Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Dos cocineros de Cebo, los mejores de Madrid

Pilar Salas
Pilar Salas 22/6/2018Comentarios

La mejor pareja de cocineros de la Comunidad de Madrid trabaja en Cebo, con una estrella Michelin en el Hotel Urban, y está formada por Pablo González y Óscar Castellano. En repostería, se trata de Juan Ángel Ocarranza y Coral Coronel, de Zalacaín. Después de varias fases clasificatorias se han hecho con el título en el Certamen Gastronómico de la Comunidad de Madrid, que además celebraba su 25 aniversario.

A cada final de cocina llegaron cuatro parejas, de los restaurantes Cebo, Urrechu, Taramara (segundo puesto) y José Luis (tercer puesto), que debían elaborar un plato de pescado con lubina y gamba roja y otro de carne con presa ibérica y vino y miel madrileños. La ganadora optó por reivindicar el escabeche frente al auge del ceviche, defendió Óscar Castellano, que acompañaba un sashimi de lubina con emulsión de queso, reducción de zanahoria y galanga, gamba y una leche de lince con fumet blanco, cítrico y tomillo servida a modo de chupito para limpiar el paladar. En la carne presentaron un shabu shabu de cerdo ibérico madurado y fideos de garbanzo con la presa en varios tratamientos: tartar, tempura y sashimi.

González y Castellano, que trabajan en el equipo que dirige Aurelio Morales en Cebo, se hicieron con el título, 2.000 euros, y representarán a la Comunidad de Madrid en el Campeonato de España de Cocina, donde buscarán revalidar el título que ostenta la región.

En el certamen de repostería, las parejas finalistas procedían del Obrador de Oriol Balaguer (tercer puesto), El Pradal (segundo), Zalacaín (primero, mil euros), Pan Delirio, Pastelería Cercadillo y Lazareno Gourmet. Ocarranza y Coronel también representarán a Madrid en el Certamen Nacional de Repostería.

La entrega de los premios, al celebrar su 25 aniversario, se convirtió en una fiesta para los cocineros madrileños orquestada por su dinámica presidenta, Bárbara Buenache, al frente de la Asociación de Cocineros y Reposteros Acyre de Madrid. Apoyada en el escenario por Sacha Hormaechea, entregó chaquetillas y diplomas, reivindicó el papel de la mujer en la cocina y defendió el buen nivel de la gastronomía madrileña.

También hubo momento para la emoción. Ángel García Lorite, de Bomberos Unidos sin Fronteras, se enfundó la chaquetilla de cocinero y agradeció la colaboración de Acyre y de Gastronomía Solidaria en los proyectos que desarrollan en países como Haití o Nepal. Y recordó que esta colaboración comenzó con el desaparecido Darío Barrio.

Igualmente emotiva fue la entrega del premio honorífico a Juan Pablo Felipe, responsable de hacer brillar El Chaflán y prematuramente retirado de la cocina, quien lo dedicó a sus predecesores, a aquellos cocineros que no disfrutaban del reconocimiento público que tienen hoy sus colegas y que “también descubrieron cosas”, dijo recordando el primer soplete que vio al inicio de sus 45 años de carrera, en el Hotel Almerimar de Almería. Los cocineros brindaron, festejaron y se fotografiaron con piñas como símbolo de su unión a través de Acyre.


Comentarios