Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Tres experiencias gastronómicas imprescindibles para disfrutar este verano

Carme Gasull
Carme Gasull 27/7/2017Comentarios

¿Qué tienen en común un búnker, un monasterio y una azotea? Muchas más cosas de las que te imaginas, especialmente en verano. Si buscas experiencias gastronómicas estivales diferentes por tierras catalanas estas tres pueden interesarte.

Degusta les Punxes

Degusta les Punxes

Bajo el lema ‘Una historia de los sabores y los aromas en Sant Benet’, el proyecto Món Sant Benet, en Sant Fruitós de Bages (Manresa) —que celebra, por cierto, su décimo aniversario— recupera este verano la memoria enogastronómica del monasterio del que toma su nombre con una cena al aire libre y una visita especial al monumento.

Este interesante viaje por la historia empieza con la degustación de un menú integrado por recetas inspiradas en el pasado medieval del lugar, como el Vi Piment, un vino con pimienta del siglo XII, elaborado según los tratados del médico Arnau de Vilanova, o la salsa Almadroc, extraída del primer libro de cocina catalana del medievo; así como por recetas burguesas de principios del siglo XX, entre ellas, readaptaciones de platos del cocinero manresano Ignasi Domènech, considerado el pionero de la gastronomía catalana moderna.

De Domènech son la Ensalada Raquel Meller, un homenaje a la actriz Francisca Márquez López (1888-1962); el Bacalao del excursionista, receta extraída de su libro El carnet de cocina del excursionista (Editorial Quintilla i Cardona, 1930) y el Redondo de conejo con su jugo del Pla de Bages, receta tradicional de ésta su tierra, entre otras propuestas.

La cena es la antesala a una visita nocturna guiada por los diferentes espacios del monasterio (la bodega, el claustro, el antiguo refectorio…) durante la cual se descubre qué comían y bebían sus habitantes: los monjes benedictinos y la familia del pintor modernista Ramon Casas, puesto que fue su ‘casa’ de veraneo.

La experiencia incorpora sugestivas vídeo instalaciones creadas para la ocasión y se completa con pequeñas degustaciones que se ofrecen a lo largo y al final del recorrido. Las sesiones se realizan los jueves y viernes de agosto y septiembre, hasta el día 8. Para participar en ellas es indispensable reservar previamente. El precio por persona es de 36€  y de 18€ para niños de 5 a 12 años.

 

Cenas en Món Sant Benet

Cenas en Món Sant Benet

La Casa Terradas, más conocida como la Casa de les Punxes, en Barcelona, estrena este verano ‘Degusta les Punxes’, una propuesta que pretende fusionar la historia, la arquitectura y el arte modernista de este céntrico edificio de la Ciudad Condal con productos y elaboraciones con acento catalán.

Un magnífico ‘castillo’ repleto de simbología, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch y de artesanos como Enric Monserdà y Alfons Juyol, que vale la pena descubrir y (re)conocer ahora que la casa está abierta al público, local y foráneo, tras permanecer más 100 años cerrada.

En este caso, la actividad empieza por la visita guiada, en el exterior, continua por la planta principal del edificio y finaliza en la azotea con una degustación. Durante el recorrido se introduce al visitante en el contexto de la época en la que se proyectó, se explica la historia de la familia Terradas, quién la mandó construir, y se incide en todos los detalles del edificio: fachadas, forjados, vidrieras o cerámicas, en particular la que hace referencia a la leyenda de Sant Jordi.

La experiencia también incluye museografía y proyecciones audiovisuales que buscan la interacción con los visitantes, culminando con un aperitivo en la terraza rodeados de 6 características torres puntiagudas (les punxes) que inspiran su pasado medieval. En el menú se pueden degustar platillos que incorporan ingredientes locales como quesos, embutidos o aceite de oliva virgen de Les Garrigues, y elaboraciones típicas catalanas como escalivada o salsa romesco.

La propuesta gastronómica parte de la misma casa, en concreto de la Vermutería Matalaranya, situada en la planta baja del edificio, con acceso directo desde el exterior.

‘Degusta les Punxes’ se oferta, bajo reserva, los viernes, sábado y domingos en diferentes horarios e idiomas. Ideal para grupos, calculan un mínimo de 8 personas para realizar la actividad y un máximo de 20 para garantizar la calidad de la misma. El precio por persona es de 29€.

Viñedos de la Cooperativa Agrícola de Garriguella

Viñedos de la Cooperativa Agrícola de Garriguella

Nueva es también la experiencia enoturística ‘Vinos & Búnkers’, un maridaje de naturaleza y cultura impulsado por la Cooperativa Cooperativa Agrícola de Garriguella, una de las cooperativas vitivinícolas más arraigadas y con mayor tradición de la Denominación de Origen Empordà, ubicada en Garriguella (Girona).

Esta singular experiencia vincula el patrimonio de los búnkers de la post-guerra que se conservan en la zona —hasta 380— con la tradición vitivinícola que los rodea. Un patrimonio localizado e investigado en el libro Recorrer la Garriguella fortificada. Descifrando los búnkers: arquitectura y paisaje, de la arquitecta y vecina del municipio Adela Geli Anticó, con quién han diseñado la ruta y quién se encarga de descubrirla a los visitantes.

La actividad empieza por la mañana, en la agrotienda de la cooperativa, con una breve introducción histórica audiovisual que desvela por qué hay tantas construcciones de este tipo, por qué aquí y el por qué de sus formas. Con la teoría aprendida, el visitante inicia una ruta a pie de baja dificultad entre viñas y búnkers donde también se le dará a conocer un proyecto que pretende instalar colonias de murciélagos en estos refugios para fomentar el control biológico de plagas y mejorar la biodiversidad de la viña.

De vuelta a la coooperativa, el itinerario finaliza con una degustación de algunos de los vinos elaborados en las viñas visitadas, como el Dinarells blanco, el Puntils rosado y crianza y el Selecció de Gerisena, un tinto galardonado con una medalla de plata en la última edición del concurso Grenaches du Monde, que se acompañan de pan con tomate y queso.

La actividad se lleva a cabo en grupos de 20-25 personas los domingos de agosto (excepto el domingo 20), previa inscripción, y no descartan alargarla en el tiempo si tiene éxito. El precio por persona es de 12€, de 5€ para los niños de 7 a 14 años y gratuito para los menores de 6 años.


Comentarios