Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Sostres desenmascarado

Xavier Agulló
Xavier Agulló 31/8/2011Comentarios

Leo el libelo de Sostres contra David Muñoz (restaurante Diverxo) y no me extraño en absoluto. ¿Alguien se ha sorprendido con el texto de marras? Quien lo haya hecho, me temo, será de la misma calaña banal que el autor… Sostres es un tipo cuya impostada iniquidad literaria está perfectamente diseñada; nada que ver con el periodismo o la veracidad. Subjetivismo, afirma él con suficiencia alegando falazmente la imposibilidad (cierta) de la objetividad. Pero no. Ni tan siquiera se trata de subjetividad.

En el caso de Diverxo que me ocupa, además, me dicen que la invectiva fue inducida por unos problemas que tuvo su fotógrafo con David Muñoz… Es decir, cabreo en el más puro estilo setentero, cuando todavía se usaba el “no sabe usted con quien está hablando…” y el más oscuro todavía “te vas a enterar…”. Tristeza, amigos, por descubrir que, a la postre, no fue el menú sino una pataleta de “niño pijo”.

Pero, atención. A pesar de esta última concreción, no debemos olvidar el fondo del asunto. Sostres no es Sostres. Sostres es un personaje que ha creado Sostres. Una ilusión destinada a medrar en los ambientes periodísticos, a ganar fama y dinero a través de la provocación ciega (“vendiendo” incluso sus propias miserias). De esta suerte, hemos podido leerle textos absolutamente contradictorios, puesto que, como decía, la cosa va de “epater”. Y textos de virulento salvajismo, incluso autodestructivo. Las cabriolas y las piruetas, además, deben ser vertiginosas, puesto que en un entorno posmoderno para deslumbrar es preciso el situacionismo trepidante y la amoralidad instantánea. Anacronismo indigestado de los sesenta… El personaje Sostres es así: vacío y atroz en lo intelectual, alimentado tan sólo por la negación sistemática (o el ataque tóxico) de todo lo que tiene algún tipo de consenso.

Y le funciona. Aunque a veces (muchas) deba pagar la bravata (su leit motiv) dolorosamente exponiéndose como un bufón contemporáneo… Así ha sido en sus dos últimos artículos. Aunque incluso este mismo texto que estás leyendo forma parte de su topología, ya que su “plan profesional” necesita del escándalo, la contestación para subsistir y desarrollarse. Suena, verdad… Sí; Sostres es, de forma volitiva y prolijamente orquestada, el mismo periodismo de los programas del corazón; vale decir, basura.

Pero, como apuntaba hace un momento, los que lo leen y comentan, yo mismo en este caso, somos parte de su “floreciente business” (hasta el momento) madrileño. Efectivamente, Sostres necesita público narcotizado por la trivialidad posmoderna para subsistir, puesto que en realidad nada dice, sus críticas y discursos no son inteligentes, y sus artículos quedan sólo como una sucesión de frases insolentes con el fin de pasmar a los muchos indigentes mentales que fatigan salones y cenáculos.

En un mundo sin incultura aplaudida ni “estupidez concienzuda” el personaje Sostres no existiría. Sólo en este “continuum” fatalmente baladí puede reptar tamaña tontería disfrazada de “polémica” o de “verdad sin ambages”. Es por ello que la infamia verdaderamente lanzada a la “no es personal, tío, sólo negocios” contra Muñoz me parece abominable. Y me lo parece no sólo por la futilidad mencionada, sino por la “ignorancia sincera” del personaje Sostres en lo estrictamente gastronómico y por la falta de fondo conceptual para justificar el escarnio.

En todo este festín de las frivolidades, resulta curioso ver el origen de todo el asunto. Hablo de un artículo periodístico que intentaba “enfrentar” dos visiones gastronómicas aparentemente antitéticas (falsa hipótesis, por cierto), la tradicional y la vanguardista, Sánchez Dragó y Sostres, en el que cada uno de los “protas” llevaba al otro a un restaurante “contrario”. Y, mira, no acabo de pillar este pretendido “formato polemista”. Ambos, además de compartir dudosos gustos sexuales, son la misma hechura, la misma “figura” de personaje diseñado (obviemos el folclore baladí de “lentejas versus esferificaciones”, meramente artificioso) para ganarse el pan con poco o ningún esfuerzo (aunque con gatillo fácil para los insultos).

Todo lo dicho pretende sólo ser un análisis para explicar lo que de verdad Sostres oculta; es decir, desenmascarar al personaje. No, desde luego, una demanda de censura a sus palabras (las del personaje). Riguroso en este sentido el artículo de Víctor de la Serna en la parte de la libertad de expresión, que comparto de forma entusiasta (igual que su matiz sobre la diferencia entre la crítica a un restaurante y a una persona). No sería yo quien, sin embargo, le entregaría papel y espacio mediático a un personaje tan inicuo (su barbarie es, precisamente, su motor de financiación). Coincido asimismo con Víctor en la excelencia de Diverxo (puedes consultar, en 7canibales.com, un par de artículos míos al respecto: 1 y 2), uno de los restaurantes más sugerentes, provocativos, emocionantes, lúdicos y gratificantes de España. Con argumentos conceptuales y culinarios contrastables, no a partir de una literatura de la injuria “por la cara” donde se llega a decir, sin ningún argumento, que Dios jamás llamaría a su vera a David Muñoz.

Yo no creo en Dios. Ni Sostres. Pero me temo que él (el personaje), en ese entorno divino que, esto sí, atribuye fanáticamente a Ferran Adrià, sería de los arrojados a la Gehena y el rechinar de dientes.

30 Comentarios

  1. Javier dice:

    A veces hay que hacer oídos sordos a palabras necias. Cualquiera que haya tenido la suerte de estar en Diverxo sabe que el artículo de Sostres era una ridícula pantomima.

  2. xavier agulló dice:

    Cierto, Javier… En realidad, lo de Sostres no tiene nada que ver con la gastronomía, como creo que matizo en el texto. Gracias por tus comentarios.

  3. Marcos dice:

    A quien se debe criticar no es al personaje, que bastante tiene con SER. Sino al medio que le da pábulo y cobijo en un blog a tan notorio cafre. de El Mundo es también de revisárselo.

  4. xavier agulló dice:

    En todo caso, Marcos, yo siempre defenderé la libertad de expresión y los medios que la fomentan, aun a riesgo de, como bien dices, soportar personajes de dudosa honorabilidad. Pero, y esto es lo importante, todos deben tener derecho a decir y opinar. Muchas gracias por tu comentario…

  5. Iñigo dice:

    Me pregunto, por qué no levantates antes la voz cuando todavía estaban enterrando a Santi Santamaría, y un tal Sostres escribío un artículo demoledor en el Mundo sobre él ,¿te molesta que le guste Adría?.o ¿o no es de buen ver decir que a Sostres está en la órbita de Adría?…ya has tardado xavier….

  6. Paco Morales dice:

    Tesón , ingenio, talento, dejarse la piel, mil horas al dia.. Sacrificio, honestidad, sensatez, creatividad… Puedo estar toda la noche hablando de los valores de DiverXo de líder y equipo. Que fácil es hablar así cuando no tiene nada en juego David y Angela con su equipo se dejan la piel con su camiseta con la de DiverXo , creo que han demostrado durante mucho tiempo que David es un numero uno. No dedico ni un segundo a este personaje. Viva la ley de expresión !!! A que precio? Saludos

  7. xavier agulló dice:

    Apreciado Iñigo: mi respuesta al articulo de Sostres sobre Santamaría (con el cual, como debes saber porque es notorio, tenía una pública enemistad) fue justamente el obituario que publiqué en El Mundo, donde no me cortaba a la hora de explicar sus “miserias” pero sin ser irrespetuoso con la persona. En cuanto a lo de Adrià, es todavía más notorio que no sólo es la persona que me hoizo aprender y brillar con la gastronomía, sino que lo cuento como uno de mis amigos personales. Hasta ahora, Iñigo, actué desde el olvido (la mejor técnica, creo, para desactivar a los “provocadores profesionales”); pero quizás éste era un buen momento para desenmascarar al farsante… ¿No crees? Y muchas gracias por tus matices…

  8. xavier agulló dice:

    Verdad, Paco, verdad… Todos conocemos el enorme sacrificio de David y Ángela por llevar adelante un concepto que, como muy bien apunta Víctor de la Serna, ya es universal… Sostres, obviamente, no sólo es un “faux gourmet” sino que, como se ha sabido, lanzó todos aquellos improperios por un problema con su fotógrafo el día de autos… Lamentable, Paco… Así y todo, sí, tío, la libertad de expresión por encima de la ignominia… ¡Abrazos grandes!

  9. petruscony dice:

    no simpatizo para nada con el impresentable de Sostres…pero en esta ocasion,le doy toda la razon…para pagar 200 euros hay que ofrecer mucho mas empaque como restaurante…no solo platos “grandiosos”,de los que discrepo,sino una puesta en escena mucho mad acorde

  10. xanty elias dice:

    creo que tus palabras son acertadas, y bien escritas, ahora pienso que sostres, pasó por la television de pasada, que se le ve el truco. es decir, su realidad (la contada, escrita por el mismo) debe pasar por su embudo propio, es decir no sabremos realmente que pasó en dicha comida, y hasta que punto se elevaron los tonos.

    quizas el durante la comida no dió la mas absoluta sensacion de estar en desagusto, sin embargo, puede tergiversar su “vision” que como nadie en absoluto puede contrastar pues no tiene oponente. en tal caso el unico oponente sería el nombrado , david, que gracias a su trabajo y el puñetero articulo de sostres, han tenido una gran difusion mediatica. (todo hay que decirlo).

  11. xavier agulló dice:

    Petruscony… Estoy en desacuerdoi contigo en la mayor. El precio, justamente, debe marcarlo la creatividad, el trabajo de una persona, jamás el continente (entonces hablaríamos tan sólo de “lujo”). Cuando adquieres una obra “artesana” creada por alguien, el precio dependerá siempre de lo qué considere este alguien, que es quien lo ha pensado (no sabremos si ha estado un año entero pensándola, por ejemplo) y elaborado (no sabremos si le ha costado pocos o muchos sacrificios, por ejemplo). Así pues, y desde la libertad de “comprarlo” o no, el creador tiene todo el derecho a valorarse como mejor le parezca. Lo otro, la ostentación, el servicio de luxe, etc., es otra cosa, ¿no crees? Y, bueno, dicho esto, vas a Diverxo si quieres, y si no quieres, no vas. Yo, desde luego, soy de los que sueño siempre en volver. Pero entiendo otras opiniones como la tuya (que no insultos). Muchas gracias.

  12. xavier agulló dice:

    Lo de Sostres, Xanty, creo haberlo explicado en mi artículo… Aparte de la pataleta por un problema que hubo con el fotógrafo que lo acompañaba (no le dejaron hacer las fotos en directo para no molestar a los otros clientes; de hecho las fotos se hacen siempre aparte), hay el afán de escándalo, que es lo que ha conseguido. Él, Sostres, vive de eso… Y, oye, David jamás pidió esa “publicidad”; es más, te puedo decir que es un cocinero muy poco dado a publicidades y circos, porque se dedica cien por cien a su pasión que es su cocina. Muchas gracias.

  13. CALIGNASI dice:

    ya se que no es hora de hacer ningún mitin pero si fuèramos todos a una a este tio no habria que dejarle entrar en ningún restaurante, yo todavia tengo fresco el maldia que aguantaron en La Fonda Xesc ( 1 estrella miche ) con su habitual mala educación y el consecuente artículo que los dejó hechos polvo, frases como “el suelo del comedor se parecia al de una sauna gay…” este tío es homófobo, no? y otras incluso de mayor calaño es para abofetearlo mil veces aunque sea sólo de manera virtual, por el hecho de no comer bien, uno puede criticar hasta las entrañas de quien le defraudó? viva la libertad de expresión, pero esto lo es? hasta donde llega ésta? es jodido estar en la cuerda floja entre lo que podrias desatar y lo que hay que contener… tal vez algún dia alguién no se contenga y nos sabrá mal que haya pasado pero el labio tal vez se mueva en una mueca de agrado…..
    ignasi

  14. xavier agulló dice:

    Hombre, Ignasi, por mucho que sepamos que Sostres insulta como “modus vivendi”, y por mucho que sepamos que es fóbico a todo lo que le puede reportar, por escandaloso, rédito de fama y trabajo, creo que no debemos dar ni un paso atrás en la defensa de la libertad de expresión… Nosotros, Ignasi, no somos como él… ¿No te parece?

  15. CALIGNASI dice:

    sólo faltaria, ser como él…. uno puede criticar profesionalmente pero si la cosa raya en lo personal es que el escribe está jodido mentalmente y entonces tal vez el psiquiátrico seria mejor domicilio… Seguro que no me viene a ver a mi ya que seré puede que sea el primero que le cierre la puerta en las narices y soy criticable como el que más que para eso tengo una puerta abierta al público pero todo tiene un límite y no hace falta ser primitivo para opinar así, sólo un poquito apasionado y ya está. Los de Diverxo, adelante que no ha sido nada, “endavant las hatxes” decimos por aquí

  16. petruscony dice:

    Creo,querido Xavier,que ese es el problema.Valorar a un cocinero o a un sumiller como alguien con un talento”divino”.Tener buen gusto,conocimiento o intuicion en la cocina o conocer con exactitud el tiempo que lleva la gamay en Vosne Romanee ,no es equiparable,para mi,con cualquier otra rama en la que si creo que la palabra arte cobra mucho mas sentido…no crees que Picasso se ofenderia si le comparasen con Ferran Adria???

  17. xavier agulló dice:

    No es que esté pirado, Ignasi, es que su “profesión” es humillar a los demás…

  18. xavier agulló dice:

    No; no hablo de cocineros ni de pintores… Hablo de cualquier persona que “cree” algo… En su derecho está de pedir lo que le venga en gana, ¿no?

  19. León dice:

    Salvador Sostres es un testigo que mide perfectamente el nivel (o la dinámica, que habrá a quien le suene mejor) que estamos alcanzando en el país: pareciera que ya no es posible profundizar en el enmierdamiento general, pero es sólo la percepción de ilusos optimistas; siempre llega un elemento/a como este señor y nos demuestra el grado de envilecimiento que somos capaces de tolerar. Sólo hay que encender la tele o enchufarse a Internet y zas, ahí están los ejemplos a seguir para alcanzar las cotas más altas de miseria. Políticos, periodistas, deportistas, famosos… Y no creo que la culpa sea de los sostres que campan a sus anchas buscándose un pasar más o menos bueno. Al fin y al cabo si no se dedicaran a lo que se dedican, a venderse sin pararse en consideración alguna, es probable que fueran incapaces de ganarse la vida “honradamente”.Los auténticos responsables de las conductas de sus soguillas son los que incentivan y premian los comportamientos miserables como los del individuo de marras. El tío que decide qué se publica y qué no, el que a la primera barrabasada que hiciera en su día el bueno de Salvador no le puso en la puta calle mientras le metía el finiquito por el culo. En general, quienes verdaderamente obtienen un beneficio suculento con estas cosas, y no las migajas que lanzan a los sicarios que ejecutan sus órdenes. Y en lo particular, el Editor/Director que pontifica los domingos y presume de pasear en yates de individuos que se dedican a espiar para obtener noticias, sólo porque quieres venderles tu ruinoso negocio. En fin, que todo es una mierda y que a gusto me he quedao… Ah, y si yo fuera un empleado cualquiera de Diverxo, a este imbécil de Sostres le metía una demanda ya mismo por injurias y por andar aventando infundios de forma más que notoria.
    Gracias Xavier por el espacio para el desahogo. Me gusta mucho tu blog.

  20. xavier agulló dice:

    Muchas gracias por tan preciso análisis, León…Esta página pretende justo esto.
    En realidad, Sostres ha sido echado de varios medios, como supongo ya sabrás. Así y todo, debo decir que me puede más el derecho -a mi juicio inalienable- de cualquier periodista o editor a pronunciarse sobre cualquier tema que el asco o tedio que pueda sentir por determinadas opiniones, falsas “aposta” y egotistas, como la que nos ocupa. Creo, León, que es bueno que los editores den voz a quien crean más conveniente; ahora bien, si me preguntas a mí, mi elección sería otra. En esta misma web donde estamos hemos hecho una elección, la que nos ha parecido más interesante; pero, afortunadamente -piénsalo-, existen muchas otras maneras de verlo. En ciertos “ataques”, no obstante, quien debe decidir si proceden otras medidas es el estamento jurídico. Aunque soy de los que tengo mucha manga ancha con la libertad de expresión, circunstancia de la que me sirvo, lógicamente, para mis propios textos. Debemos defender todas las opiniones aunque algunas nos repugnen, León, porque si no… Um, ya sabes donde lleva ese camino… Muchísimas gracias por tus reflexiones, que nos han hecho pensar a todos los que compartimos este espacio. Más gente como tú hace falta para salir de los pantanos intelectuales a los que nos quieren arrojar todos los Sostres de este mundo…

  21. CALIGNASI dice:

    que bien León, que bien….:)

  22. León dice:

    Gracias a ti Xavier, y gracias a Ignasi. Sobre la defensa del derecho a emitir cualquier opinión, por asquerosa que sea, podríamos discutir, y de hecho se discute. A veces pienso que la libertad de expresión obra como una suerte de ley del embudo con la que se manipula a las audiencias narcotizadas y acríticas. El panfleto de Sostres no es la ocurrencia de un chalado, sino que tiene un objetivo bien pensado y está bien dirigido a su consecución. Identifica a los consumidores de una determinada cocina con pijos, snobs, excéntricos y, sobre todo, ricos ociosos que dilapidan el dinero en chorradas estériles Es mi humilde opinión que pretende contribuir, de manera groseramente oportunista, a crear un estado de opinión enfrentado a la cocina de vanguardia, que no sólo es una expresión de genio individual sino el germen de lo que podría ser una industria potente, y no lo será porque su desarrollo entra en conflicto con circunstancias e intereses más poderosos. Apostaría a que Adrià tiene una idea de a qué me refiero.

    Aunque concedo que sin ese derecho aún sería más fácil el dominio de unos pocos sobre la mayoría, no puedo evitar el lamento por un país en el que Salvador Sostres tiene una ventana desde la que dispensar su bilis a tutiplén y una audiencia inerme que compra sus argumentos tramposos y torticeros, simplemente porque carece de una mínima capacidad de análisis que les ha sido hurtada aún antes de disponer de ella. Un energúmeno como este, con semejante falta de talento y escrúpulos, en un país escandinavo estaría haciendo cola en un comedor social, o en la cárcel.
    Y no abuso más de tu hospitalidad. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  23. xavier agulló dice:

    No, no… Inch’Allah hubiera más mentes inquietas, inconformistas, amplias y finas como la tuya. Y ojalá gastaran un mínimo tiempo en compartirla con los demás como tu estás haciendo. No podría estar más de acuerdo en cada una de las palabras de tu último pensamiento. La cosa, León, reside justo ahí: parece que nadie sabe -o no puede o, peor, no quiere- lo que hay detrás de los artículos de Sostres. Yo también opino, y así lo dije, que me resulta doloroso ver como gente de esa naturaleza embaucadora dispone de nicho mediático, pero… No voy a criticarlo porque amo la libertad por encima de todas las cosas. Lo verdaderamente espantoso es que hay alguien que está en el otro lado. Eso significa, como apuntas con precisión, un nivel inconcebible de ignorancia, y de ignorancia activa, puesto que con las herramientas disponibles a día de hoy debería ser sencillo formatearse una mínima opinión crítica; aunque, como es bien sabido, el exceso de información genera desinformación. Largo será el camino, León…

  24. Jorge Guitián dice:

    Lo de Sostres pervivirá mientras sigamos bailándole el agua y animando sus polémicas. Ese jugar a periodismo de investigación que destapa la verdad oculta de la alta cocina me parece insultante para la gente que le esta poniendo al asunto miles de horas, una inversión económica importantísima y tanto esfuerzo. Acepto, por supuesto, la crítica negativa, pero la argumentada, la inteligente, la que te dice qué falla, no la que dice “algo falla” y no va más allá. Y mucho menos la que entiende que criticar es demoler. Ese no es mi juego, así que a Sostres, en este caso, como en otros anteriores, ni caso. Eso a lo que juega no me interesa.

  25. xavier agulló dice:

    Ni a mí… Pero quería explicar la realidad que su personaje oculta. Y a partir de aquí, la nada… Gracias por tus reflexiones, Jorge, siempre enriquecedoras.

  26. Zorzal dice:

    Lo siento Xavier, pero creo que tu i sostres no estais tan lejos.

  27. miguel zandundo dice:

    Xavier, estoy contigo en todo y con el artriculo de La Serna también. Falta cultura y sobra protagonismo a cargo del lector. al malo, maldad. Y al bueno, bondad. Un abrazo.

  28. xavier agulló dice:

    Muchas gracias, Miguel… Y al farsante, olvido…

  29. Marc dice:

    Con tanta descripción y borrachera de adjetivos, aún nonsé que ha hecho o dicho el Sr. Sostres. Te encanta leerte imagino…

  30. Ria dice:

    Proswpika, tha xekinousa me ena “yoo-hoo, I’m back!”. epiedh omws esas den sas kovw gia toso hai houi, dhlwste apla ena “Parwn” kai peraste kateutheian sto prokeimeno.sas filw.