Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Alejandro Sánchez “vende” Andalucía en Barcelona – Xavier Agulló

Xavier Agulló
Xavier Agulló 27/3/2011Comentarios

Alejandro Sánchez cocinó en el Hotel Gallery

Pasaron, afortunadamente, los tiempos en que las comidas de los diferentes “turismos” en Barcelona consistían en el paso de un largo y tedioso vídeo, interminables charlas políticas sin una birra en la mano y menús folclóricos de medio pelo.

Turismo de Andalucía, en esa nueva línea, se trajo anteayer a Barcelona a uno de sus chefs más interesantes, -Alejandro Sánchez, Alejandro, Roquetas (Almería)-, pasó un vídeo corto y potente y las palabras de Luciano Alonso, el consejero, fueron breves y además interesantísimas. Sostenibilidad en todos los frentes, búsqueda de emoción y experiencias y gastronomía como parámetros insoslayables de la `política turística de la Junta, que por cierto se enorgullece de ser la única Comunidad Autónoma con un espectacular crecimiento en visitas y pernoctaciones del Estado.

Con Luciano repasamos, vino en mano, el panorama culinario andaluz –de hecho, esta promoción la están haciendo con todos los chefs “estrellados” de la Comunidad, los cuales, para más sorpresa, no cobran nada por la movida-, que a día de hoy es de los más creativos y consolidados de España. Y fue el turno de Alejandro, que presentó un inteligente “degustación” fundamentado en los grandes clásicos de Almería, su tierra, elegantemente refinados y tocados de algún contraste siempre apropiado y en ningún momento enmascarador de su origen. Cocina sencilla pero tratada con mimo, elevada técnica y honestidad. Gazpacho de fresas con arenques y pistacho; sardinas marinadas con ajoblanco y uvas ecológicas; gachas formando ravioli de gamba roja en un caldo de pimentón; lomo de lubina de Veta La Palma con ajo “colorao”; jugosísima presa de Belloterra de montanera con col encurtida y “la piedra del desierto”. Todas las materias primas viajaron desde Andalucía y, como resaltó Pablo Amate, diseñador del acto, “aunque estemos en Barcelona nuestras papilas gustativas están allí”. Cierto.

Yo, desde luego, no hay año en que, de una forma u otra, no viaje a Andalucía…