Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Culler de Pau cierra sus puertas temporalmente por una sentencia judicial

Redacción
Redacción 2/1/2014Comentarios

El restaurante de Javier Olleros, con una estrella Michelin, confía en poder reabrir en tres meses tras adaptar el local a la normativa urbanística

Javier Olleros

Javier Olleros, chef del Culler de Pau.

Culler de Pau, restaurante galardonado con una estrella Michelin, se ha visto obligado a cerrar sus puertas por problemas con la licencia de su local al incumplir la normativa urbanística. El Concello de O Grove, municipio donde se emplaza el establecimiento, precintó las instalaciones del restaurante este lunes tras desestimar las alegaciones presentadas por los propietarios de Culler de Pau.

Javier Olleros, chef de este establecimiento gastronómico, confía en poder reabrir su restaurante en menos de tres meses. Culler de Pau ha recibido un gran apoyo de los vecinos del municipio quienes incluso han llegado a convocar una concentración. Algunos seguidores también han mostrado su desacuerdo con este cierre a través de las redes sociales, colocándose la fotografía del cocinero como imagen de perfil en Facebook o con mensajes de Twitter bajo el hashtag #todossomosCullerdePau.

Hasta que no se realicen los cambios acordes a la sentencia judicial el local no podrá reabrise para que funcione como restaurante. Con un nuevo proyecto presentado, el equipo espera abrir sus puertas de nuevo en O Grove manteniendo el espíritu y la cocina que le caracteriza. No descartan, en el caso de que los trámites administrativos se alarguen, trasladarse a otro local.

Culler de Pau está situado en la aldea de Reboredo que pertenece al ayuntamiento de O Grove, en un entorno rural, rodeado de huertas y campos de cultivo y vistas a la Ría de Arousa. Javier Olleros, su chef, elabora una cocina con raíces, inspirada en la tradición y en el paisaje que les rodea, con sabores profundos de su tierra, Galicia. Olleros proviene de una familia dedicada a la hostelería desde hace más de 30 años y que gestiona actualmente el Hotel Mar Atlántico en O Grove.