Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El IV Concurso Nacional Ciudad de Valladolid de pintxos y tapas termina con grandes resultados

Redacción
Redacción 24/10/2008Comentarios

Los tres primeros premios del IV Concurso Nacional Ciudad de Valladolid fueron a parar anoche a la Comunidad de Madrid, al País Vasco y a Navarra, elegidos entre 63 participantes. Finalmente ganó el sabor, aunque a la vista de las tapas también puntuó la originalidad. Y se puede decir que también fue recompensada la constancia porque el primer galardón recayó en manos del cocinero madrileño Carlos Valentí por una tapa de codorniz con chocolate, ya que el pasado año obtuvo el segundo premio por un guiso de pollo de corral. El vizcaíno Íñigo Elorriaga se llevó el segundo galardón con un bombón de foie, y el navarro Ernesto Aller, el tercero con la huerta al cubo.

El joven Carlos Valentí es cocinero en la actualidad en el restaurante Baby Beef Rubaiyat, de Madrid, pero el pasado año se erigió con la segunda estatuilla cuando ejercía las artes culinarias en el también madrileño El Puerto de Pozuelo, de Pozuelo de Alarcón. Es la tercera vez que acude a concursar a Valladolid y parece que sus platos gustan a los miembros del jurado. Este año ha seducido con una clásica combinación en el recetario de las abuelas, la codorniz con chocolate, sobre todo en zonas donde siempre ha predemonado la caza, como la vallisoletana Tierra de Campos.

Hubo tres accésit. El accésit al pincho con mejor concepto en tradición e innovación, fue a parar a José Luis García Galino del Victoria Café (San Sebastián, País Vasco) por su reinterpretación de la tradicional y clásica gilda o banderilla. El accésit al concepto de tapa se lo llevó Chema Martínez Gómez, del restaurante Inopia (Barcelona, Cataluña) por su pulga mallorquina Inopia. Finalmente, el accésit al reconocimiento a la trayectoria profesional en tapas y pinchos se quedó en manos de Santiago Domínguez, del Santiago (Marbella, Málaga).

Hasta 16 personas han probado los pinchos y han realizado sus valoraciones durante el día y medio de concurso, pero fue a las cinco de la tarde de ayer cuando se decidió el veredicto final en una reunión del jurado permanente, integrado por los cocineros Paco Roncero, Jesús Ramiro, Francisco Patón y Jesús Santamaría. Además de los seis cocineros premiados, otros cuatro estuvieron entre los diez más valorados por el jurado, que son el vallisoletano Villa Paramesa, el Barandal de León, De Pintxos de Almanza (Albacete), el Milcatas de San Sebastián y el restaurante Santa Eulalia de Palma de Mallorca.