fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Carlos Moro gana la partida a Emilio Moro sobre el uso del apellido en sus marcas

Redacción
Redacción 9/1/2019Comentarios

Tras años de batallas, Bodegas y Viñedos Carlos Moro ha conseguido que la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea –conocida como EUIPO– anunciara su resolución favorable a su solicitud de caducidad interpuesta contra la marca denominativa “Moro” registrada por Bodegas Emilio Moro (BEM).

Bodegas y Viñedos Carlos Moro, de Grupo Matarromera

Bodegas y Viñedos Carlos Moro, de Grupo Matarromera

Si el pasado octubre, la Oficina Española de Patentes y Marcas reprobó el uso de la marca Carlos Moro, el inicio del año nos sorprende con un capítulo más sobre la disputa que mantiene, desde hace tiempo, esta marca con Bodegas Emilio Moro S.L sobre el uso del apellido Moro en sus marcas.

Según la información facilitada por Grupo Matarromera, al que pertenece Bodegas y Viñedos Carlos Moro, “el pasado diciembre, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea – conocida como EUIPO – notificó su resolución favorable a la solicitud de caducidad interpuesta por Bodegas Carlos Moro (BCM) contra la marca denominativa ‘Moro’ registrada por Bodegas Emilio Moro (BEM) al no realizarse un uso efectivo por un periodo continuado de cinco años”. Esta resolución señala que “ninguno de los documentos presentados por el titular (BEM) acredita el uso de la marca tal como ha sido registrada (Moro). En su lugar, figura el signo o referencias a Bodegas Emilio Moro”. En consecuencia, se concluye que “la División de Anulación de la EUIPO considera que la forma en la que se ha usado la marca altera su carácter distintivo y que los argumentos del titular resultan infundados”.

Entre los argumentos que se han expuesto para dar lugar a la resolución se incluye que “de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística en España, tanto Emilio como Moro son un nombre de pila y un apellido relativamente comunes, por lo que no puede sostenerse que el carácter distintivo del segundo sea necesariamente superior al del primero” y, por lo tanto, “el nombre de pila no puede considerarse insignificante o totalmente carente de carácter distintivo”. Según los datos ofrecidos, “solo en España existen 74.000 personas con el nombre Emilio y 17.000 con el apellido Moro, no siendo comunes ninguno de ellos en el resto de estados miembros”. A modo de resultado, la EUIPO declara la caducidad de la marca “en su totalidad”.

Desde el punto de vista de Bodegas y Viñedos Carlos Moro, la campaña comunicativa que lanzó Bodegas Emilio Moro con el lema “el mundo del vino, Moro es Emilio Moro” tenía la intención de “excluir a otras marcas que utilizan de manera legal y legítima el uso del apellido Moro en el mercado del vino”. Para ellos, el uso exclusivo de una marca de cobertura, como en este caso ha intentado efectuar Bodegas Emilio Moro con el término Moro, “vulnera la ley y es perseguido en la Unión Europea ya que tiene por objeto restringir a otras marcas su uso excluyéndolas del mercado”.

Bodegas y Viñedos Carlos Moro se muestran satisfechos de una resolución que “aporta coherencia y sentido común frente a los que se decantan por posiciones excluyentes en el mercado ya que desde nuestro origen hemos creído en la convivencia pacífica de las marcas y hemos apostado por la cooperación, la unión y la colaboración en el sector del vino. Consideramos que es el camino idóneo para posicionar los productos de gran calidad de nuestro país como se merecen”.

El paso a paso del conflicto

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, desestimó en octubre las alegaciones presentadas por la mercantil Bodegas Emilio Moro S.L. contra el uso de la marca Carlos Moro en el ámbito del mercado español para la clase 42 que es la relativa a efectos de servicios científicos y de investigación.

A la vez, en la misma Resolución de Concesión del pasado 16 de Octubre, la OEPM otorgó la marca a Bodegas y Viñedos Carlos Moro para su uso por diez años sin restricción alguna en el mercado español.

La OEPM en su resolución afirma que “no existe riesgo de confusión o asociación en el mercado acerca del origen empresarial” y, por tanto, “no se tiene en cuenta la oposición basada en la notoriedad de la marca oponente (Emilio Moro)”.


Comentarios