Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

El lujo puede no ser frívolo

David Salvador Ibarz
David Salvador Ibarz 19/7/2016Comentarios

Historia de una comida de estrella con productos gourmet de la asociación Luxury Spain Gourmet. Historia de la relatividad del lenguaje y la gastronomía. ¿Qué es caro? ¿Qué significa mundano? Porque el respeto y la innovación deben premiarse.

Comida en el restaurante Roca Moo del Hotel Omm

Comida en el restaurante Roca Moo del Hotel Omm de Barcelona

Según la RAE, el lujo es “la demasía en el adorno, en la pompa y en el regalo”, una connotación negativa y privativa para el común de los mortales, pero, por ejemplo, según el filósofo y profesor de la Universidad de Sevilla, Jesús de Garay, el lujo también puede ser el exceso en tanto se sale de lo ordinario. Y aquí podemos hablar. Porque el menú degustación -que ideó el chef Juan Pretel en el restaurante Roca Moo* del Hotel Omm de Barcelona el pasado 6 de julio- habló de lujo con entendimiento, aunque la propuesta fuera efímera y sólo degustable ese día. Un menú compuesto por 17 platos erigidos a partir de diversos ingredientes y productos que hablaban de origen, de cuidado en lo que se hace, de respeto; ingredientes y productos englobados en el sello Luxury Spain Gourmet, sólo –creánme- una etiqueta para diferenciar, lejos de la demasía y la pomposidad que les otorga por definición la Academia. 

Fue un almuerzo de comunión. Una ocasión para evidenciar la calidad gastronómica patria que el chef residente quiso plasmar mediante una adaptación de su menú gastronómico Joan Roca. Papaya osmotizada con jamón ibérico Blázquez, ostra de O Percebeiro con gel de cava y Caviar Nacarii Tradición o ventresca de atún Balfegó con guacamole y yuzu. Platos que salían del ingenio del chef y de las virtudes aportadas.

Ravioli de perdiz Orellana escabechada; Nuestro huerto medietrráneo, y sopa de foie con higos macerados en Ysabel Regina

Ravioli de perdiz Orellana escabechada; Nuestro huerto medietrráneo, y sopa de foie con higos macerados en Ysabel Regina

También apareció Nuestro huerto mediterráneo, creación presente en la última carta del restaurante y con visos de continuidad, que añadía un árbol con el Bloody Mare de Gin Mare como fruto. O la sopa de foie con higos macerados en Ysabel Regina, ese brebaje exquisito a base de coñac y brandy, algo nuevo, inexistente, que sirve “tanto para cocinar como para beberlo sólo”, como explicó David Grau, responsable de la empresa.  

Porque cada plato era degustado previa explicación del responsable del producto a partir del cual estaba cocinado. “Ha sido divertido cambiar productos y crear harmonía”, explicó el chef. También los raviolis de perdiz Orellana escabechada, “algo que no tendría cabida en nuestra propuesta pero que hemos intentado cocinar con toda la dulzura del mundo visto el producto que es”. 

El salmón Benfumat ahumado al momento con toques de wasabi y perla de Mojito de Molecular Experience sorprendió por presentación y jugosidad, y su representante en la comida, María Sostres, presumía de empresa: “Somos catalanes pero traemos el producto de donde mejor esté. Se invierte mucho en I+d”, comentaba entre mesas. Después, cordero con romero y miel de artMuria a la espuma de Rey Silo blanco o pichón con anchoas de El Capricho.

Bombón líquido de Vermut Único; Todo el olivo, y salmón Benfumat ahumado al momento con toques de wasabi y perla de Mojito de Molecular Experience

Bombón líquido de Vermut Único; Todo el olivo, y salmón Benfumat ahumado al momento con toques de wasabi y perla de Mojito de Molecular Experience

Cada plato tenía su continuación en la bebida, también de empresas del holding de “lujo”. Vinos de Extremadura de Bodegas Habla o variedades de pinot noir procedentes de Valencia –“es en Levante donde mejor se trabaja la pinot noir en España”- de la mano de Bodegas Hispano-Suizas, cuyo responsable presumía con razón. Para maridar los postres –“Nube” de caprichos de yogurt frambuesa y lichi de Pastoret o petit fours con perlas de Roncafé-, Sangria Lolea, un homenaje a esa bebida injustamente denostada recuperada por la marca zaragozana a base de uvas merlot, cabernet y tempranillo.

Realmente fueron tres horas de comida no al alcance de todo el mundo. No por transcurrir en un día laborable a mediodía, no por celebrarse en las instalaciones de un restaurante con estrella Michelin, ni por la complejidad técnica en la elaboración de los platos. La comida no era abarcable por todos por ello, es verdad; sí extrapolable si nos referimos individualmente a los productos presentados. Estos se encuentran en cualquier tienda gourmet, incluso en bares o restaurantes. Porque la calidad vale dinero y “lujo” es una palabra que posiciona existe la asociación; pero sin ella –o con ella- la comida en Roca Moo es extensible –aunque sea mediante este post- para reafirmar la calidad patria, la investigación y las ganas, el poder de lo nuestro.

Juan Pretel, chef del Roca Moo

Juan Pretel, chef del Roca Moo

“Luxury Spain Gourmet”

Para dejar constancia, los productos presentados y con nombres y apellidos de Calidad “Luxury Spain Gourmet” fueron: Agua 22, artMuria, Balfegó, Benfumat, Bodegas Habla, Bodegas Hispano+Suizas, Castillo de Canena, Caviar Nacarii, Caviaroli, Conservas El Capricho, Erre de Vic, Flor de Sal d’Es Trenc, Gin Mare, Isleña, Lolea, Molecular Experience, O Percebeiro, Orellana Perdiz, Jamones Blázquez, Pastoret, Rey Silo, Vermut Único e Ysabel Regina.

Algunos de los productos de Luxury Spain Gourmet

Algunos de los productos de Luxury Spain Gourmet