Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El Fantástico cumple su primer aniversario haciendo honor a su nombre

Redacción
Redacción 19/9/2012Comentarios

Céntrico, agradable, con cocina de calidad y a buen precio. No se le puede pedir mucho más a un restaurante que acaba de cumplir su primer año. Se trata de El Fantástico, una idea de Chistoph Despretz y Miguel Cerón en la calle París de Barcelona entre Muntaner y Aribau, que esta semana ha celebrado esta efemérides por todo lo alto: con un desfile de tapas sobre alfombra roja, como si de una pasarela de alta costura se tratara.

Entrada del restaurante Fantástico, en Barcelona.

En un local profundo y claro, de diseño moderno y acertado, Fantástico ofrece una cocina de mercado a la que se le da una vuelta de tuerca. Los ocho años que Miguel ha pasado trabajando junto a Carles Abellán se notan en la propuesta de este restaurante, que en el peor momento para abrir un negocio ha conseguido sobrevivir “a base de calidad y buen serivicio”, según cuenta Christophe.

Se trata de una apuesta sin pretensiones, en la que se ofrecen desde mesas tradicionales a barra o mesas altas con taburete. A lo que se le da importancia es a la calidad de lo que se sirve. Miguel está especialmente orgulloso de su invención en forma de tapa: un brownie de buey, en el que el chocolate está sustituido por carne cubierta de una crema de cerveza negra. Por él recibió el premio Damm del concurso De Tapas por BCN.

El brownie de buey.

Junto a esta curiosa (y exquisita) idea, ha ido añadiendo nuevos platillos a su carta, como las brocehtas de langostinos y calabacín, el bikini de jamón de pato, foie casero y brie (tan potente como delicioso), alitas de pollo deshuesadas y confitadas 12 horas en el horno con salsa coreana, las endivias a la plancha con vinagreta de mostaza o el surtido de tortillas: de butifarra negra, bacalao, judías blancas, langostinos y pimiento rojo o de trempó).

Se trata de platos que no superan los 11 euros, aunque también se ofrece un menú de mediodía por 12,75 compuesto de dos platillos de primero y un segundo plato y postre. Un señor menú del día que permite probar más cosas y no quedarse con hambre, huyendo del manido menú clásico de mediodía, porque se trataba de hacer algo diferente.

De postre, siempre se puede optar por el gin tonic de la casa, que también sirve de primera copa.

Con estas referencias, el Fantástico ha logrado hacerse un hueco en la parte alta del Eixample, donde ya tiene un grupo de clientela fija, que valoran la calidad de las materias primas y la voluntad de hacer las cosas bien y diferentes. No te aburres porque siempre hay propuestas nuevas.