fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Atrapallada, los genuinos sabores de Galicia en la mesa de Madrid

Enric Ribera
Enric Ribera 29/1/2019Comentarios

Atrapallada es un proyecto de largo recorrido que empezó en 1978 cuando los suegros de los actuales propietarios, Mari Ángeles AntesQuico Rodríguez, abrieron el restaurante. Desde hace un tiempo, ambos han llevado a cabo una actualización en profundidad de su cocina.

Atrapallada, nombre de origen gallego cuyo significado es “un conjunto de cosas diversas de todo tipo que a la vez son muy recurrentes”, es un espacio de cocina de mercado gallega ubicada en un local de diseño en el paseo de las Acacias, en Madrid.

Su cocina es sencilla pero está elaborada con los mejores frutos del mar del momento, con materias primas basadas en pescados y mariscos frescos, hechos simplemente a la plancha o al horno, sin excesivas salsas. Son platos de toda la vida y con el toque maestro del equipo de cocina.

Atrapallada es un restaurante especial porque es un espacio abierto, con mucha luminosidad. En la decoración, hay una mezcla de madera y cerámica, donde lucen materiales puros y limpios, que con la amplitud y la luz que tiene el local, ofrece un concepto más acogedor.

El restaurante de Quico y Mari Ángeles hace válido que no solamente se puede comer un excelente pescado en lugares próximos a un puerto de mar o lonja, sino que también se puede hacer en puntos alejados de éstos. Atrapallada es un claro exponente de que en Madrid existe una excelente oferta en este segmento de cocina gallega. “Gracias al transporte, hoy en día todo fluye con rapidez. Sí, es fácil encontrar cualquier tipo de género en el mercado central”, señala Quico.

¿Qué pedir?

Una parte importante de los frutos del mar proceden de toda la costa gallega. Muchos proveedores vienen de allí directamente, ofreciendo tanto marisco como pescado. El plato rey de la casa es el rodaballo salvaje hecho a la plancha o al horno. Otros de los bocados que tienen mucha fama en Atrapallada son el pulpo a la gallega; las croquetas de marisco; el rape (pequeño) al horno y también los arroces (a pesar de que estos platos no son eminentemente gallegos tienen mucho éxito entre su clientela). En este sentido, el arroz de carabineros; el de chipirones y sepia; el de rabo de toro y boletus o el de verduritas, solomillo y jamón, gustan mucho a los comensales. Son arroces caldosos muy exquisitos. En el apartado de carnes, no hay que olvidar la carne gallega. Cocinan la vaca vieja con éxito.

Y en cuanto a los vinos…

La bodega de Atrapallada está nutrida de vinos procedentes de las cinco denominaciones de origen gallegas. Se puede disfrutar desde un albariño hasta un godello, un mencía o vinos de coupage de diferentes variedades. El objetivo de los restauradores Quico y Mari Ángeles es ofrecer un concepto de cocina procedente del mercado gallego usando los productos de su comunidad y maridándolos con vinos de la tierra.

El restaurante dispone de diferentes espacios, desde para ocho comensales, hasta de doce, treinta y ciento cincuenta personas. También cuentan con una amplia terraza en la que se puede disfrutar de su restaurante tanto en verano como en invierno ya que está habilitada con estufas.


Comentarios