Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad, Opinión

Comunidad Valenciana: comienza la cuenta atrás para el nuevo La Sucursal…¿,Más novedades? ¡Sí!

Lluís Ruiz Soler
Lluís Ruiz Soler 25/4/2017Comentarios

El esperado traslado de La Sucursal a Veles e Vents comportará sin duda una redefinición de su estilo culinario, como el de Karak —la televisiva Rakel Cernicharo— o el de Ricard Camarena, que sigue sin fecha concreta. Hay otras refundaciones en la crónica enogastronómica de la Comunitat Valenciana, además de eventos y noticias.

Valencia Cuina Oberta

Valencia Cuina Oberta

Ya tiene fecha la apertura del nuevo La Sucursal, el tercero desde 1995, cuando se inauguró en la calle Navarro Reverter un restaurante con ese nombre que se trasladó al IVAM, donde obtuvo una estrella Michelin en 2002. Será el 20 de mayo, si el tiempo no lo impide y con permiso de la autoridad competente. Tenía que estar en marcha desde octubre, pero el proyecto se las traía. El Grupo La Sucursal y Heineken se aliaron para aprovechar el impresionante edificio Veles e Vents, un inmueble de titularidad pública con espectaculares terrazas sobre el puerto de València y más de 10 mil metros cuadrados en cuatro alturas, que se construyó como centro de acogida de la Copa América y languidecía tras el fin de la era de los fastos.

Veles e Vents alberga ahora un espacio cultural —exposiciones, conciertos—, un centro docente —la Escuela de Hostelería Gambrinus, las prácticas del grado de gastronomía de la Universitat de València—, un lounge… ¡Y tres restaurantes! Desde el verano pasado, están en marcha Malabar —el de la primera planta, que empezó como bocatería y ha evolucionado para convertirse en un steak house y sigue siendo el espacio más canalla, cosmopolita y portuario de Veles e Vents— y La Marítima: un restaurante de pescados y arroces como los del vecino paseo de Neptuno, pero puesto al día. Y el tercero es La Sucursal, del que hablamos a continuación.

Veles e Vents

Veles e Vents

El neotradicionalismo global

Como decíamos el tercero de los restaurantes de Veles e Vents es el estrellado La Sucursal. Su nueva ubicación girará en torno a una cocina integrada en medio del comedor y su propuesta gastronómica se anuncia como la evolución natural del estilo que inauguró Loles Salvador, matriarca de la saga que ahora lideran sus hijos Jorge, el cocinero, y Javier… el filósofo. Partiendo de la cocina popular —el icónico arròs amb fesols i naps de Loles—, los hermanos Andrés desarrollaron una personal gastronomía neotradicional valenciana que tuvo otra estrella Michelin en Vertical y que ahora se globaliza: los cocineros y restauradores valencianos han salido a conocer el orbe, el orbe los conoce a ellos y su cultura gastronómica ha ganado la autoestima que nunca tuvo para, por fin, ser ciudadana del mundo. Javier Andrés dice que habrá mucho pescado y mucha huerta, y que los platos del nuevo La Sucursal serán muy contemporáneos sin despegarse de la tradición. Lo resume en una idea: cocina “radical”. El adjetivo suena a “partidario de reformas extremas”, pero también a “fundamental o esencial” y a “perteneciente a las raíces”. ¿Cómo se come todo eso? Lo sabremos el 20 de mayo, si Dios quiere.

Otro traslado igual de esperado en València, el de Ricard Camarena al antiguo edificio de Bombas Gens —donde no se fabricaba armamento, sino equipos propulsores de agua para pozos y similares—, sigue sin fecha mientras el cocinero ha abierto delegación de su Canalla Bistró en el Platea de Madrid. Por su parte, la televisiva Rakel Cernicharo sí que culmina la mudanza de su restaurante —Karak— al hotel One Shot Mercat 09. En Alicante, Dani Frías, que se adelantó en unos cuantos años a todos los gastrobares habidos y por haber —antes de abrir La Ereta en 2004— reinventa esa fórmula en el ProBar de la pedanía de Santa Faz. En los confines del Regne, le seguimos la pista a Josep Palomares Jr, que cocina con su padre en el Xiri de Monóvar y ha desarrollado una divertida propuesta globalmente neotradicional para los fines de semana en un comedor anexo al que llaman BiXtró.

Ricard Camarena

Ricard Camarena

De vinos, cocinas abiertas y platos de cine

Hay más cosas en la crónica enogastronómica de la Comunitat Valenciana. Por ejemplo, la XXIX Mostra de Vins, Caves i Licors —y XXVII d’Aliments Tradicionals—, que es el evento más multitudinario y exitoso en torno a la enogastronomía valenciana. También, la decimosexta edición de València Cuina Oberta, con menús especiales a precios ajustados —entre 20 y 45 euros— y con productos del Mercado Central en más de medio centenar de restaurantes de la ciudad, incluyendo los estrellados —Ricard Camarena, Riff, El Poblet— y demás referentes de la cocina local.

Por su parte, el Consejo Regulador de la DO Alicante ha considerado “excelente” la cosecha de 2016, calificación que no había recibido ninguna añada desde 2008. Con ella se ha elaborado el Enrique Mendoza rosado, que señala la línea a seguir —un monastrell de color rosa pálido y más floral que frutal— como ya lo hizo el Vinya Alfàs —un cabernet con tonalidad y aroma de fresa igual de intensos— que ya marcó tendencia en los 90 sin que esta bodega emblemática hubiera vuelto a hacer un vino de ese color.

En Peñíscola se ha presentado el programa Plato de Cine, con el que quince restaurantes ofrecen platos y menús inspirados en las películas y series rodadas allí. La vocación de Peñíscola como localización para todo tipo de grabaciones y rodajes se manifestó por primera vez con el Calabuch de Berlanga en 1956 y culmina por ahora con Juego de Tronos. Incluye El Cid, París-Tombuctú o El Chiringuito de Pepe y hasta una veintena de títulos.


Comentarios