Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Arguiñano asegura que “el público agradece una cocina barata, fácil y divertida” – Redacción

Redacción
Redacción 12/4/2010Comentarios

Karlos Arguiñano / EPA

Karlos Arguiñano / EPA

Han pasado 40 años desde que Karlos Arguiñano debutó como cocinero profesional y la mitad de ellos se ha dedicado a acercar con éxito a los televidentes a lo “rico, rico” de la gastronomía española; en este tiempo se ha afianzado, afirma, en las bases de su cocina: “Limpieza, orden y honradez”.

Arguiñano (Beasáin, Guipúzcoa, 1948) se puso al frente de la cocina del club de Golf de Zarauz en 1970, cuando comenzó a dar forma junto a compañeros como Juan Mari Arzak y Pedro Subijana a la corriente gastronómica conocida como Nueva Cocina Vasca, aunque su fama se multiplicó 20 años después, cuando comenzó su programa de recetas en ETB y sobre todo en TVE, con “El menú de cada día”. “Cuarenta años en la cocina no me han aburrido y me han dado la perspectiva para saber qué es lo que tengo que hacer: limpieza, orden y honradez”, explica el cocinero vasco declaraciones a Efe.

Arguiñano se ha convertido en este tiempo en un tótem televisivo, con su propia productora, Bainet Media, que factura diversos programas, produce cine y edita libros; uno de ellos, “Cocina vasca”, firmado por el cocinero y que acaba de recibir en Francia uno de los premios Gourmand, considerados los Oscar de la gastronomía. El cocinero vasco se muestra satisfecho, aunque añade que “los libros de cocina deberían estar cerca del fuego para que la gente pueda cocinar en cualquier momento”.

Y es que, Karlos Arguiñano sigue haciendo gala de su campechanía, desparpajo y simpatía para conectar con el telespectador como nadie en su terreno; su programa en Telecinco (“Karlos Arguiñano en tu cocina”), lleva ya más de cinco años en antena y mantiene una media de audiencia de en torno al 18%, cuando la cadena tuvo una audiencia en marzo del 14,5%. ¿Qué ofrece Arguiñano que no den otros?. “Nada especial -contesta- “hacemos una cocina barata, fácil y divertida, y eso la gente lo agradece”.

Han pasado los años pero la conexión con el público sigue siendo la misma, “sana y divertida”, explica el cocinero, y añade: “Me llama la atención la comunicación con los niños; desde muy pequeñitos me siguen y me gusta. Me doy cuenta de que son listos”. Eso sí, aunque las recetas no han variado mucho, “en los tiempos de crisis la gente pide alegría”, comenta Arguiñano, quien incide en que sigue haciendo “una cocina doméstica y barata”.

No obstante, el cocinero que ha hecho del perejil su toque distintivo reconoce que “se está cocinando menos en los hogares”, y España se está alejando en los últimos años del modelo tradicional de dieta mediterránea, como indican los recientes estudios del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural. ¿Soluciones?. “Insisto en el hecho de cocinar y lo hago de la manera más sencilla que puedo -apunta-. Siempre comento que cocinar en casa es el doble de rico y tres veces más barato”.

Acerca del terremoto gastronómico que causó su amigo Ferrán Adrià cuando decidió cerrar temporalmente “El Bulli”, Arguiñano señala que, si así lo ha decidido, es porque “es muy listo y nos volverá a sorprender gratamente, a nosotros y a los demás”. La cocina española, “en general, ha mejorado mucho”, apunta el televisivo cocinero, pero ante la pregunta de si es la mejor del mundo responde que “es difícil” afirmar eso; “podemos decir que es una cocina sana, mediterránea… en definitiva, una de las cocinas de moda en el mundo”.

A Arguiñano le estimulan los jóvenes que entran en la cocina “con la ilusión de aprender un oficio que han elegido y con el que muchos de ellos harán muy felices a mucha gente”. Arguiñano prefiere dejar de lado su faceta de productor frente a los retos que ofrece un mercado televisivo aparentemente más amplio tras el apagón analógico; “siempre le tengo que recordar a mi mujer que yo sólo soy artista”, aduce Arguiñano, casado con María Luisa Ameztoy, con quien ha tenido seis hijos.

Fuente: Manuel Carretero, Agencia EFE