Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Daniel Ovadía, triple apuesta mexicana en el Villa Magna

Redacción
Redacción 24/10/2016Comentarios

No es la primera vez que el hotel Villa Magna (5*) de Madrid invita al mexicano Daniel Ovadía como chef estelar, pero nunca lo había hecho con una triple apuesta: street food en el Patio Magnum, alta cocina en el restaurante principal y celebración del Día de Muertos (sí, los mexicanos hacen una fiesta del equivalente español Día de los Fieles Difuntos).

11825032_10153344830360379_5878909692707398967_nDesde el 24 hasta el 27 de octubre, en comidas y cenas en el restaurante del Villa Magna se sirve el menú Fusión Mexicana by Daniel Ovadía, una representación de su cocina en Nudo Negro (uno de los ocho restaurantes que tiene junto con su socio Salvador Orozco, con quien opera Bull&Tank Restaurant Group), donde parte de México para dar la vuelta al mundo. Él lo llama “bitácora” de sus viajes y así lo demuestra en la propuesta creada para esta ocasión. Con un precio de 75 euros (como bebidas sólo incluye agua y café), se compone de ostión a las brasas, salsa sambal, suadero de res, tuétano y wasabi; berenjena asada, tahini, za’atar y pan pita; ceviche verde de pescado con coco fresco y jugo de pepino; dumplings de pato rostizado, lima kaffir, ejotes, setas y chiles ahumados; cigarro marroquí de molleja con salsa verde cruda; mole de maíz palomero, yuca a la sal, mantequilla, café y polvo de palomitas; chawanmushi de hongos de temporada, epazote, fideos de arroz y verdolagas; pilte de pescado horneado dentro de barro con ensaladita de alubias escabechadas; birria de cachete de res, cebolleta tatemada y salsa de xoconostle; flan de té verde, teja de naranja y ajonjolí, gel de lima y sorbete de toronjil y petit fours.

Si en los platillos de street food se limitaron en el uso del picante tras la experiencia con la clientela del pasado verano (una lástima la aversión patria al picante y al cilantro), en este menú degustación plantean la cocina de Nudo Negro sin versiones españolizadas. “Se nos quejaron de lo picoso que estaba el guacamole, donde sólo poníamos un chilito. Pero el menú degustación es más arriesgado”, dice a 7 Caníbales José Carlos Ruiz, mano derecha de Ovadía desde hace tres años en la cocina. 

En cuanto termine la experiencia en Madrid volará a París para abrir, “muy cerca de la Torre Eiffel”, Isla Calaca. Después del resultado fallido en Málaga, donde inauguró en agosto de 2015 en el Gourmet Experience del Corte Inglés, esta propuesta de cocina informal y callejera con guacamoles, gorditas, tostadas y tacos, se traslada a la capital francesa. “No está concebido como una franquicia, así que cerramos en Málaga y abrimos en París. En Málaga nos equivocamos en que no controlábamos tanto como se debiera al equipo, cambiaban las recetas originales, pero eso nos ha servido de experiencia para París”, reconoce.

El Día de Muertos (2 de noviembre) es muy especial para los mexicanos. Acuden a los cementerios no sólo con flores, sino con la comida, bebida y objetos favoritos de los difuntos; en los hogares disponen “altarcitos” en su honor y las mesas rebosan de platos. Se cree que esa noche vuelven a la Tierra para reunirse con sus familias y se les recibe con alegría. Es toda una fiesta con gran protagonismo culinario que tendrá su versión del 28 al 30 de octubre en el Patio Magnum del Villa Magna, como ya ocurrió el año pasado.

En las mesas, platillos que no faltan en las casas mexicanas el Día de Muertos: tacos (de carnitas, de cachete de res, de camarón y de cazuela de pulpo), garnachas (chilaquiles, salbutes de pato y flauta de mollejas), aguachiles (verde de camarón, rojo de bonito, vuelve a la vida de marisco), enmoladas de pollo (pipián amarillo y verde y mole poblano) y las ofrendas: calavera de chocolate, pan de muerto, arroz con leche, jericallas, pan de elote con rompope, alfeñiques, buñuelos (nada que ver con los españoles) y flan de maíz. Los platos salados tienen un precio único de 12 euros y dos postres costarán seis.

Si no tuvieron la oportunidad de degustar la cocina callejera de Ovadía, que acabó el 22 de octubre, tanto el menú degustación Fusión Mexicana como la celebración del Día de Muertos son buenas oportunidades para acercarse, en el primer caso a las creaciones de este prolífico cocinero, y en el segundo, a una de las tradiciones más hermosas de su país. 


Comentarios