Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Cereales sí, pero mejor integrales

Redacción
Redacción 26/9/2016Comentarios

La iniciativa Pan Cada Día nació con el objetivo de promover el conocimiento del pan y los cereales y destacar las propiedades nutricionales de unos alimentos que han acompañado al hombre desde hace siglos. Ahora, tras las vacaciones y la vuelta a la rutina nos recuerda cómo consumirlos para aprovechar todas sus características.

cereales189

De todos es sabido que el cereal conforma, junto al aceite de oliva y la vid, la llamada triada mediterránea en la que se ha basado nuestra dieta desde tiempo inmemorial. A ella se le han atribuido propiedades beneficiosas para la salud y de hecho, la Fundación Española del Corazón (FEC) recomienda, siguiendo las guías de dietética y nutrición, que al menos se consuman cuatro raciones (200 gr) de cereales al día. Eso sí, incide en que, al menos una ración (50 gr) sea de cereales integrales.

Según Pan Cada Día, la diferencia entre una harina integral y una blanca es que durante el proceso de molienda de esta última se retira el salvado de trigo y con ello se prescinde, aparte del alto contenido en fibra, de gran cantidad de vitaminas (B1, B2, niacina, ácido pantoténico, B6, biotina, folatos, carotenos y vitamina E), minerales (magnesio, zinc, hierro, calcio) y sustancias fitoquímicas.

Hay que recordar que los cereales de grano completo, los integrales, se componen de tres partes: el salvado en la parte externa supone entre el 14 y el 16% del peso total del grano y es muy rico en fibra; en la parte media el germen, que representa entre el 2-3% y que aporta vitaminas del grupo B y vitamina E así como algunos minerales (fósforo, magnesio) y además, contiene ácidos grasos esenciales omega-3 y omega -6; la tercera parte se encuentra en el interior y es el denominado endospermo, constituye del 81 al 84% del grano entero y está formado por hidratos de carbono (almidón) y el complejo proteico que llamamos gluten.

En el etiquetado, dentro de la lista de ingredientes, debe indicarse la lista de cereales que lo componen y debe venir especificado si es grano entero o integral. Utilizar cereales integrales permitirán que nuestros platos no solo sigan siendo sabrosos sino que, además, sean más saludables.