Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Receta Express

Joyas prestadas

Víctor Oller
Víctor Oller 15/4/2013Comentarios

ESCAROLA / BACALAO / GUISANTES / FRUTOS SECOS / CITRONELLA

Ensalada de las ‘joyas prestadas’

Nos gusta, y tenemos la costumbre, las personas que cocinamos habitualmente, ir probando y picoteando aquellos ingredientes que tenemos por la cocina para trabajar. Bien sea lo que estamos elaborando nosotros mismos o lo que algún compañero de partida está manipulando en ese momento. En esta época que pelamos guisantes, quiÉn se puede resistir a llevarse a la boca unos pocos crudos para amenizar tan monótono trabajo. O cuando te acercas al pastelero y está tostando piñones, avellanas o almendras. Quien no pellizca unos pocos. Cuando tenemos que abrir berberechos, mejillones o probar si el bacalao ya está a punto de sal. Quién se puede resistir a robar de manera clandestina una pequeña joya.

Es por eso que esta ensalada me recuerda al disco de Niña Pastori en el que recopilaba las joyas musicales que a ella le “llenaban”. Bajo este criterio y en forma de juego, he ido fijándome en qué ingrediente se iban “robando” unos compañeros a otros, y este ha sido el “disco” resultante.

Poca explicación necesita una ensalada en la que todo es crudo. Salvo el aceite de citronella que hemos infusionado, y que realmente es la única aportación externa al experimento. Lo que sí puedo hacer a modo de presentación de banda musical, es ubicar en qué lugar ha sido robado cada uno de los componentes:

Guisantes: Partida de entrantes calientes. (Nadie los quiere limpiar pero sí probar)

Bacalao: Partida de pescados (Con la excusa del punto de sal, todos pellizcan)

Ciruelas: Partida de carnes (Las sustraía el único con estreñimiento. JeJeJe!!)

Pasas: Pastelería (Sólo robaban las que no tienen pepitas. ¿Curioso?)

Escarola: Cuarto frío (Pillamos a la cocinera comiéndose unas hojas)

Citronella, sal y aceite de oliva: Coros y acompañamientos.

Un Comentario

  1. Isabel dice:

    Teniendo la joya como lo expresas y añadiendo la imagen no hay lugar que dan ganas de darle un bocado, pero como conseguir que a nuestros hijos les entre este delicioso plato por los ojos para no tener que luchar para que se lo coman.