Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El equipo de Kresala se traslada al restaurante Mirador

Redacción
Redacción 2/9/2008Comentarios

Después de un año en los fogones del Kresala, el cocinero Manel Jiménez y su equipo se mudan al restaurante Mirador del Palau de la Música. Kresala cerró el pasado 25 de agosto y grupo Sagardi, propietario de ambos restaurantes, ha ofrecido la posibilidad al equipo de Kresala de desplazarse al Palau. Jiménez, que fue la mano derecha de Jean Luc Figueras durante tres años, apuesta ahora por una bistrot gastronómico marcado por la cocina de vanguardia y con un profundo acento basado en el producto y la gastronomía catalana. El “nuevo” Mirador abrió sus puertas el pasado 1 de septiembre. 

3 Comentarios

  1. Juan Robles dice:

    Una breve e inesperada incursión, nuevamente, para celebrar que alguien con criterio y conocimientos como Manel Jiménez y su equipo se hagan cargo del espacio excelente que ofrece el Palau de la Música de Barcelona.

    En todo caso siento cierta desconfianza de que algo pueda mejorar porque no me fío ni un pelo del Grupo Sagardi y de López de Viñaspre en particular. Pero el espacio merece mejorar considerablemente y así lo he comentado repetidamente a la Dirección General del Palau al fracasar en todas las cenas post conciertos que hemos sufrido con el anterior equipo.

    Por cierto y muy importante: Este restaurante debería estar especialmente abierto y a disposición de los clientes que asistimos a los conciertos y que desearíamos encontrar plenamente dispuestos al servicio de sala y cocina. Varias veces no admitieron mi reserva para cenar en el ciclo 2007-2008 porque “cerraban antes” y me sugerían que cenásemos en el entreacto y perdiéramos la segunda parte. Ridículo e impresentable que la Dirección del Palau admitiera este comportamiento del Grupo Sagardi y en varias ocasiones recomendé a los mismos que NO RENOVARAN el contrato a quienes no sabían o querían cumplir con este servicio inherente a una sala de conciertos que se inician a las 21,00 h y terminan sobre las 23,30 a 24,00 h. Independientemente de la baja calidad de servicios y cocina que el Grupo Sagardi nos ha venido dispensando hasta ahora.

    Esperemos que Manel Jiménez y su equipo se pongan al nivel que el espacio merece y los melómanos deseamos para no terminar la noche en la barra de Botafumeiro. Que no estaba mal hace años pero que actualmente deja mucho que desear y está repleto el establecimiento de extranjeros mal aconsejados por los conserjes de los hoteles que tienen “interés” porque saben agradecérselo.

    En fin, veremos este nuevo ciclo de conciertos como funciona el Mirador del Palau.

    Juan Robles
    Editor

  2. Juan Porras dice:

    Respecto al cierre de Kresala, no me estraña que este cerrado ya que el nivel de cocina no estaba a la altura de las espectativas del restaurante.
    La verdad que ha durado muy poco la nueva gran promesa de cocina catalana de barcelona “Manel Jiménez” por parte del grupo Sagardi, hay que tener algo +++ que unos años a la sombra de Jean Luc Figueres para poder estar a la altura de una buena cocina en todos los aspectos, ya que las recetas no lo son todo.

    El traslado del personal de Kresala al Restaurante Mirador que por cierto que ya estaba asesorado por Manel Jiménez, segun tengo entendido solamente han llegado el Gran Chef su segundo y el personal de pasteleria, el resto del personal ya se pueden imaginar como han acabado, supongo que algunos se habran sumado a las tantas demandas que tiene el grupo sagardi en los juzgados debibo a sus buenas actitudes con el personal.

    Bueno haber si encaja el Gran chef en El Mirador!!
    Y si no siempre le quedara la posibilidad de las sidrerias dentro del grupo Sagardi!!

    Juan Porras

  3. flavio capelli dice:

    hay vamos de mal en peor la musica no suena, que pasa, malos pinchos mala comida en fin donde no hay no se cuece nada . jean luc vuelve, esto no es kresal ni mucho menos jean luc figueras. el chef a perdido el norte no volvere nunca. un atraco a la gastronomia .