Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Arzak reconoce en Cáceres la influencia de los moles y tacos mejicanos en su cocina

Redacción
Redacción 8/2/2011Comentarios

Ramon Freixa, Toño Pérez, Juan Mari Arzak y Joan Roca

El cocinero vasco Juan Mari Arzak ha afirmado hoy que la cocina iberoamericana ha tenido una influencia “básica” en su cocina, “sobre todo la mexicana, en concreto no productos concretos sino técnicas como los moles y tacos, muy usadas por mí”, a lo que ha agregado que “México tiene una de las cocinas más importantes del mundo”.

Arzak ha hecho esta afirmación en las Jornadas Gastronómicas Iberoamericanas que se celebran en Cáceres organizadas por la Fundación “San Benito de Alcántara” y que tienen lugar en el Aula de Cultura de Caja Extremadura con la presencia de otros cocineros como Toño Pérez y de varios embajadores.

Arzak, uno de los jefes de cocina más prestigiosos y laureados de España, ha señalado antes de la inauguración del foro que vivió durante cerca de 10 años en México y que “allí conocí estas dos técnicas, que a ellos les parecen muy normalitas”.

El cocinero ha valorado las “ricas y elaboradas” recetas mexicanas, “y no sólo en los restaurantes de cierta categoría sino también en las casas, donde muchas platos que allí se preparan son fuente de inspiración exportadas a otras cocinas porque, además, es de valorar que los mexicanos son una gente encantadora, que todo lo dan”.

Respecto de la cocina extremeña, ha aseverado que en los últimos 20 años “ha subido como un cohete y ahora no tiene nada que ver con lo que había antes, Gran parte de ese renacimiento se debe a la labor de los responsables del Restaurante Atrio, Toño Pérez y José Polo”.

“Extremadura anda muy bien en el aspecto culinario, no sólo por ‘los Atrio’, que por cierto, me parece ‘mágico’ lo nuevo que han hecho en la Parte Antigua, sino también con Aldebarán y otros restaurante que emergen con fuerza en el panorama nacional”, ha agregado.

A su vez, el director de la Fundación, Antonio Sáenz de Miera, ha subrayado que no debe ser extraño que Extremadura, y en concreto Cáceres, acoja un encuentro gastronómico “de este calibre, ya que parte del éxito mundial con que reconoce a la cocina francesa se debe al expolio que sufrió Alcántara durante la Guerra de la Independencia”.

Sáenz de Miera ha referido que el general francés Junot “robó el recetario que guardaba el Conventual de San Benito y posteriormente se lo dio a su mujer, la condesa de Abrantes, que más tarde lo reconocería en su diario, donde se hablaba del paté de hígado, las trufas o la perdiz caramelizada al modo de Alcántara”.

Por su parte, tanto el presidente de la Diputación de Cáceres, Juan Andrés Tovar, como la alcaldesa de la ciudad, Carmen Heras, han coincidido en señalar que las Jornadas Gastronómicas Iberoamericanas no sólo ponen en valor productos y enfoques culinarios sino que sirven de nexo de unión entre diferentes países.

Tras la inauguración se han celebrado dos debates, y en el primero de ellos se ha analizado la perspectiva histórica del intercambio gastronómico entre América y España, que ha contado con la participación de la directora de la Oficina de Turismo de la República Dominicana, Paola Dimitri, y el embajador de México, Jorge Zermeño.

También han estado presentes el embajador de Perú, Jaime Cáceres, el especialista en nutrición, gastronomía y alimentación Ismael Díaz, el fundador del Restaurante La Huaca Pucllana en Lima, y miembro del Comité Ejecutivo del Cullinary Institute of America, Arturo Rubio, y el vicedecano del Instituto de Empresa, Luís Solís.

La segunda mesa de debate ha ofrecido la perspectiva de varios jefes de cocina, como Juan Mari Arzak, Ramón Freixa, Joan Roca y Toño Pérez.