Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

50 Best 2017, catálogo de asombros

Xavier Agulló
Xavier Agulló 6/4/2017Comentarios

¡Wow! Eleven Madison… Pues estoy ahora mismo con varios colegas y todos piensan que el restaurante neoyorquino puede ser todo menos “el mejor del mundo”, por su propia definición. Pero, como me reflexionó Roser Torras tras dejar el puesto de “chair” de la lista, es muy lógico que los restaurantes donde se ha celebrado la gala suban, puesto que ahí han viajado un montón de votantes que luego…

“El año que viene igual vemos a Attica en los primeros puestos”, ríe Chele González (Vask Gallery, Manila), con quien comparto asombros esta noche. Porque la lista 2017 es ciertamente un inventario de asombros. André de Singapur, por ejemplo, con una subida inesperada. Igual que Blue Hill. ¿Qué ha cambiado en estos dos establecimientos este último año? Hum… ¿Y la “recarga” de Francia? No debe ser trivial, para esta ofensiva gala, el cambio que hubo de “chair”, buscando más sintonía del sector francés con la dirección británica. ¿Y qué me decís de lo de Etxebarri? No seré yo quien proteste por la subida de Bittor; pero, y recojo comentarios, no parece razonable que un restaurante monotemático, cuya máxima virtud es el producto en las brasas, esté por encima de, no sé, Mugaritz, local que ya debe por cierto ostentar el récord absoluto de regularidad en 50 Best. ¿Y Elkano? Porque si nos ponemos…

En fin, un año de poco brillo para los nuestros (siguiendo con los comentarios a mi alrededor, nadie comprende ni ahora ni antes como Massimo puede estar por encima de los Roca), con bajadas generalizadas (excepto la subida sospechada de Tickets y la brillante entrada de Disfrutar entre los 100) y un evidente cambio de tendencias. Así y todo, la lista sigue siendo, a mi juicio, un buen termómetro del status quo de la gastronomía mundial, una instantánea bastante realista de lo que hay, independientemente del gusto de cada uno o de las alegrías y decepciones que siempre causan las clasificaciones.

En todo caso, el año que viene la gala será en España, en Bilbao (información consolidada), y a partir de ahí veremos, con fecha 2019, si se cumple la relación geográfica que mencionaba al principio.

Pues oye, ojalá.


Comentarios