Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Era Donostia y, sin embargo, no llovía

Salvador Garcia-Arbós
Salvador Garcia-Arbós 7/10/2013Comentarios

La crónica de mis primeros paseos este año en San Sebastian Gastronomika-Euskadi Basque Country

Era Donostia y, sin embargo, no llovía. Ignoro si un vasco puede imaginar lo que representa para un mediterráneo vivir días de sol y calor en Donostia. Esto ya es parte del acierto de avanzar a comienzos de octubre el principal encuentro del mundo de la gastronomía, que comenzó celebrándose a finales de noviembre. Quedabas harto de frío y lluvia. Recuerdo una portada del Diario Vasco en el que se veían las olas llegar hasta el puente de María Cristina.

Josep Roca y Karlos Arguiñano brindan en el escenario.

El congreso 2013 es de los que se deben escribir las crónicas en cualquier terraza, con gafas de sol, café, copa de ron y habano. Uno juega a ser como aquellos escritores vintage vestidos de lino y tocados con un Panamá. ¡Joder qué bien vivían los muy hedonistas!, imagino.

Pongamos que el congreso comenzó en domingo en el edificio central del Parque Tecnológico de Miramon. Comí el último nigiri de atún rojo del Mediterráneo del Grup Balfegó, y estoy dispuesto a certificar que el jamón de Francisco Carrasco de Guijuelo ha sido uno de los mejores de mi vida de entre ibéricos. Era tan perfecto el veteado de este jamón que parecía la camiseta del Athletic, del Atlético de Madrid, del Gijón o, ya puestos, del Girona. Lo tengo memorizado como referencia de perfección. ¿De qué más me acuerdo de la comida de una noche de verano otoñal? Pues de las alubias de Roberto Ruiz, del marmitako de Josen Merino y de la torrija, de Mikel Gallo. Se trata de una torrija con mucha literatura, de la famosa torrija de brioche caramelizada con leche de oveja. Repetí y pido disculpas a los que se quejaron porque no la pudieron probar. Lo siento, volverá a pasar.

De la noche inaugural recuerdo la Spanish burger, de Senen González, de Sagartoki. No ha sido la mejor tortilla de patata de mi vida, por premios que le hayan dado, pero sí puedo decir que es de lo más innovador, original, resultón i genial que me echado en boca en muchos años. Senén ha aprendido de los americanos a innovar y a soñar en convertirse en el rey de la tortilla de patata. Está rica, por supuesto, pero en Betanzos, en Galicia, juegan otra liga, con otras patatas, otra paciencia y más huevos.

Andoni, Pedro, Juan Mari

Andoni Luis Aduriz, Pedro Subijana y Juan Mari Arzak, Foto: @Vadorgarbos

Terminaron la birra, el cava y la cola para los gin-tónic era interminable. No lo podemos achacar a los ingleses porque nosotros también estábamos.

Si la llegada de Pitu Roca, de noche en Donostia fue casi apoteósica, no cuesta nada imaginar como fue el lunes, donde asumió el protagonismo junto a la delegación londinense. El ninot del soldado de la Guardia Real inglesa, realizada por Christian Escribá y Patricia Smith, me pareció estupendo, y cuando Heston Blumenthal comió la cabeza de una pequeña reproducción me pareció todo lo rockero que merece el Gastronomika. Josep Roca hablo de los vinos de el somni y unos cuantos elegidos los pudieron catar. Luego el mediano de los Roca recibió el Gueridón de Oro y más tarde cató, comentó y apadrinó el vino de Karlos Arguiñano, el mediático cocinero de Zarautz que por primera vez aparece en un congreso.

Para mi, lo mejor del lunes de congreso 2013 fue el momento de receso entre cocineros antes de la inauguración. Besos, abrazos y Andoni Luis Aduriz y Juan Mari Arzak besando a Pedro Subijana.

¡Besos!