Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Carlos Moro se atreve con La Rioja

Redacción
Redacción 30/5/2017Comentarios

Su primera aventura fue en Ribera del Duero, una tierra heredada de varias generaciones dedicadas al vino, y a ésta le siguieron Rueda, Cigales, Toro y Castilla León. Pero Carlos Moro, fundador y actual presidente de Grupo Matarromera, buscaba un nuevo reto. Y lo encontró en La Rioja, una plaza supuestamente difícil de la que, sin embargo, han salido airosos.

Ignacio Peral, gerente de la bodega Carlos Moro en La Rioja; Carlos Moro, fundador y actual presidente de Grupo Matarromera y Josep María Agustí, de Jorpesa.

Ignacio Peral, gerente de la bodega Carlos Moro en La Rioja; Carlos Moro, fundador y actual presidente de Grupo Matarromera y Josep María Agustí, de Jorpesa.

Fue ayer en Barcelona, en el Hotel Palace, cuando Carlos Moro presentó el primer vino de su nueva bodega de La Rioja -bautizada con su nombre- acompañado del gerente Ignacio Peral, del director de comunicación Roberto Sanz y de Josep Maria Agustí, de la distribuidora Jorpesa. Se trata de un tempranillo -CM by Carlos Moro- procedente de las fincas de Gallomate, San Martín y La Rad, en San Vicente de la Sonsierra, municipio donde se han establecido. El tinto procede de viñas de 30 a 50 años, situadas en una de las zonas de mayor altura,  cuyo fruto ha sido recolectado a mano y ha superado un estricto proceso de selección. ¿El objetivo? “ofrecer algo especial” explica el bodeguero. En su elaboración, el vino descansa durante doce meses en barricas de roble francés y americano y aunque, por volumen, hubieran podido hacer una gran producción han preferido quedarse en las 78.000. Esta primera cosecha es la de 2015.

Pero este no es el único vino que nos tienen preparado ya que de aquí a unos meses, en concreto en octubre, lanzarán al mercado Prestigio, un tempranillo con dieciocho meses de barrica de roble francés y americano con una producción limitada a 35.000 botellas. La bodega nos cuenta que el fin de su posicionamiento en La Rioja es elaborar calidad no cantidad y por ello, han procurado no excederse en las producciones. Las botellas van numeradas.

Y si este año la bodega se estrena con dos vinos, el año que viene tienen pensado lanzar otras dos novedades: Viña Garugele y Las Ginebras que verán la luz a finales de 2018 y pertenecen también a la cosecha 2015.

Carlos Moro señaló que tras dos años de búsqueda en La Rioja, al final se decidieron por San Vicente de la Sonsierra, porque consideraron que era “la finca mejor situada”. Hicieron la compra en 2014. Reformaron lo que había totalmente, lo dotaron de la última tecnología y compraron 1.300 barricas nuevas de roble francés y americano. Además, desde el año pasado es posible realizar diferentes actividades y la bodega está abierta al enoturismo.

Carlos Moro es doctorado en Enología y Viticultura por la Universidad Politécnica de Madrid; diplomado en Economía de la PYME, por la Universidad Complutense de Madrid; en Economía de empresa por la Universidad Politécnica de Madrid y máster en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Este año ha sido reconocido con el Premio Nacional de Innovación por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Más información aquí.


Comentarios