Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Casa Marcelo se transforma en taberna y da un giro japonés

Luis Tusell
Luis Tusell 26/2/2013Comentarios

Tejedor ofrece su última cena en el Fòrum de Girona y anuncia la nueva etapa sin menú degustación

Ha sido la última ponencia del día, pero también la más emotiva. Marcelo Tejedor ha ofrecido este lunes en el Fòrum Gastronòmic de Girona la “última cena” de Casa Marcelo. Al menos del Casa Marcelo que hemos conocido hasta ahora, y que ha sido referencia de la cocina gallega de vanguardia, en España y Europa, cosechando una estrella Michelin. Tejedor inicia una nueva etapa, en la que incorpora la cocina japonesa y elimina el menú degustación.

Tejedor frente a su “última cena”.

Según ha explicado el chef gallego, su nueva propuesta gastronómica va a ser “una taberna en la que se mezclará la cocina gallega con la japonesa en formato de tapas”. Nueva cocina, en un local reformado y con un precio inferior. La crisis hace mella, aunque Tejedor la ve como sinónimo de “renovación”.  “La gente que venía lo está pasando mal y queremos recuperar a todas esas personas”, ha explicado el cocinero, que ha destacado que el nombre del restaurante se mantendrá pero no el formato. El menú degustación que impuso en 1999 desaparecerá. “Nos lo ha dado todo, pero estoy contento de liberarme del menú”. Esto permitirá apostar por platos que en la secuencia del menú no encajaban. “Hay un terreno enorme en el que perdernos y dejarnos llevar”, considera Tejedor, que apuesta por volver a la cocina “canalla”. Eso sí, él da un paso atrás en favor de su jefe de cocina, Iván Domínguez. “Puedo empezar a levantar un poco el pie del acelerador porque en el equipo sobra talento”, ha afirmado.

Las explicaciones del nuevo Casa Marcelo se han desvelado en paralelo a la última cena del antiguo restaurante, que se ha servido en el escenario del auditorio, a 13 afortunados muy especiales, coincidiendo con los 13 años de vida del restaurante gallego. Entre los que han degustado este último menú, el gran inspirador de la cocina de Tejedor, el francés Jacques Maximin, que no le “transmitió recetas, sino un espíritu de libertad”, según el gallego. El galo ha destacado la cocina de “raíces y sentimientos” del chef gallego, que forma parte de una “revolución gastronómica en España que se alargará en el tiempo”, según Maximin. En esa mesa, también presentes Joan Roca, que ha calificado el acto de “mágico”, Gastón Acurio, que ha subrayado que las “travesuras” de Tejedor han sido “una inspiración”, Xavier Pellicer, con el que coincidió formándose en Arzak, y los dos clientes a los que ha calificado de más fieles, que han dicho sentirse emocionados por ser invitados.

El menú para una cita tan especial ha tratado de “simbolizar la esencia de lo que ha sido Casa Marcelo”. Ha estado compuesto por seis platos: hojitas de berza frita, gilda de merluza de Celeiro, patata puerro, lubina ahumada con salsa de soja y espinacas, paletilla de cochinillo con salsa francesa y tarta santiago “a nuestra manera”.

El objetivo del chef para su nueva etapa es “que todo acabe sabiendo a gallego”. El tiempo lo dirá.