Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Cerveza Marbella, artesanal y de sabor suave

Redacción
Redacción 3/4/2018Comentarios

Tras varios años en busca de la fórmula exacta, Francisco Arvilla de Caralt e Ignacio Navarro -graduados en Arquitectura y Administración y Dirección de Empresas, respectivamente- presentan Cerveza Marbella, una firma que busca convertirse en la referencia de quienes prefieren los sabores suaves pero apuestan por una opción artesanal.

Según nos explican, la carbonatación fina de Cerveza Marbella permite “el sorbo fácil a cualquier hora del día y ser el perfecto acompañamiento tanto del aperitivo como de los platos fuertes”. Para ellos, es un tributo a la ciudad costera en sí misma. El diseño de sus botellas premium de vidrio negro de 33cl. está inspirado en el popular faro blanco con franja roja que el ingeniero Antonio Molina proyectó para la localidad de la Costa del Sol en 1861. “Es la ciudad en la que vivimos y disfrutamos. Nuestra marca tenía que ser un homenaje a ella”, afirman Francisco e Ignacio.

Ambos cuentan con el apoyo de Francisco Javier Yanes Benatuil, que ocupa el puesto de CEO, y de Juan Carlos Maldonado, como inversor, para lanzar este proyecto. Así, la etiqueta se dispone en forma de franja espiral azul, en alusión al color del Mar Mediterráneo que baña la costa marbellí, en la variedad Lager Pilsner, y de color siena, como la arena de sus playas, en la American Pilsner, sus dos primeros lanzamientos.

Pilsner es la primera variedad que han elegido los fundadores de Cerveza Marbella para lanzar la marca. “Muchas de las cervezas artesanas que se producen tienen un sabor muy intenso, nosotros las preferimos más suaves. Queremos facilitar al consumidor el paso de la cerveza tradicional a la artesana”, detallan los responsables de la firma. Para ello, Cerveza Marbella ha lanzado sus dos primeras referencias: Lager Pilsner y American Pilsner, a las que unirán próximos lanzamientos.

Marbella Lager Pilsner, de tonalidad dorada, muy transparente, es el resultado de una fermentación baja en frío. Es fácil de beber y tiene una carbonatación y amargor que aportan sensación refrescante. De acuerdo con sus palabras “los sabores herbáceos y florales hacen que maride con platos fuertes, como carnes a la brasa y pescados al horno. La temperatura ideal a la que ha de ser servida esta cerveza con poca graduación alcohólica, sólo 5,2%,  es de entre dos y cuatro grados centígrados y siempre en copa”. Recomiendan llenar la copa solo un tercio de su capacidad para apreciar “sus aromas ligeros a dulces de miel, equilibrados con flores procedentes del lúpulo que se han utilizado en la elaboración”.

Marbella American Pilsner, de color dorado oscuro, también es el resultado de una fermentación baja en frío. Con carbonatación fina, tiene un sabor suave, con aromas de lúpulos americanos y poca graduación alcohólica, un 5,4%. La temperatura ideal a la que ha de ser servida es de entre cuatro y seis grados centígrados y siempre en copa. Al igual que la anterior, nos aconsejan llenar solo un tercio de la copa para su degustación y “así apreciar el aroma intenso y la experiencia de frescor con toques florales, mezclados con los herbáceos que ofrece”.


Comentarios