Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Futuro

Cristina Jolonch
Cristina Jolonch 8/1/2010Comentarios

A mí también me atraen las vanguardias, querido Xavier. Y aunque me parece natural que se apueste por la recuperación de platos tradicionales bien hechos, o que estén de moda las buenas tapas clásicas, quiero pensar que siempre habrá cocinas en las que se arriesgue y se innove.

Hace unos meses Adrià me decía en una entrevista conjunta con Heston Blumenthal, que cada vez serán menos los cocineros que apuesten por una cocina creativa en la que se haga investigación. “Quedaremos sólo unos cuantos, -decía Adrià-, de la misma manera que en la alta costura o en la fórmula 1 son pocos”.

Quienes nos dedicamos al periodismo gastronómico compartimos el convencimiento de que nos ha tocado vivir y contar un momento maravilloso de la gastronomía que nos gustaría que no acabara nunca. Pero no lo sabemos. Ni siquiera podemos imaginar qué ocurrirá cuando en un futuro probablemente menos lejano de lo que muchos imaginan, el máximo exponente de la vanguardia culinaria, el Bulli, pase a ser un sueño realizado y concluido. Quiero pensar que siempre habrá vanguardias y estoy convencida de que los protagonistas de la última revolución culinaria tienen todavía mucho camino por recorrer. Espero que no pierdan nunca la ilusión de seguir creando y sorprendiéndonos.

10 Comentarios

  1. xavier agulló dice:

    Cierto, mi admirada Cristina… Pero tengamos en cuenta que es la F1 -por seguir con tu ejemplo- la que hace que los utilitarios sean cada día mejores, más seguros, más atractivos. Puede haber momentos duros en la soledad de la vanguardia -como en las carreras a día de hoy, con sonadas deserciones-, pero la historia es una aspiración de la que los comprometidos no podemos huir. En todo caso, sé que siempre habrá quien mire más allá del horizonte, porque así es el ser humano.

  2. Gourmetdeprovincias dice:

    En este caso, si se me permite, estoy de acuerdo con ambas posturas, que por otro lado no me parecen tan alejadas. La vanguardia, en esto como en todo, no solo me parece deseable sino absolutamente necesaria. Las cosas evolucionan porque alguien se empeña en hacerlas evolucionar. Y eso es así, en mi opinión, en cocina como en cualquier otro campo. Tenemos el privilegio de vivir una época emocionante y muy esperanzadora de cara al futuro en la que la vanguardia culinaria trasciende lo gastronómico y se convierte en un motor turístico y económico lo cual, dicho sea de paso, viene de perlas -incluso a los más firmes detractores de esta vanguardia- en los tiempos que corren.

    Sin imaginación, sin creatividad y sin riesgo no hay -no puede haber- una evolución profunda y asentada. Ahora bien, creo que del mismo modo que esto es necesario es, al mismo tiempo, cuestión de una minoría. No todo el mundo tiene la visión, las dotes, los medios, la posibilidad o las ganas de innovar y ser capaz de hacerlo con fundamento. Ninguna verdader vanguardia ha sido cosa mayoritaria y siempre ha dependido de una minoría visionaria capaz de proponer cosas no siempre comprendidas en un principio ni mucho menos valoradas por todo el mundo.

    Dicho lo cual, viva el fricandó, la empanada de berberechos y, junto a ellos, el melón sferificado . Teniendo las tres opciones ¿Quién querría solo dos? Si de mis deseos dependiese no habría tres sino 30. Y eso es lo que le tenemos que pedir al futuro, que sigan naciendo posibilidades y que convivan con las que ya disfrutamos.

  3. xavier agulló dice:

    ASí debe ser!

  4. calignasi dice:

    pero lo de innovar creo que se ha hecho siempre, aunque a pequeña escala, por parte de muchos nobles cocineros que sea por constancia o por chiripa han sabido hacer las mejores patatas bravas, o los mejores callos, o aquel bacalao inolvidable o un buen rodaballo los hay en todas las españas de este país. La capacidad de innovar tal como se hace actualmente y que se denomina vanguardia es otro mundo en el que emprendedores o gente con mucha capacidad de trabajo se han puesto su traje de faena y con más o menos suerte están donde están con un aguante y una perseverancia que acojonan y es importante que esten delante y abran camino a todos los demás, pero insisto, como en el post de Xavier, que falta personalidad propia en el planteamiento de muchas cartas de este país. Está claro que todos no podemos ni queremos ser Ferran, Roca, etc… pero si podemos dejar nuestra pequeñita huella en la historia culinaria, eso si, aunque solo sea a nivel local…. luego granito a granito se irà formando esa cultura culinaria y gastronòmica que muchos anhelaríamos que pudiéramoos tener y que de verdad, de verdad que nos hace mucha falta

  5. daniel dice:

    huy cristina con ese comentario ,parece que al bulli le queden dos telediarios,no?

  6. Cristina Jolonch dice:

    A mí me encantaría que le quedaran muchos años… ya veremos, Daniel.

    (redacción de 7 caníbales: ¿podéis corregir la separación de párrafos de mi artículo consultando el original? Gracias)

  7. Brillat Savarin dice:

    Me gustaría ofrecerles “otro futuro”.

    http://brillat-savarin.blogspot.com/2010/01/otro-futuro.html

    Un saludo,

    eduard

  8. calignasi dice:

    pues yo estoy de acuerdo contigo Eduard, me emocionan más un par de huevos de corral bien fritos con unas buenas patatas en lugar de todos los caviares del mundo. Eso si nos dirán que depende de donde y cuando y eso también hay que tenerlo en cuenta que las emociones no saben de espacio-tiempo.
    Eres durillo con algunos, ¿eh? tal vez la visión foranea que tienes sea real, los que estamos dentro del mundillo tenemos más matices…. que le vamos a hacer

  9. Brillat Savarin dice:

    Tienes toda la razón, tal vez soy demasiado duro, y por eso estoy intentando ponerme más a menudo en la piel de los profesionales de la cocina, entender que son muchas las sensibilidades que entran en juego en cada plato… no vaya a ser que termine convirtiéndome en uno de esos “sabedores” que Xavier Agulló tan acertadamente escarnia.

  10. Yolanda dice:

    Gracias ,a quien sea, en este pais podemos disfrutar de una variedad gastronómica mportante,y un dia te apetece unas patatas a la riojana y otro dia te apetece una espuma de mejillòn.Como bien ya habeís dicho es muy bueno que profesionales quieran recuperar la gastronomia y otros que la quieran innovar,amigos tened encuenta que todo avanza y la gastronomia tambièn .que inoven con ètica unos y otros que sigan haciendome el arrocito con leche cremoso cremoso mmmmm….LA DIVERSIDAD ES CULTURA Y EN LA GASTRONOMIA ESPAÑOLA LA HAY Y MUCHO ARTEEEEE