Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Gritos en la cocina

Cristina Jolonch
Cristina Jolonch 12/1/2009Comentarios

De vez en cuando los periodistas podemos asomar la nariz a mundos totalmente distintos y escuchar historias interesantes de gente diversa, sea cual sea su oficio. Yo he tenido la suerte de zarpar con pescadores que me han  hablado de la soledad y el miedo que se pasa en el mar cuando llega la noche, de los compañeros que naufragaron o de la relación de amor y odio hacia su trabajo.  He charlado con pastores en lo alto de las montañas que me han descrito a la perfección la dureza de los días más fríos o la paz ante la belleza de algunos paisajes. He escuchado anécdotas alegres y tristes de vendimiadores,  de recolectores de aceitunas, de bodegueros, de vendedores de verdura o de elaboradores de quesos que viven y trabajan en lugares de los que sus hijos huyeron.

He visitado, por supuesto, tantas cocinas como me han permitido: de esas en las que una sola persona suda la gota gorda junto a la grasa de los fogones y de las que parecen quirófanos en los que un equipo trabaja con movimientos sincronizados sobre el montaje de cada plato. En las cocinas he hablado con chefs consagrados y con aprendices; he presenciado momentos de complicidad y risas pero también alguna bronca. Recuerdo que la primera vez que preparé un reportaje sobre los mejores cocineros españoles me dio por preguntarles si eran tan duros con la gente de su equipo como suelen contar. La mayoría reconocieron ser implacables.

Volví a acordarme de este asunto cuando hace unos días conversaba con un cocinero al que aprecio. Le pregunté sobre un chico que ahora tiene empleado en su casa y me dijo que  es trabajador: “y como decimos nosotros, humilla bien”. Ante mi cara de desconcierto el hombre quiso explicarse. “Utilizamos la expresión cuando nos referimos a que acepta bien las órdenes y las broncas -añadió-,  algo muy importante en este trabajo en el que se viven momentos de terrible tensión”.

Me gustaría pensar que hoy en día la humillación no es una asignatura que haya que aprobar para ser buen cocinero. El mundo de la alta gastronomía es pequeño y los jóvenes que un día tomarán el relevo, de momento andan circulando de unas cocinas a otras. Con ellos viajan los secretos sobre las grandezas y las miserias de lo que se cuece en las mejores casas.

11 Comentarios

  1. pfg dice:

    …la humillación es más propia de la escuela antigua, sin embargo, es evidente e inevitable entre cocineros una relación tensa, locuaz, chisporroteante, vejatoria, macabra y divertida que no todo el mundo entiende o soporta.

  2. Pedro Espinosa dice:

    Cristina, si no me equivoco, la expresión “humilla bien” procede de la jerga taurina y no hay que tomarla literalmente.

  3. Tana dice:

    Cristina,
    hace ya unos años fui testigo de una de esas humillaciones a las que te refieres. El griterío lo protagonizaba uno de los cocineros a los que más he admirado y la bronca se oyó en el comedor donde cenábamos tranquilamente. Nos desagradó muchísimo. También he visto en muchas otras ocasiones cierto trato despótico, también, entre jóvenes. Y a algunos de los mejores que, con sólo un gesto, o con palabras firmes pero sin subir el tono, son capaces de poner firmes y marcando el paso a toda la tropa. Por el otro lado, también se de algunos recién llegados a la cocina que se alejaron de su vocación de puro susto. Será que esta profesión, donde la puesta en escena es tan importante, requiere de mucho rigor y disciplina, y no todo el mundo sabe administrar la autoridad. Por cierto, el cocinero gritón cerró.

  4. Javi Antoja de la Rosa dice:

    Pues yo conozco muchos casos donde ocurre todo lo contrario. También es de justicia decirlo, ¿no?

  5. sami@yahoo.es dice:

    Señores me acabo de enterar Santi Santamaria acaba de inagurar su propio Blog , santisantamaria.com , parece interesante.

  6. ramses dice:

    Que se vaya preparando don Santiago!!!!!!!!!!

  7. silvieta dice:

    Hace los años en que los dinosaurios debían todavía recorrer El Garraf, que mi novio entonces, hoy marido y el mejor cocinero del mundo que trabaja para su familia en exclusiva, pues eso, estábamos celebrando algún aniversario en un famoso restaurante de la comarca, yendo hacia St. Pere de Ribes, El Carnívor, por cierto se llama, pues que no hemos vuelto a ir porque era muy caro…y también porque… pero comimos estupendamente, nunca había probado una salsa como aquella con aquél solomillo, todo regado con buen vino que mi hoy esposo siempre sabe elegir bien, pues eso, se me avinagró el buen vino al oír los gritos y broncazo que, no ya en la cocina, sino en el recibidor o por los rincones del comedor iba el maitre sermoneando a un joven y tal vez inexperto camarero. Nunca olvidaré alquél restaurante y su buena comida, y las copas de plata, pero no me han dado más ganaas de volver, tal vez por lo caro, porque es muy probable que aquél desgraciado maitre no siga allí, ya que, como decía una campaña, la feina mal feta no arriba molt lluny, pues eso, todo lo buena que pueda ser una comida y un buen vino se echan a perder por espectáculos como tales, que aunque el chico fuera torpe, aunque a nosotros nos atendió bien y correctamente, hay FORMAS, SITIOS, MOMENTOS Y OPORTUNIDADES ADECUADAS para enseñar, que se trata al fin y al cabo de eso, ENSEÑAR, DIDACTICA, TRANSMISIÓN DE CONOCIMIENTOS… pienso que aquél pobre chico lo pasó fatal y de ese energúmeno no aprendió nada, que es lo que espero…
    Yo que pertenezco al mundo de la sanidad, lo he visto, como en todos los oficios, y he padecido el broncazo del superior, la humillación, los chillidos sin sentido que te bloquean,,, pero uno debe mantener su dignidad y hacérselo entender a ése que jalea… porque también he visto cirujanos expertos y entrados en años que me recibían en el quirófano con un abrazo, a mí, por entonces una estudiante en prácticas de enfermería, y me daban seguridad y confianza, me abrían sin querer todos los sentidos para recibir toda la sabiduría que atesoraban. Luego, como los buenos médicos, se dedicaba a enseñar a todo profesional que se le cruzara los entresijos del bello mundo de la medicina, como hacen todos los colegas bien nacidos, transmitir al oído y en un susurro el chorro de conocimientos que solamente la experiencia les ha brindado y que nadie es digno de esconder o no publicar.
    no debería convertirse en tradición en ningùn oficio el maltrato, ni aunque sea de broma, recordemos que todo flota en el ambiente, todo llega finalmente al plato, y más aún, al alma del comensal… cuando vamos a comer, no dejamos parte de nuestro ser en el aparcamiento con el coche, acudimos con todos nuestros sentidos y todas nuestras percepciones, por suerte o por desgracia, todo llega….

  8. jaume dice:

    Hay también un factor importante en las broncas de la cocina que es la creatividad. Muchos chefs pueden estar muy enfadados y pegar la gran bronca pero algunos tienen un arte y un saborío que pa que. Ahí van algunas de las grandes frases que he escuchado en broncas de cocina:

    -“Me cago en la tita del nen Jesús”!!
    -Don “creíque” y don “penseque” son amigos de don “tonteque”!!
    -He visto momias en el Discovery Chanel que hacían mejor pinta que esto!! (referido a un conejo sacado del congelador)
    -Me cago en todos los santos en fila india!!
    -Si vamos a este paso mañana me traigo la tienda de campaña y nos quedamos a dormir aquí!!
    -Esto está perfecto para untar con nocilla y tirarlo a la basura !!!(referido a una elaboración)
    -Me cago en…San patrás, todas mis muelas, tus muertos, la pantoja, Dios, etc…

    Y muchas muchas más… Lo fuerte es que se dicen en serio y con ánimo de ofender!! Y no veas si ofenden… Solo el tiempo hace ver éstas cosas con cariño.

  9. Karla dice:

    buen aporte.
    uap

  10. juan dice:

    Ese es el gran problema que tiene esta generación …si..si…la actual que se creen que son genios y no se dan cuenta que todo vamos al baño de la misma forma…de aqui es que estemos con estan gran crisis y los veamos como insulsos que no saben como sacarnos de esta…y todavia nos hechan la culpa.

  11. compare auto insurance nj dice:

    hi and thanks for the actual blog post ive recently been searching regarding this specific advice on-line for sum hours these days as a result thanks 239247