Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Provocación

Tana Collados
Tana Collados 12/3/2008Comentarios

En un encuentro informal, el hombre, aficionado a la gastronomía, me contó que ante el objeto de su deseo no podía oponer resistencia. Sentía una atracción irrefrenable; su apetitoso aspecto, quizá la fragancia que desprendía, quizá el momento… se le desataban un sinfín de emociones.Me habló de “un pálpito insistente, una sacudida en la boca del estómago y un vaho que asciende por algún canal interior…” El hombre me confesó que, a veces, temblaba antes y que más de una vez había derramado alguna lágrima de puro goce, después. Ante mi asombro el hombre me confesó que no estaba hablando de gastronomía, ni siquiera de comida. Las sensaciones que me describía, no las provocaba un plato, las provocaba su amada, dispuesta a ser “devorada” como un manjar exquisito. Puede que, simplemente, me estuviera hablando de sexo.

Con esa velada comparación el hombre, interesado en todo lo que se cuece en nuestras cocinas y en las intelectualizadas digestiones posteriores, me reveló que no pretendía otra cosa que provocar el debate, poner en claro ese sustantivo que en gastronomía da para tanto; la emoción. Que la emoción es una alteración del estado de ánimo -por cierto, de igual modo puede ser negativa o positiva- ya lo dice el diccionario de la RAE.

Lo que pretendía el hombre con su relato era trazar el dibujo exacto entre la simple sensación y la emoción. En este pasado año, en el que tanto hemos elucubrado sobre cocina y arte, se ha oído, en más de una ocasión, definir la cocina como una disciplina artística porque ésta es capaz de afectar con igual intensidad todos los sentidos. “Pero eso -me dijo el hombre- eso también lo consigue el sexo y no por ello este humilde servidor se tiene por artista. No, amiga, un plato sólo puede emocionarte si lo pasas por el tamiz del intelecto, si no es así, a lo sumo, te provocará sensaciones, como el escozor en la lengua tras una cucharada de sopa demasiado caliente.”

17 Comentarios

  1. Dumpling d'esqueixada dice:

    Hola Tana, supongo que lo que pretendes con tu artículo, (o no..), es lo que proclama el título del mismo, no¿?¿, pero…, ¿por que no te mojas un poquito?
    Es un debate que todo el mundo evita, …, sobretodo los “profesionales” del mundo gastronómico.
    Al final, lo que nos interesa a los locos de la gastronomía, es oír opiniones, escuchar debates, provocarlos!, leer críticas,.. pero: venga, responde:

    ¿Un plato se puede considerar arte?
    ¿A un cocinero le podemos considerar artista?

    Me interesa tu opinión.., y evidentemente de todo aquel al que le apetezca entrar en este interesante debate.

    petons!

  2. Joan dice:

    Precisamente hace pocos días comentaba semejante diatriba a una persona muy allegada. Dos son los mundos en los que se mezclan pasiones (animales, emocionales, carnales,..en su sentido más primitivo), y que nos pueden ofrecer mayor placer. La comida y el sexo. ¡Y ello no es casual!. Ambas son necesidades vitales, necesarias para la supervivencia animal (somos, sobretodo, animales). Sin sexo no hay especie, y sin comida..tampoco. De aquí que ante descomunales rituales gastronómicos y/o sexuales, consigamos nuestros mayores logros de placer.

    Ambos mundos, la apetencia sexual y la culinaria, se entrelazan en lo básico, en lo emocional y en lo sensual, en lo primario y en lo sensacional. Podemos adjtivar ambos mundos de forma parecida, cuasi idéntica, por las emociones que afloran en ellos.

    Tema interesante, lleno de paralelismos.

    Posiblemente no iba por aquí el artículo de Tana Collados (o quizás sí), pero no he podido abstraerme a su raíz psicológica. A la motivación de placer que puede conseguirse. Podemos reflexionar sobre las sensaciones y emociones que nos provocan, pero imposible razonarlos en muchos casos. Cuando los sentidos se ponen a funcionar en su máxima expresión, es inútil mezclarlos con el intelecto (sin embargo siempre lo hacemos para comprender el porqué). Son planos diferentes (sensación e intelecto), complementarios sí, aunque no es bueno seimpre mezclarlos.

    Salut!

    Joan

  3. Tana dice:

    Querida Esqueixada oriental,

    en efecto, quería provocar el debate, pero no sobre cocina y arte (que llegará) sino más bien entre SENSACIÓN Y EMOCIÓN, para, sobretodo, saber de qué estamos hablando cuando decimos que un plato nos emociona. No es suficiente con la definición de la RAE “alteración del estado de ánimo” porque, como decía el hombre de quien me referia en mi artículo, eso -cierta alteración- también te sucede cuando te quemas la lengua con una cucharada de sopa demasiado caliente. Sigo con Joan…que da argumentos muy interesantes.

  4. Tana dice:

    Joan,

    Si, es verdad, entre comida y sexo hay muchos paralelismos, pero quería poner de manifiesto que, por mucho que un plato provoque la reacción de todos los sentidos ello -sólo- no lo convierte en un objeto artístico; eso lo consigue también el sexo y, bueno… ¿arte?.
    Vuelvo al estadio previo, que lo del arte es más complicado y no se puede liquidar tan fácilmente. En mi opinión, emoción e intelecto SÍ van de la mano. Para que algo -un plato- te llegue al corazón sin duda tiene que pasar por el tamiz del intelecto. Lo contrario es una simple sensación, como la lengua quemada. Te diré más, hoy mismo oía a un sexólogo decir ( lo habrás oído también tu muchas veces) que el principal órgano sexual es el cerebro; cuanto más regirá las profundas emociones.

    Salut, doncs!!

  5. De Meià dice:

    Hola Tana,
    El estado de ánimo, tiene mucho que ver, tanto en sexo como en comida. Muchos clientes, me han dicho después de una comida, haber sentido un orgasmo gastronomico, una sensación mas profunda que el simple placer gastronomico. Creo que lo que un cocinero quiere transmitir en un plato, el cliente, lo percibe si está concentrado al 100%, es un acto reflexivo, “pasar el plato por el tamiz”, además al hacer un plato, pones todo lo que llevas dentro, excitación, fuerza, romanticismo, sensualidad, todo lo que sentimos, lo intentamos transmitir.
    Si realmente, como cliente, llegas a entender a nivel sensorial lo que se explica en un plato, pasas a una dimensión increible de la gastronomía.

    La emoción, se multiplica si la expectativa es grande y se ve cumplida, entonces cuando entra la sensación, buena o mala.

    A proposito del cuina/arte, en los siglos passados, sobretodo el 18 y el 19, los cocineros son considerados artistas, casi cientificos, y si vamos atras en el tiempo, para ser un gran cocinero, se tenia que ser un buen arquitecto, escultor, pintor, etc….
    No digo que ahora lo seamos tmb, pero lo que es sabido, es que es arte efimero,
    NO ME DIGAS QUE NO ES ARTE UNA TRUFA, UN TOMATE MADURADO AL SOL, UN PESCADO RECIEN PESCADO, UN PLATO DE ALTA COCINA CON ESTILO, UN PLATO DE COCINA TRADICIONAL CLAVADO, PARA MI SI QUE LO ÉS.
    El arte transmite sensaciones y emociones, por eso la cocina o la gastronomía lo es.
    Comer concentrado es como hacer el amor, con total conexión con la pareja, sin pensar en nada mas, estando receptivo y abierto a todo, HAY QUE DEJARSE LLEVAR.
    Disfrutar depende de uno/a mismo, de los sentidos y abrir la mente.
    Transmitir el amor, y la pasión, lleva ligado el dejar una parte de uno mismo dentro y eso lo teneis que notar!!!!

    VISCA LA CUINA

  6. Tana dice:

    De Meià,

    apuesto que una de tus películas preferidas es “Como agua para chocolate”. ¿No?

  7. De Meià dice:

    Tana,
    si, es una pelicula maravillosa, done se refleja lo que sentimos en momentos los cocineros, emociones que nos llevan a transmitir mas allà de lo simplemente llano que hay en un plato.
    Hay otra pelicula maravillosa es el festin de Babete, el momento memorable de la cena, que subidón de energía!!!!
    La cocina es un acto cultural, emocional y de transmisión, todo viene de las raices, recuerdo, a mi abuela Adelaida los dias de “Festa major”, nadal, “sant Joan”, “sant Josep”, cocinar desde priemera hora de la mañana y levantarme con todos aquellos aromas, la espiaba detras de la puerta y la veia poniendo tanto amor en ese manjar, que al sentarnos a la mesa, ella ya no comia, decia que ya lo había hecho todo, y al comerlo, la sensación que recorría el cuerpo, es inexplicable, puede estar cerca al que se siente en el momento algido del orgasmo!!!!! Y la caza del iaio Milio, que guisaba con cebolla, vinagre y jamón, en arróz, con trufas, uffff.
    O la Iaia Lluisa, cocinera profesional en casas de barcelona, una cocina mas refinada, pero con esas raices, mi abuelo pagés del prat traia esas verduras maravillosas, que con un simple huevo o un raig d’oli i llimona, se convertian en diamantes!!!! Gracies Iaio Papet.

    Despúes mi madre, en su restaurante, esa cocina sencilla, de un producto increible, viajes a lleida, a buscar cordero, cerdo, trufas, a la lonja a buscar el pescado, verdures del baix llobregat, todo cocinado a fuego lento con el libro gordo de la cocina tradicional heredada, que olores, que sabores, que…… Bien siento que tenia que hacer un homenaje a estas dos figuras que me lo han dado todo a nivel gastronomico además de amor.
    La cocina es sentimiento, amor, humildad, humildad y humildad.

    Otra pelicula genial es ” Un toque de canela”, o mas reciente “ratatuille”, “deliciosa Martha”, hay muchissimas!!!!!!!
    Tana estimar i cuinar van de la ma, si no amas no cocinas, si no cocinas no amas!!!!

  8. Tana dice:

    De Meià,
    tienes que empezar a cocinar YA. Lo que nos estamos perdiendo, en serio.

  9. De Meià dice:

    Si Tana, tienes razon, lo necessito, estoy pasando una penitencia demasiado larga, exactamente 1 año y 6 meses desde que hice mi ultima cena en el excellence de Andorra, seguida de algunas cenas en el excellence de barcelona, formando a Sergi Fernandez, en tecnicas y folosofía.
    Durante este periodo he cocinado para clientes de siempre, y esperando el proyecto de Mon Vinic, que queda poco para abrir y entonces, a seguir el camino de pasión culinaria.
    En la vida, hay momentos de todo, lo bueno, es cogerlos positivamente, tendre la oportunidad de mostrar mis sensaciones, sentimientos, en Barcelona, cosa que hace 6 años que no hago, ya toca.
    Saldremos con un arsenal de buenos productos, de amigos y con un proyecto novedoso.

    Arte, Ciencia, profesión,sentimiento, creo que es una mezcla de todo;

    Artistico; si, en la base de que para confeccionar un plato, te guias por lo que ves, sientes, e intentas transmitirlo.
    Científico; El estudio de los alimentos, rescciones en calor, frio, formas de cocción.
    Profesión; la mejor del mundo, “para mi”

    Visca la cuina

  10. zzzman dice:

    comida?arte?sexo? iguales…???
    venga vale, comemos tres veces al dia como minimo, sin contar las veces que picoteamos o ingerimos algo por mero capricho o provocacion. Si hacemos unos calculos basicos, te salen unos numeros muy curiosos semanales y otros mas altos mensules, de seguro que ningun ser humano abre la boca tanto como se baja los pantalones o hace un garabato en un papel…
    ademas de que comer es una necesidad no agotadora, algo que como mucho te induce cierta “morriña” o sueño lento, el sexo es algo brutal o muy suave, lo que supone gran desgaste fisico, por otra parte el arte como expresion del yo interior conlleva aun agotamiento mental como minimo peculiar…
    y si ya los unimos todos a la vez sale algo que no puede acabar muy bien, cuando se suelen mezclar diversos placeres el error es garrafal…

  11. calignasi dice:

    no es fácil el artículo, en absoluto, yo creo que las emociones en una mesa surgen por sorpresa, tenemos el día inmejorable, estamos en compañía que nos permite estar abiertos a ese flechazo que puede surgir en cualquier momento, en una mesa senzilla o en una de rica, es lo mismo lo vamos a sentir y nos puede dejar sin habla y ser muy maleducados con quién nos acompañe ya que solo esa emoción nos va a embargar a nosotros mismos para que nos deleitemos con esa energía que se nos interioriza a lo más profundo del recuerdo, diría yo también, infantil.
    La sensación, fuera que no sean los profesionales del tema, es otra historia y a veces va ligada a la expectativa que se hace uno cuando se sienta en una mesa, quien lo acompaña, el numero de comensales, la rapidez de la sala y también los personales, que si el personal, que si el banco te dice que estás en numeros rojos etccc ¿quién va a estar por la labor de tener sensaciones? pues solo los profesionales a los que admiro ya que en condiciones a veces muy adversas saben leer m ucho más objetivamente que la mayoría las sensaciones que puedan sentir y ¿las emociones?, ahí si que creo que están igual o peor que todo el mundo, cada día más difíciles de conseguir, aún así hay que ser positivos y esperar que en cualquier esquina……

  12. Spritz dice:

    Hola a Todos/as soy Spritz,
    (pienso que todos/as ya saben lo que es y de donde proviene un spritz).
    Como lo doy por hecho, brindo a todos/as mi nombre con mucha salud.
    Voy al tema que provoca la “provocación” de la Sra. Tana, hablar de sensación o emoción, los paralelismos con el comer y el sexo, como leo que también hay grandes aficionados al cine porpongo volver a ver (si ya lo habeis visto) la película del genial Marco Ferreri, aprovechando para hacer memoria de uno de los más grandes directores italianos de la historia (y muy poco recordado) su desaparición hace 10 + 1 años que nos dejo este genial director de cine y también hacer memoria del genial guionista Rafael Azcona, también recientemente fallecido, ambos crearon en el 1973 la maravillosa pelicula “La gran comilona”, con un casting impresionante de grandes actores que se han ido tambien poco a poco ….. todos se acordaran que fue una película clasificada “S”, todavía teniamos la resaca de la dictadura y me acuerdo la sala donde se podía ver en la calle Trafalgar de Barcelona junto a la Plaza Urquinaona. Os acordareis algunos de la maravilosa charcuteria del Can Porta…Con este humilde homenaje lleno de humanidad, retomo el tema del sentir sensaciones o emociones cuando uno va a comer, todas las opiniones me parecen profundamente interesantes, todos me habeis emocionado especialmente porque me habeis regalado las sensaciones de muchos recuerdos del pasado y sobre todo el hecho de compartir tus emociones y tus sensaciones tanto las pasadas, como las presentes, como las futuras. Para mi hay dos puntos uno….es muy triste comer sólo/a……y el segundo punto, tal vez muy teorético, el compartir la mesa….desde que tengo uso de la razón (casi nunca)…selecciono mucho la compañia a la hora de comer…con intenciones o no, creo que la hora de comer existe como un verdadero acto espiritual, el momento más intimo que te puedes permitir hacer publicamente, cierto que puedes comer sólo/a, también puedes hacer el sexo sólo/a, en ambos casos evidente la versatilidad del ser humano y su polimorfa manera de ser. Mi experiencia personal es que todo producto y su elaboración posee propiedades afrodisiacas, por que lo haces lo haces con amor. El otro día compré y cociné un marisco maravilloso (me obligó la situación de vigilia pascual y varios de los comensales son vegetarianos, pero no radicales, comen pescado), todos estaban felices y contentos no soy nada especial en cocina, pero lo hago todo con mucho amor, algo ocurrió porque una pareja (no vegetariana) en crisis el sexo los resucitó,….al día siguiente cociné una buena tortilla de patatas con chorizo, y el efecto fue todavía mejor…. en cual quiera de los casos, hagas lo que hagas, algo tan importante como el sexo o el comer hazlo con mucho amor…..No se si el tema era este….pero volviendo a la provocación…hace un teimpo leí en internet que un hombre fue devorado por otro en Alemania por que uno le dijo al otro que quería ser devorado, uno penso o no, nunca se sabrá, si se lo decía en serio o no, la cuestión es que ambos el devorado y el devorador eran de absoluto acuerdo……espero que estos también lo hicieran…… al menos con amor.

  13. Tana dice:

    Spritz, ¡Que nombre tan evocador y qué difícil encontrar quién lo sepa hacer ( en mi tierra)!!
    De hecho, más que relacionar sexo y comida (un tema que da para mucho, sin duda) el sexo me servía para intentar –entre todos- dar más luz a un tema de enorme actualidad gastronómica; el de las emociones. Creo que, demasiado a menudo, no hay acuerdo en saber de qué estamos hablando cuando decimos que un plato nos ha emocionado. Por eso lo comparaba con la simple y llana sensación. De hecho, una sensación ( calor, frío, …etc) puede ser la antesala de la emoción, pero ésta, a mi entender, es menos física y más intelectual, incluso, más sentimental. Aunque los sentimientos agudizan los sentidos. Sí, como en el sexo.

  14. zarpini dice:

    Seguro que muchos me tacharán de loco pero donde esté una buena comida… que se quite el sexo, aunque mezclarnos no va del todo mal pero si me dan a elegir, me van a conquistar por el estómago. Saludos.

  15. Tana dice:

    Zarpini, si me permites, no creo que tu elección sea motivada por la locura , ni creo que sea necesario elegir. Primero lo uno y luego lo otro (no, yo no pertenezco al clero para que nada me esté prohibido). Sin embargo, repito una vez más, con el post “Provocación” la voluntad era poner de manifiesto que a menudo, no hablamos de lo mismo cuando manejamos el término “emoción”; un término que genera toda suerte de equívocos. Comparé la gastronomía con el sexo porque no me parece adecuado que, queriendo ensalzar la gastronomía, se diga que es una actividad humana donde intervienen todos los sentidos. También intervienen todos en el sexo. La pregunta es ¿Qué hace diferente el goce gastronómico?

  16. Juan Robles dice:

    ESTO YA NO DA MÁS DE SI.

    Pero antes de abandonar le controversia que se ha creado entre nosotros me gustará manifestar los sentimientos que se me han ido acumulando de manera que antes de poner mi epílogo resumiré las impresiones que en este cambio de opiniones he podido sacar en claro. Y, por supuesto, concretar mi opinión sobre la actitud y personalidad de Santi Santamaría, principio y fin de esta “cruzada”, esperemos que incruenta o lo más liviana posible.

    Gracias a Adrià desde hace años venimos disfrutando de sucesivas oleadas del placer que su imaginativa creatividad nos ha puesto en la mesa y sobre todo en el intelecto. Es y será un espectáculo, casi teatral, que más poderosamente ha sabido comunicar y transmitir en los últimos años.

    Una fuente inagotable de sabiduría.

    Y al otro lado, siempre enfrentado, un tedio opresivo característico de los segundones que se crispan hasta llegar a la agresividad, adueñándose de él en una indeseada metáfora de la irrupción de las pasiones más primitivas.

    Para Santi siempre estará presente Ferran como un espíritu que desentierra sus deseos y esperanzas embozadas en su inevitable envidia y desesperante rutina.

    Realmente estamos viviendo en un mundo y en una época que parece que nos empeñemos en enterrar a nuestros genios, a nuestros héroes por el capricho y la ignorancia estúpida de unos pocos.

    Y si toda esta movida ha tenido como principio, como base, la promoción de un libro, después de tanto esfuerzo y revuelo para conquistar al lector cómplice no desemboquemos en la consabida inercia y letargo intelectual.

    Probablemente, tal vez este tipo de literatura de malos sentimientos, cuando no se queda en pose de malditismo o regodeo en la podredumbre, pueda actuar como corrosivo o dinamita social y profesional entre los cocineros españoles. Pero no va a ser fácil y especialmente si no terminamos todos con este tema que a nadie favorece.

    No quiero dejar de mencionar aquí y ahora que Santi se nos ha presentado como hombre sabio, sensible, y también chismoso, cicatero y alcahuete feliz. Experto en los golpes de azar, de infortunio más que de fortuna que se indigna cuando las cosas no salen como él se imagina o desea y es entonces cuando las circunstancias le empujan a actuar de manera inesperada y casi siempre con fatales consecuencias. Precisamente la fatalidad es uno de los más destacables “fuertes” de Santamaría.

    Como decía al inicio, ESTO YA NO DA MÁS DE SI y desde este momento me propongo y os propongo otros temas de rabiosa actualidad y como anticipo sirva la investigación y denuncias que estoy realizando sobre el uso y ABUSO de los “sms” y los teléfonos 905…. de todos, digo absolutamente todos, los programas y cadenas de la televisión española.

    Hasta ahora lo que he encontrado es totalmente vergonzoso y ya estoy en contacto con las autoridades que deben poner freno a estos abusos.

    Quiero despedir este tramo de mi colaboración en este blog solicitando el perdón de todos los que se hayan sentido agredidos por mis escritos personalizados, contestando, respondiendo a los que me mencionaron.

    Gracias y hasta pronto.

    Juan Robles
    Editor

  17. Visit Us dice:

    oh properly, Alicia silverstone is matured nowadays but when she was nonetheless younger, she may be the sex symbol of hollywood` 205807