fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Reorganización de la cúpula directiva en la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición

Miquel Brossa i Real
Miquel Brossa i Real 7/1/2019Comentarios

En mayo del 2016 publiqué en esta revista, el artículo La academia sale de las catacumbas (que puede leerse siguiendo este enlace) sobre la elección de Carles Vilarrubí como presidente de la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición. Transcurridos casi tres años estoy en condiciones de afirmar, de forma rotunda, que la entidad no solamente ha superado oscuras etapas anteriores, si no que ha conseguido sacudirse casi todo el polvo que aún arrastraba de su farragoso tránsito por las galerías tenebrosas.

En efecto, después de incorporar a personas muy representativas, reduciendo drásticamente la edad media del colectivo, ha liderado con maestría la remodelación de su mesa directiva incorporando talentos brillantes que suman, en sustitución de alguno que por su actitud lastraba el proceso.

Los recién incorporados en la directiva no necesitan prestigiarse con la entidad sino por el contrario le dan relumbre. Hoy disfrutamos del privilegio de haber sumado a la mesa directiva personajes tan conocidos y reconocidos como Carme Ruscalleda y Joan Font, ambos cada uno desde su ámbito, prestigian la entidad, pueden aportar mucho y sin duda, generosamente lo harán.

Siempre he dicho que la Academia ha de ser liderada por aquellos que no se ven en la necesidad de contar al primero con el que tropiezan que tienen un cargo en la junta, nuestros actuales dirigentes son casi sin excepción personajes de prestigio indiscutible, que con su presencia activa y desinteresada honran la entidad.

Así Vilarrubí ha conseguido crear “una Academia más útil a la sociedad”, convirtiéndola, son palabras suyas, en plataforma difusora y generadora de conocimiento y debate. Primera referencia del sector y de los profesionales amantes de la Gastronomía. Capaz de vehicular experiencias y propuestas diversas en línea con la sociedad del conocimiento.

Todo ello ha propiciado la tan necesaria incorporación de patrocinadores. El camino andado ha sido largo, dando hábilmente la vuelta a la situación de la antigua Academia que era vista con recelo desde los medios.

Vilarrubí actuando con firmeza y transparencia ha conseguido multiplicar por más de diez su presencia en toda clase de plataformas escritas y audiovisuales. Al terminar su actual mandato la entidad será sin duda totalmente distinta de la que heredó, habiendo dado, de la mano de Vilarrubí, un gigantesco salto adelante.

Habrá crecido exponencialmente en prestigio y eficiencia, conquistando con pleno derecho una dimensión incuestionable en el concierto de las corporaciones de similar estatus que anteriormente la habían cuestionado.

Altas: Joan Font i Torrent, Ramón Ajenjo i Bosch, Carme Ruscalleda i Serra, Àlvar Sanclimens i Armengou y Quim Vila i Vetriu

Bajas: Josep Casas, Ignacio Garcia Nieto y Paco de la Rosa Torelló.


Comentarios