Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Batida de Bateas

Fernando Huidobro
Fernando Huidobro 15/11/2010Comentarios

Mejillón de Boiro. Ría de Arousa. Octubre de 2010.

La vida de esta ría no es para reírse. Estamos en Galicia, Rías Baixas, en la de Arousa, la grande, todo un mundo in fine, sin fin, un alivio de la brava mar atlántica antes de alcanzar, yendo norte, el finisterre. Desde arriba, en el mirador de La Curota puedes mirarlo, no sé si verlo pues por allá así son las cosas, dependerá de los fenómenos meteorológicos y/o tormentosos que en ese preciso momento pasen por los cielos y por la azotea del mirador que mire.

Mejillón en mano(s) / PEPE FERRER

Incierto mundo de siemprejamás, si es no es y lo que es puede no serlo. “No me crispes” rezan los grafitis muralleros enfoscados de la nueva construcción grisácea del agreste litoral; morriña de la vieja piedra cabaleira y oradada de hitos, mojones y cruces de los Camiños do Santiago que te rodean al juntarse antes de afluir a su destino final.

Estamos en Boiro, orilla norte, pueblín de la compleja ribera, en tierra de lentos eucaliptos, pino, helecho rojo y retamera chesta, castaños también  y grandes laureles más también. Humedad, agua y escasos rayos de sol, maíz para pan y empanadas, xoubiñas, pulpo y berberechos, orujos y bizcochos, chocolate caliente, pan de obradoiro y cachelos. Lo que sabemos de allá, sí, pero por encima de todo ello EL MEJILLÓN.

Preparados para la batea... / PEPE FERRER

Boiro es el sitio, el lugar, donde este molusco lamelibranquio brilla más, sus conchas son más negras y su carne más roja. Su nombre español procede de la cercana Portugal, mexilhao, porque del latino mytilus edulis no lo hemos declinado sino para definir su crianza: la mitilicultura. Sólo hay que echar un ojo a las aguas circundantes infestadas, abarrotaditas, además de delfines, de bateas, para darse cuenta de que el cultivo del mejillón es la industria que allí manda. Y allí nos convocó su Ayuntamiento, con su alcalde y su gente al frente, dando un paso adelante, valientes, en su loable empeño de hacer valer, de dar a conocer su tesoro, esa industria, su saber hacer como mitilicultores, los mejores del mundo.

Son los que más saben de fabricar y montar bateas y armar barcos mejilloneros. Son constructores artesanales expertísimos a los que vienen a interrogar desde lejanas tierras como Tasmanía, para aprender de sus sapiencias, para que les confirmen que nada hay como las tremendas, flexibles y duraderas vigas de 25 metros de eucalipto para montar estas plataformas flotantes. Secretos unidos a la mar que guardan celosamente y transmiten solo entre sí.

El hábitat / PEPE FERRER

Y en barco nos embarcamos, de batida de bateas botadas a esa mar, ancladas con muertos vivientes al fondo de la ría, flotando sobre flotadores y descordando cuerdas a mogollón donde se agarra el primer mejillón con sus aún imberbes barbas. Los que no consiguen agarrarse por los pelos caen a fondo para ser pasto de marisco, carne de cañón de centollos, nécoras y bogavantes. Otros sucumben a chupópteros taladradores como los erizos y las estrellas de mar, sus acérrimos enemigos. Pero los más, a miles, los más enrollaos, van siendo cepillados y recriados, desdoblados y recolgados en las cuerdas hasta su mayoría de edad que alcanzan a los 18… meses. Manejados y trajinados por hábiles manos y ágiles pies que se mueven sobre las resbaladizas maderas barnizadas con chapapote de carbón como antideslizante, terminan sus vidas siendo cargados en barcos mejilloneros que los llevan a buen puerto cercano para su descargue “a cuchara”, su limpieza, depuración y criba antes de su destino final: lata y consumo.

Selección de tapas de mejillones / PEPE FERRER

Empanada de mejillones / PEPE FERRER

Bajo la llamada y estupenda organización de Jorge Guitian (Gourmet de Provincias) los cocineros y restauradores Pepe Solla de “Casa Solla”, los Morán de “Casa Gerardo”, Pedro Martino de “L’Alezna”, Juanjo Pérez de “Cocinandos”, José Cannas “Pepe Vieira” y Antonio Botana de “Pandemonium”, reporteros y blogueros como Pepe Ferrer (autor de las fotos de este artículo), Garbancita, El Cocinero Fiel, Nacho Vázquez, los Glutton Club, José Manuel García de Radio Galega, Montse Fernández de guiarepsol.com y Anna Mayer de lionsandpancakes.com, escribidores y demás gentes de mal vivir que tuvimos la suerte de comparecer, dimos buena cuenta de ellos en su mejor momento, cuando acumulan la benefactora grasilla que los hace más sabrosos, cocinados de todas las formas y maneras habidas y por haber. Fuimos así felices notarios de las tradiciones mariñeiras galegas que regamos con alegres albariños a la par que ganamos nuestro particular jubileo del santo mejillón de Boiro, en amor y compaña.

Fritura de vegetales y mejillones del restaurante Abastos 2.0 / PEPE FERRER