brevas, habitan y conviven, como su familia que también son, ese onírico lugar fantástico, El País de Quercus, donde ambos disfrutan. Cada uno como lo que es.

Son guarros despampanantes que se pisan su propio papo en su continuo papear, que corretean al trote cochinero de acá para allá, pastando y aplastando la fresca y verde hierba con su negra pezuña de fina caña. Su morro es largo y afilado casi tanto como sus intimidantes incisivos, su tamaño descomunal, su edad añeja, su capa gris oscura, su pelo ralo. Malandan cojitrancos con el tumbao y la chulería de sus tres montaneras entre encinas y alcornoques de troncos descorchados cual botellas desnudas de etiqueta.

Sabios los tres, hombre, animal y árbol, zánganos y desnudos como los hijos de la tierra, se juntan noctivagos alrededor de la Roca del Amador, ibéricos de luna, para aullarle, gruñirle y callar cuando llena se pone. Allí él los acompaña e interroga y les pregunta por sus amoríos y sus largos orgasmos, para así seguir aprendiendo y acumulando historias que luego, reconvertidas por su insondable y mágica fabulación, les recuenta durante mil y dos noches.

Porque él es un contador que todo lo cuenta, cuenta cuentos y fantasías, vivencias y realidades, cerdos y árboles, familiares y amigos, chorizos y salchichones, palabras y gestos, pensamientos y vanidades, costillas de adán y sus secretos, inmanencias y trascendencias. Sí, todo cuenta menos el dinero.

Vive entrambos mundos, el real de La Dehesa y el ficticio de Quercus, indiferenciados, saltando de uno al otro ininterrumpida e irremediablemente, de sol a lunes, de luna a solas, en el claroscuro, en el solysombra taurino, confundido como se funde la grasa infiltrada del secreto al amor de la lumbre, a voces, a chorreones, pregonero de su extremo duro. ¡Ah, la puta realidad, que malita que es!

Realité, crudité, liberté. Esclava liberté, c´est la vie, la vie en verde. De la que gozan en Family Plot desde su casa, “La Tatona”, para manejar desde allí las piaras autóctonas y los clubes de egipcios visitantes que, como nosotros esta vez, nos dejamos caer por allá curiosones, turistones desnortados, a hocicar y husmear en su entorno y sus sanmartines. A mantecarnos en colorao y ponernos guarros, hasta las manitas, de hasta sus andares mondongueros que, con la parsimonia y sapiencia del lugar, apañan matanceras y lozanas hijas pilladas con las manos en la grasa, hasta el codo, por nuestra incordiante presencia.

Lucía un gran sol sobre la gran Lucía y demás anfitriones que trajinaban por la nave matarile de Las Navas, ensangrentaos y destripaos de tanta brega, asombrados tan sólo por el Bello Dolfo, el colgador que cuelga en tó lo alto lo que comen los señores, morcillitas y morcones. Tienen migas, las dan y las toman, esta pareja crumble y adláteres, tantas que Robert Crumb lo hubiera flipao inmortalizándola en sus escasas pero imborrables y comiqueras tiras bucólicas. Personajes animados por la fuerza y el esfuerzo de vivir la vida entre matanzas, así o asao, en sus ibéricas carnes. Y que vuelven a tener por delante las albas páginas en blanco del album donde reescribirse. ¡Carne diem!

12 Comentarios

  1. el pingue dice:

    Ma-ra-vi-llo-so relato. Bravo, Fernando Huidobro.

  2. Brillat Savarin dice:

    Poesía para el paladar.

  3. Marthena Perchthold dice:

    Ma-ra-vi-llo-so relato. Bravo, Fernando Huidobro.
    +1

  4. fernando huidobro dice:

    Gracias por vuestra lectura, lo mas gratificante, y también por vuestros piropillos, lo màs reconfortante.

  5. Javi Antoja dice:

    Huidobro, vaya usted con Dios. Una vez más, ME GUSTA.

  6. sergio chefwear dice:

    Conchuo!!!! eres la ostia!!!! uno que tú ya sabes y el que suscribe esperan, impacientes, una pequeña crónita ignífuga… y no digo más que el resto ya lo sabes. Enhorabuena y un fuerte abrazo.

  7. Fernando Huidobro dice:

    La hice y publiqué el viernes pasado, no se si la habrán colgado los de Mugaritz. También se la remití aquí a nuestro redactor Mr Pau, pero como me imagino que, con razón, estará hasta los cojoncillos del que suscribe y temerá por su puesto si me publica aún más, pues no la has leído, pero tranki tronko que te la mando a tu correito. De todas maneras, no te esperes que te suene nada de lo que cuento porque es que no me acuerdo de ná del peaso bolillón que me agarré. Eso me pasa por arrejuntarme con jóvenes trogloditas como tú y ese otro al que no quiero ni nombrar, y alguno más que al menos tuvo la deferencia de llevarme al hotel y no dejarme tirao cual perra como hicísteis vosotras.

  8. carlos tristancho dice:

    Estimado Fernando , me place tanto leerte y ahora para mi solaz , vas y hablas de mi … Dices que yo cuento cuentos , pues anda que tu …. Bonita cronica , ajustada a los viajes de tu mente y a la fauna local . Siempre admiré a los cerdos ibericos , por lo que comian , por como y donde vivian , por como sabian …. y yo llevado de mi aficion creí saberlo todo de este animal , pero no llegaste tu y me descubriste algo que no sabia , algo importatisimo .. ” Los cochinos tienen unos orgasmos largisimos ” ese para mi fue lo mas grande . Desde entonces mi admiracion por este animal ha rebasado todos los limites y mi intencion es imitarlo en la intencion de evolucionar , hacia un ser mas elevado que en lugar de comer dinero , come bellotas , que en lugar de piernas tiene jamones , que en lugar de en un pisito duerme en la dehesa y que es capaz de prolongar el extasis en lugar de ser exclavo de su propia genetica . Un abrazo Fernando

  9. Fernando Huidobro dice:

    Desde luego Carlos, que masmejó que muchos, son poquitos pero larguiiiiisimos. Nada como ser un cerdo, que además son calvetes. Ya no se de quien escribo si de ellos, de ti o de mí. Total, qué más da. Brazosdedehesa patí y tus gentes.

  10. GPS Ortung dice:

    wonderful post. Ne?er knew this, regards for letting me know. 722459

  11. Fernando Huidobro dice:

    Thank you so much and wellcome to seven canibals

  12. da vinci lawsuit dice:

    695225 840719The book is wonderful, but this review is not exactly spot-on. Being a Superhero is far more about selecting foods that heal your body, not just eating meat/dairy-free. Processed foods like those mentioned in this review aren?t what Alicia is trying to promote. In case you aren?t open to sea vegetables (and yes, I?m talking sea weed), just stop at vegan. 676582