Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Basque Culinary Center, Snacks

El edificio del Basque Culinary Center tendrá forma ‘platos apilados’ – Redacción

Redacción
Redacción 13/7/2009Comentarios

Reproducimos el artículo de Mitxel Ezquiaga, publicado en El Diario Vasco. 

Vista virtual del edificio

Vista virtual del edificio

Se desveló el misterio. Un edificio «emblemático», «audaz» y «de vanguardia», según los términos empleados en la presentación de ayer, acogerá el Basque Culinary Center en Miramón. El inmueble, con forma de «platos apilados», ha sido imaginado por el estudio donostiarra Vaumm y es el ganador, tal como adelantó DV, de un concurso arquitectónico en el que han participado noventa estudios de todo el mundo.

Si todo sale como se espera, la facultad de Ciencias Gastronómicas será una realidad en 2011. Y todos sus promotores aseguran que así será: la presentación del edificio evidenció ayer la sintonía entre las instituciones que apadrinan este proyecto, con el Ayuntamiento donostiarra y Mondragon Unibertsitatea como principales motores, la aportación fundamental del Ministerio de Ciencia y Tecnología (siete millones de euros) y el compromiso, reafirmado ayer, de la Diputación de Gipuzkoa y la consejería de Educación del Gobierno Vasco. Los cocineros Pedro Subijana y Andoni Luis Aduriz representaron a todos los profesionales que forman parte de la fundación que lidera la iniciativa.

El importe máximo para la construcción del centro es de diez millones de euros y el plazo de ejecución del proyecto, de 18 meses, según informó el vicerrector de la Universidad de Mondragón, Joxe Mari Aizega. El edificio tendrá una superficie útil de 5.000 metros cuadrados.

«Rompedor e innovador»

El jurado que tuvo que elegir el ganador entre los noventa proyectos presentados estaba presidido por el rector de Mondragon Unibertsitatea (MU) y compuesto por Lourdes Arana (en representación del ministerio), Alex Beitia y Agustín Olarieta (MU), Santi Peñalba e Iñigo Lizundia (colegio de arquitectos), Ana Epelde (Ayuntamiento de San Sebastián), José Sobrino (consejería de Educación), Alvaro Tejada (Diputación), los cocineros Pedro Subijana y Andoni Luis Aduriz e Idoia Peñacoba, secretaria de la fundación Basque Culinary Center.

Según el fallo del jurado, la propuesta ganadora, denominada Culinary landscape, y recompensada con 18.000 euros, fue elegida «por proyectar una imagen rompedora, innovadora, sugerente y audaz». «Su implantación en el terreno busca el espacio más natural de la parcela, yendo al encuentro del parque, y plantea un aprovechamiento óptimo del desnivel del terreno, lo que le permite escalonar las plantas a medida que se desciende por la ladera, con una total integración en la topografía y permitiendo al edificio ser capaz de capturar las vistas próximas del parque como las lejanas, estableciendo una relación directa con el paisaje», agrega el fallo difundido ayer.

La ladera donde se levantará el edificio está situada frente a la sede de Iberdrola, por un lado, ante la futura sede del Orfeón Donostiarra, por otro, y junto a las viviendas residenciales de ese lado de Miramón. A partir de ahora hay un plazo de tres meses para redactar el proyecto básico, y el objetivo de sacar la construcción del edificio a licitación este mismo año.

Pionero en Europa

La facultad de Ciencias Gastronómicas de Sebastián será la única de este tipo en España y la segunda en Europa. La facultad ha sido concebida para situar «a Euskadi y a España en la meca internacional de la alta cocina y de la gastronomía a través de la formación, la investigación, y la colaboración con la industria alimentaria», según reiteró ayer Aizega.

Pedro Subijana remarcó que la creación de esta facultad y su centro de investigación es «una ilusión» que los cocineros vascos tienen «desde hace más de treinta años». «San Sebastián tiene que ser la capital gastronómica del mundo, y todos los profesionales de la gastronomía colaboraremos en lo que el nuevo centro necesite», añadió Subijana. «Lo nuestro es poner fantasía, locura, imaginar cosas, y que sea la realidad la que nos limite, aunque los primeros pasos de este proceso nos permiten ser optimistas porque avanza más allá de lo que soñamos», dijo Subijana.

Entre los objetivos de la facultad se encuentran garantizar la continuidad de la cocina vasca como polo de alta gastronomía y de innovación en el futuro, la formación de profesionales cualificados y lograr una proyección internacional que sitúen al país como referente internacional en el ámbito culinario, según dicen las bases de la fundación creada en su día.