Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El cine Carlos III de Madrid se convertirá en un espacio gastronómico

Redacción
Redacción 19/5/2011Comentarios

El cine Carlos III de Madrid, cerrado hace más una década, se convertirá en Platea Madrid, el mayor centro de gastronomía de Europa para degustación, compra y take away, que seguirá la tendencia marcada con éxito por el Mercado de San Miguel. Cocineros de renombre y cadenas gourmet serán los posibles inquilinos de este nuevo espacio culinario.

Un estudio de mercado de Interbrand identificó la gastronomía como el negocio con mayor demanda potencial por turistas extranjeros y clientela residencial y de negocios en la zona, por delante de la moda y el ocio. Ejemplos como El Mercado de San Miguel de Madrid así lo demuestran. La fórmula de lugar histórico, en el corazón del Madrid castizo, que ahora aglutina a comerciales, profesionales, expertos y especialistas, cuya oferta justifica el desplazamiento hasta el centro de Madrid, convirtiendo el mercado en un centro de cultura culinaria ha trazado el éxito de esta tendencia de espacio gourmet, que ahora también se quiere aplicar en un antiguo cine de la capital.

Se trata del Carlos III, un cine del año 1950, diseñado por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto y ubicado en una zona privilegiada que comprende parte del pasaje que une las calles Goya y Hermosilla, incluidas las antiguas oficinas de Reyal Urbis. Hace más de una década que los cines cesaron su actividad y Triton Capital, sociedad de inversión inmobiliaria compró este local, de 6.100 metros cuadrados, en 2007.

Este centro se convertirá en Platea Madrid en 2012, el mayor centro de gastronomía de Europa para la degustación, compra y take away, bajo una oferta diversificada top y un horario continuada. El espacio servirá para eventos culinarios y estará dividido en varias zonas. El sótano, antiguo Cleofax, y la planta baja acogerá tiendas de degustación, productos gourmet y menaje; las plantas primera y segunda, anfiteatros, se convertirán en cuatro restaurantes; el piso más elevado será un bar de cócteles y las antiguas oficinas de Reyal centralizarán la oferta dulce.

El proyecto prevé la reforma del espacio, incluido el pasaje, por lo que la inversión prevista, en la que será un edificio sostenible supera los 60 millones de euros. Aún no se sabe que firmas serán las inquilinas, pero ha habido contactos con chefs de renombre y empresarios de la talla de Ricardo Sanz, sushiman y copropietario del japonés Kabuki, David Muñoz, de DiverXO, Dani García, con su franquicia de tapas La Moraga, Rodrigo de la Calle (Aranjuez), Juanjo López Bedmar, de La Tasquita de Enfrente; el pastelero Oriol Balaguer, el productor salmantino de ibéricos Carrasco Guijuelo, o la empresa de ostras Daniel Sorlut.

Fuente: tormo.com