Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Cuatro notas

Cristina Jolonch
Cristina Jolonch 19/2/2009Comentarios

Pregunto a un cocinero poco conocido sobre su inminente cambio de restaurante y me responde que hasta dentro de unos días no puede desvelar el secreto de su nueva ubicación. Dice que si quiero la exclusiva tendré que hacerle un hueco en la portada del diario y me advierte -por si acaso- que lo dice en broma. Creo que seguiré sin cumplir mi sueño de salir corriendo para gritar “¡paren máquinas!”.

La creatividad no tiene límites. Lo afirmaba Michel Guérard en un reportaje de  Pau Arenós en el Dominical. Cuando lo leí me vino a la mente una imagen de Madrid Fusión: algunos de los mejores cocineros del mundo sentados en las primeras butacas del auditorio, micro en mano, defendiendo algunas de sus creaciones más radicales ante las acusaciones de un crítico a quien le parecía que algunos pecaban de dulces, otros estaban mal situados en el menú o combinaban mal los ingredientes. En aquel momento intentaba imaginar a grandes pintores, escritores, directores de cine en una situación similar. Y sentí cierta vergüenza ajena.

No sé cuántos nuevos congresos gastronómicos resistirán los cocineros, los congresistas y los periodistas antes de hartarse. Es el momento de pensar en nuevos contenidos interesantes. De la misma manera que los cocineros trabajan duro para mantener el listón de la creatividad, los organizadores de los congresos deben buscar nuevas fórmulas. Y si no, a otra cosa.

Ramon Freixa ha decidido irse a Madrid a hacer alta cocina creativa y dejar para Barcelona los platos tradicionales. Está muy bien lo del chup chup, pero aún sería mejor que en Barcelona alguien tuviese, para variar, alguna nueva idea.

9 Comentarios

  1. Fernando Huidobro dice:

    Sí, Cristina, fuimos más los que sentimos esa vergüenza ajena y hasta propia porque caramba con los comentarios by the way de los interrogadores. No fue el único momento de este sentimiento durante el congreso, yo llegué a abandonar la sala por no poder aguantarlo durante otro momento “estelar”.
    Pero lo importante es tu premio nacinal: ¡enhorabuena!, bien merecido lo tienes.

  2. cristina jolonch dice:

    Muchas gracias, Fernando!

  3. bareto dice:

    Vergonzoso,lo de madrid fusion no tiene nombre,pagar 600 euros para ver debates,que no son debates,ponencias poco interesantes,documentales con el auditorio vacio,a jose carlos capel, organizador del evento,intentando poner a Josean martinez Alija contra las cuerdas,hasta que salio Adria en su defensa,increible lo de estos criticos a parte de tener que demostrarles que de verdad vales para esto,a las primera de cambio te intentan poner en evidencia delante de 1000 personas,penoso.

  4. xavier agulló dice:

    Muchas felicidades, Cristina!!!

  5. Rémy dice:

    Hola Cristina,
    por si a caso, la gente, los medias, los criticos se han olvidado que este oficio es una profesión manual, artesanal, donde las creaciones se hacen sobre productos vivos, diferentes unos de los demás, que cada zanahoria que sale de la tierra nunca es igual. Que son hombres que transforman para el placer de los demás, que la perfección es una búsqueda eterna que nunca llegará y que solo, cocineros buscamos hacer felices a nuestros clientes. Recuerdo cada día unas frases de Pierre gagnaire para nunca olvidar lo bonito y creativo que es nuestra profesión: “La cocina es como el jazz, con sus notas buenas y malas, con ritmos frenéticos, genialidades, momentos desenfadados, que me disculpen de tanta vitalidad”. No podemos sorprender cada día, pero comer es tan bonito cuando la pasión y la locura guía nuestros platos. En mi humilde casa, me esfuerzo por aplicar y nunca dejar de querer estos fundamentos. Si no me equivoco, que la critica nos deje trabajar con la libertad que necesita este oficio y que feliciten a los que luchan para defender la buena mesa. Animo cocina, la primavera llega… Rémy Lefebvre

  6. lletres i vi dice:

    ¡Touché, Cristina! Un artículo valiente, inteligente y lleno de significado.
    ¡felicitats!

  7. calignasi dice:

    Tal vez el secreto del futuro de los congresos y digo tal vez de una manera muy subjetiva sería algo cercano a lo que los vascos i Andoni organizaron en Donostia la semana pasada. Para mi estos Diàlogos de Cocina si fueron futuro viendo y escuchando el presente (que ahora ya es pasado).
    Yo también escuché, me empapé para ser exactos, de toda esa empanada mental en el buen sentido de la palabra que nos ofrecieron la gran mayoría de ponentes.
    Me sentí pequeño delante de aquel nivel de vocabulario donde la jerga y la expresión rozaban lo sublime y al mismo tiempo sentí un extraño orgullo de ser cocinero, cocinero noble como nos definió acertadamente Carme Ruscalleda en su ponencia.
    Ahí me di cuenta que algunos científicos son capaces de acercar los extremos y hacernos ver un futuro cercano a tradicionales, de autor, vanguardistas y todo tipo de etc. que se nos pueda ocurrir en una misma aula. ! Esto es fantástico, pensé !
    Fueron horarios “heavys” pero razonables: de 10 a 7 de la tarde con una comida ràpida de por medio, eso si casi sin despegarse de la silla. No habia feria, ni stands dudosos, si hasta el Museo del Whisky estaba casi vacio de congresistas….
    ahí si aprendes, casi sin distracciones, todo el mundo en su sitio y yo en el mío.
    no puedo obviar el detalle marujil de deciros mis colegas de asiento: delante Michel Bras, detrás Toni Masanés (que bien que me aconsejaste), a un lado Enric Rovira y Elena Arzak y al otro Pau Arenós. No creo haber visto tantos “popes” juntos en tan pocos metros cuadrados, quién lo iba a decir…. en fin paso de marujeos….
    Un detalle que no pasó por alto: Estaban Roser Torras, creo que justificadamente, Capel y Pep Palau, ojo al dato, digo por lo del futuro….

  8. Juan Robles dice:

    Cristina, leo hoy mismo en el Magazine de La Vanguardia que has recibido el Premio Nacional de Gastronomía , en reconocimiento de la mejor labor periodistica del 2008.

    Muchas felicidades y te sigo leyendo todos los domingos.

    Hasta pronto.

    Un beso.

    Juan Robles
    Editor

  9. Cristina Jolonch dice:

    Muchísimas gracias, Juan!